Colombia: Guerra sin fronteras

En los actuales momentos los Estados Unidos atraviesa una de sus crisis periódicas signada en este caso por una crisis en sus mercados hipotecarios y financieros que lo tienen al borde de un prolongado periodo recesivo si sus dirigentes económicos no encuentran el medio que les permita superarla. Hasta ahora se han dedicado inconmensurables recursos financieros para evitar o detener esta crisis que amenaza la estabilidad de la economía de los Estados Unidos y del “mundo occidental”.

Es así que a las medidas de rescate se han sumado los bancos centrales de todas las potencias occidentales que tratan de actuar, algunas veces sin la concertación con los Estados Unidos, para evitar los efectos que la crisis tiene en sus propios países.

Pero encontrar la solución a una crisis como la existente no es fácil y es posible que durante muchos años no se logre armar la solución necesaria para que esos países encuentren su senda de crecimiento y explotación mundial. Y no será fácil porque desde nuestro punto de vista lo que se encuentra en crisis es precisamente el sistema capitalista de apropiación y explotación de la plusvalía mundial. Osea de la riqueza de los otros países, los cuales hasta hace poco tributaban mansamente sus excedentes hacia los Estados Unidos y las potencias imperialistas en general.

Esta tipo de crisis que ya se venia prefigurando en los últimos años tuvo un antecedente con la crisis que en el año 2001 se presento en la economía de los Estados Unidos y que tuvo su solución verdadera dos años después con la guerra desatada contra Irak. De esta crisis solo pudo salirse mediante el expediente de la guerra y es una de las causas por la que en las actuales condiciones no es posible un cese a la invasión a ese sufrido y martirizado pueblo. Es así que la verdadera religión y la teología imperante en los Estados Unidos es la de la Guerra ya que sin ella no podrían vivir con el nivel de vida que disponen actualmente.

Encontrar la salida a su crisis actual a través de la Guerra es por lo tanto una alternativa que los ideólogos de los Estados Unidos deben estar considerando y evaluando. Es allí donde la situación actual de Colombia se presenta como ideal para generar el conflicto necesario que permita involucrar al Ejercito de los Estados Unidos de una forma masiva y realizar una fuerte inversión en armas que permita por una parte movilizar a miles de trabajadores hacia el ejercito e incrementar la actividad de su complejo industrial-militar reactivando con ello a su economía.

Cuando digo que Colombia reúne las condiciones ideales es porque en primer lugar cuenta con una clase dirigente, la oligarquía colombiana, que ha ido asumiendo aun mas que antes los intereses de los Estados Unidos como propios y esta dispuesta a enfrentar a sus enemigos internos y externos en el plano que sea, aun a costa de desangrar a su pueblo en una guerra moderna. Por otra parte el conflicto armado colombiano le da la razón para crear un ejercito en plena actividad expansiva, que supera la capacidad de combate de la mayoría de los ejércitos latinoamericano gracias a la instalación de una base militar norteamericana que le sirve de apoyo en su territorio y convertirlo en una maquina de guerra deseosa de probar su fuerza, sujeto al manejo directo del ejercito de los Estados Unidos.

La crisis de los Estados Unidos, la aparición de gobiernos en América Latina que rompen sus lazos de dominación con ese país y que por lo tanto los identifican como competidores ideológicos, el conflicto armado en Colombia y los siempre renovados deseos expansionistas de Colombia, son elementos que se están integrando en un planteamiento de guerra sin fronteras, que concebido inicialmente por los Estados Unidos adquiere en manos de la oligarquía colombiana un sentido de conflicto inmediato o de “ya en practica”, de acuerdo a las declaraciones del Gobierno colombiano, para el cual todas las preparaciones que estén realizándose actualmente para evitarla y confrontarla son insuficientes.

Estados Unidos necesita otra guerra, Colombia se arma para una guerra. Esos son los supuestos que explican las actuaciones de ambos países en el caso del conflicto con Ecuador, el cual pudo evitarse que pasara a mayores gracias a la firme actitud de todos los países de América Latina. Sin embargo los estrategas de la guerra no descansan y estarán buscando las condiciones que le permitan justificar una acción bélica donde nuestro país será el verdadero objetivo.

A la estrategia de la guerra debemos responder por lo tanto con una Estrategia para la Paz, la cual es el gran enemigo que confronta los Estados Unidos, ya que se vería impedido de utilizar la guerra, su principal instrumento para superar los problemas económicos que enfrenta. Al Consejo de Seguridad Sudamericano propuesto por el Presidente Lula, debe agregarsele o integrarsele un Estado Mayor para la Paz, donde se involucren todas las fuerzas que dentro de nuestra Región consideren que es la Paz nuestro principal instrumento de desarrollo y aleje de nuestro país y de Latinoamérica, el jinete apocalíptico de la guerra imperialista.

oscar111147@yahoo.com







Esta nota ha sido leída aproximadamente 1669 veces.



Oscar Rodríguez Estrada

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: