Los tres golpes

Indiscutiblemente que los acontecimientos en los organismos internacionales donde se han tratado los problemas latinoamericanos han tenido resultados sorprendentes y esperanzadores en un mundo donde ha predominado siempre la voz del más fuerte. Décadas atrás, era muy difícil encontrar apoyo a un país que hubiese desafiado el poder internacional de las grandes potencias y sobretodo si ese desafío estuviera acompañado de un planteamiento de transformación profundo del modelo de vida impuesto por los sectores dominantes ideológica y económicamente. El ejemplo más ilustrador fue la expulsión de la República de Cuba de la OEA, por influencia de los Estados Unidos y con una gran carga de cuestionamientos cubiertos de mentiras y descalificativos al gobierno revolucionario instaurado después del movimiento armado liderizado por el comandante Fidel Castro, CHE Guevara, Camilo Cienfuegos y otros combatientes de ese proceso que logró derrocar la dictadura de Fulgencio Batista. Ahora estamos en un escenario distinto donde la comunicación y los medios que permiten la información, se mueven constante y rápidamente por las vías mas variadas y en segundos, vale decir que aún cuando en un porcentaje bien significativo los medios para la difusión de las noticias estén manejadas por sectores antipopulares, existen las formas para contrarrestar y hacer llegar a los ciudadanos, la veracidad de los hechos.

La moral de todos los pueblos que hoy luchan por un nuevo modelo social de inclusión e igualdad debe estar muy en alto, diría que vientos favorables soplan al gran movimiento de liberación en Latinoamérica y no es cualquier cosa, es la suma de varias derrotas consecutivas nada mas y nada menos que al gigante del norte, que se cree indestructible. Se le ha propinado al imperio una secuencia de golpes a su trajinada superioridad sobre todo los demás pueblos de esta tierra. Son los tres golpes, sin violencia pero con fuerza, la fuerza de la justicia que no le gusta y si le preocupa al gobierno genocida de George Bush. El primero de ellos lo recibió en Santo Domingo (República Dominicana) donde se celebró la Cumbre de Rio y surge la conducta pacifista de los gobiernos de Venezuela y el Salvador al hacer las pases con el presidente Uribe de Colombia. Allí fue derrotada la estrategia guerrerista y se impuso la inteligencia unitaria para proseguir con los proyectos y acuerdos económicos y políticos de integración. El segundo golpe, lo recibe el monstruo imperial el lunes diecisiete de Marzo de 2008, en la asamblea extraordinaria de la Organización de Estados Americanos, donde fue condenada toda violación territorial de un país a otro, esto es un avance importantísimo, pues las presiones ejercidas por los representantes del gobierno de Bush, no surtieron efecto ni en los países mas cercanos a EEUU, como son Méjico, EL Salvador y Colombia. Por lo que denota este resultado la debilidad del otrora imbatible gobierno norteamericano. El tercer golpe es la decisión del tribunal de Londres a favor de PDVSA, descartando el bloqueo de más de 12 mil millones de dólares por la empresa Exxon Mobil, primera transnacional petrolera mundial y representante del poder económico privado de Estados Unidos. Este hecho le movió el piso a los que pretendían ahogar al país para debilitar el proceso de cambios, salió derrotado también el sector que por los medios de comunicación venezolanos apoyaron la demanda de la Exxon contra Venezuela, es decir, estamos frente a una realidad diferente a la que trataron de difundir en el mundo sobre PDVSA, que era un ente quebrado económicamente, por el contrario se impuso la razón y la patria. Estas victorias fortalecen el camino para avanzar en la producción y el desarrollo.

obalbasvester@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2137 veces.



Orlando Balbas

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: