Un sangre azul quiso callar a uno de sangre roja rojita...

Las contradicciones del mundo actual, se evidencian con las actuaciones descaradas de personajes de la historia contemporánea que se levanta. No es igual ser un Jefe de Estado electo democráticamente y ratificado en reiteradas ocasiones, que serlo por el solo hecho, de la bragueta proveniente de un semen real. ¡Un sangre azul quiso callar a uno de sangre roja rojita!

Los fundadores del imperio español, Isabel de Castilla (1451-1504) y Fernando de Aragón (1452-1516) contrajeron matrimonio en 1469 y, diez años mas tarde, unificaron sus dos reinos. Con la toma de Granada en 1492, y la reconquista de Andalucía en 1494, y con la anexión del reino de Navarra en 1515, se completó el proceso de unificación ibérica. Al apoyar el descubrimiento de nuevas rutas marítimas y de los nuevos territorios de la indias occidentales (como la mencionaban), los reyes de Castilla y Aragón iniciaron la expansión territorial que terminó convirtiendo a España, a través de su nieto Carlos I de España y V de Alemania, y luego del hijo de éste, Felipe II, en un imperio que alcanzó su máxima extensión geográfica y su mayor poderío a mediados del siglo XVI.

Cuando los Borbones subieron al trono de España, trajeron con ellos el esplendor de la corte francesa. Trajeron también las ideas liberales, y sobre todo entendieron la necesidad de poner orden en los asuntos del Estado y en la política económica. Primero, Felipe V y Fernando VI introdujeron cambios moderados, más tarde, Carlos III se encargaría de aplicar reformas sistemáticas. Las reformas borbónicas se centraron en la economía, sentaron así las bases de una futura transformación capitalista.

Siglos después de derrocado el yugo español en tierras Americanas, en 1923 el general Primo de Rivera da un golpe militar. Se disuelve el Parlamento y la represión aviva el sentimiento republicano. En 1931 el rey es depuesto y se proclama la República. En 1936 el Frente Popular (alianza socialista y comunista) gana las elecciones, pero, por las tendencias socialistas y anticlèricas, varios comandantes militares liderados por el general Francisco Franco se rebelan en 1936 (durante estos años el suelo americano abrió sus puertas a miles de emigrantes españoles, en especial Venezuela). Tras la muerte de Franco en 1975, el príncipe Juan Carlos fue coronado como rey, con el nombre de Juan Carlos I. Se forma un gabinete moderado y se inicia un tímido programa de reformas políticas.

En la Cumbre Iberoamericana realizada en Chile durante dos días de noviembre del 2007, se contó con la asistencia de 22 mandatarios y la presencia de “su majestad” el Rey Juan Carlos, quien ostenta el record de asistencias a estas cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno. En el inicio de la Cumbre la anfitriona chilena recordó el tiempo de intervención a un tope de 5 minutos, inexplicablemente el Rey intervino unos cuatro minutos e inmediatamente el Presidente Rodrigo Zapatero mas de diez. ¡Ya comenzaba el ataque del imperio y el silencio de los lacayos!

Momentos antes de culminar la cumbre surgió la voz patriótica del Presidente Chávez, quien, con el legítimo derecho a la defensa, protestó en este escenario, la reiteradas manifestaciones de irrespeto que, contra Venezuela impulsa, el expresidente español José María Aznar, que fue calificado de “fascista” por el Presidente Chávez. Hay que recordar que José María Aznar, fue uno de los pocos españoles que apoyó a EEUU para la intervención de Irak y la guerra injusta desplegada contra esa hermana nación. En España, los partidos políticos, la opinión pública y hasta los actores de cine y televisión le pidieron a Aznar que escuchara mas a su pueblo que a Washington contra esa guerra injusta. Aznar, fue también uno de los conspiradores que apoyó desde afuera el golpe de estado sangriento del 2002 contra Chávez.

En España, la acción del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad alguna según la constitución española, pero, en América, no somos súbditos ni esclavos del oriundo del mal llamado mito de la “madre patria”, y permitir la prepotencia real de Juan Carlos, quien se levantó en cólera como en tiempos medievales, para gritarle al presidente Chávez: !que te calles!..., ante la mirada molesta y sorprendida de algunos mandatarios y personalidades como Daniel Ortega, y la ironía, sarcasmo y complicidad de otros que firmaban finalmente los acuerdos de la cumbre (apoyados además, en imágenes editadas de los medios de comunicación, que para vergüenza de nuestros pueblos, exaltan como correcta la actitud del Rey y el presidente español, tratando verdaderamente la imagen de Chávez como el “macaco” del evento). En España la libertad de expresión es teórica mas no real “de realidad” porque, una actitud similar de los medios le costaría la sanción de la realeza “de reales”...

José María Aznar impulsó mas sanciones a los inmigrantes, colocó una ley mas rigurosa para controlar el creciente flujo de inmigrantes ilegales a España (olvidando las oportunidades de vida a muchos inmigrantes ilegales españoles que huyeron de la guerra en el siglo XX hasta nuestras tierras y el crecimiento que les dio América desde el saqueo durante la colonia, porque no solo fue oro, plata, perlas, etc, además existen referencias documentadas que datan una primera exportación de petróleo ocurrida el 30 de abril de 1539, en respuesta a una orden de la Reina de España quien en 1536 había ordenado que se enviara la sustancia a España en todos los navíos que zarparan de la Isla de Cubagua, asimismo los conquistadores, colonizadores y piratas lo utilizaban para carenar sus naves, y descubrieron además que nuestros aborígenes le daban uso medicinal desde la época prehispánica antes de la llegada de Colón, porque conocían la existencia del petróleo en los rezumaderos de Oriente y en el Lago de Maracaibo, al cual denominaban Mene). Para vergüenza de muchos latinoamericanos, sus propios representantes les hacen loas al rey, y son los mismos que piden petróleo barato a Venezuela.

Ahora nos tratan de “sudacas” y patean a los latinoamericanos, como el caso de la joven ecuatoriana que recibió un “zapatero” en la cara por un español mientras viajaba en un tren. Por eso, debemos ser mas firmes y unidos contra hechos que atacan el gentilicio latinoamericano. Porque las voces españoles resuenan de críticas en otros ámbitos...quieren imponer el tribunal internacional del Juez Garzón, la intelectualidad del peruano-español Mario Vargas Llosa, los comentarios y opiniones fuera de lugar del cantante Alejandro Sanz. Ah! pero permiten la intervención y opinión de EEUU, que se impuso en la negociación y venta de equipos militares de España a Venezuela.

Hace unos años viví en la pequeña Europa de Caracas (La Candelaria), y sentí un desprecio similar al que se le hizo al Presidente Chávez en Chile, claro, hoy día me doy cuenta de que algunos españoles se comportan aún como súbditos, la ironía fue que esto sucedió justo donde conocí al Comandante Chávez frente al Nido Español. Por eso, cuando me hablan del “Rey” me acuerdo de un chocolate en mi infancia y de la canción de Alí Primera dedicada a José Leonardo Chirinos: “José Leonardo fue...sudor de negro y cacao, cuando batía el melao, para echar al español que después se volvió gringo y aquí lo tenemos hoy...José Leonardo fue sudor de negro y cacao, cuando batía el melao para echar al español, que después se volvió gringo y hasta el español jodió...”


larryubv2004@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3434 veces.



Larry Márquez Peralta


Visite el perfil de Larry Márquez Peralta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a44486.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO