Guerra en ciernes Turquia-Kurdistán (Irak) dispara el crudo hacia los $100 el barril

El precio del oro negro (petróleo) gira en torno a las confrontaciones y las recurrentes guerras fraticidas (que al parecer no tienen final) en los países del Medio Oriente.

El precio del crudo estadounidense supero ayer la barrera de los $88 el barril, y si se produce la anunciada invasión de Turquía contra el norte de Irán (tierra de los kurdos iraquíes) seguro que habrá a la vuelta de la esquina una inusitada alza de los precios del oro negro, con visos de apuntalarse en una escalada mortífera de precios que superara la barrera de los $90, y sin duda también remontará sin control ni freno los $100 el barril, y más…

Es triste e inmoral que al otrora imperio estadounidense de recientes décadas, no le quede otro pretexto que robarse a la torera (cual guapetón de barrio) los recursos petrolíferos de países débiles e indefensos (caso Irak-Atganistán), y además, en su agónica y precipitada muerte imperial se lleva en los cachos todo un aquelarre de muerte y destrucción, que lo hace –cual tigre acorralado aún más peligroso y fiero— sin importarle un bledo el costo de vidas humanas que se lleve en su INRI de destrucción y muerte.

El petróleo de EEUU ya supera la barrera de los US$88 por barril (subió brevemente a US$88.75 en Nueva York antes de caer a US$88) y, según las cadenas BBC y CNN, hay cada vez más preocupación por lo que pueda pasar en el mercado petrolero si Turquía invade el norte de Irak para atacar al rebelde Partido de los Trabajadores del Kurdistán, luego de la crisis que estalló entre Washington y Ankara a raíz de la condena del genocidio armenio por el Congreso de EEUU.

La escalada militar está que arde en el norte de Irak, donde sólo hace falta que algún nervioso militarcillo del lado turco prenda la llama para que se desate una nueva guerra entre Turquía-Kurdistán (Irak). Y por si fuera poco, detrás de toda esta criminal tragicomedia de permanentes confrontaciones guerreristas se encuentra la ‘mano peluda’ del imperio norteamericano, y sus serviles lacayos de la ONU, Unión Europea y la OTAN.

Algunos analistas norteamericanos no descartaban, el viernes, que petroleras estadounidenses, bajo cuerda, estén alentando una invasión turca al Kurdistán iraquí, donde se encuentran reservas petroleras que podrían ser explotadas por compañías extranjeras (no estadounidenses) que han licitado contratos por separado con los kurdos.

En este convulsionado revoltijo de arroz con mango, valga decir la guerra en ciernes Turquía-Irak, con los EU en su condición de aliados del gobierno turco están preocupados por el desenlace que se pueda generar entre las fuerzas kurdas (zona norte de Irak) y el gobierno turco. Todo ello, por que a que a través de Turquía (pasadizo aéreo) ingresa el 70% de los pertrechos de guerra que son enviados a Irak.

Por Turquía ingresa el 70% del transporte aéreo de mercancías y logística destinado al Ejército estadounidense en Irak y un 30% del combustible que alimentan sus más de 50 bases militares, según The Washington Post, quien cita opiniones de altos jefes militares del Pentágono afirmando que la crisis política en Washington y la crisis militar en la frontera norte, ponen en riesgo el corredor aéreo con Turquía.

La frontera con el Kurdistán iraquí, es un punto clave y explosivo (de especial significado en el conflicto con Irán) que el ejército turco está a punto de traspasar para combatir a la guerrilla kurda abriendo otro peligroso frente militar en el convulsionado país petrolero ocupado por EEUU. La administración Bush, aliada de los turcos, pero también aliada de los kurdos en Irak, se encuentra en un callejón sin salida

Según The Washington Post, debido a que el Kurdistán es la única región de Irak que goza de una relativa "estabilidad" a diferencia de las otras regiones del país sumidas en el caos y el descontrol, los capitales trasnacionales (incluidos los estadounidenses) han puesto la mira en el petróleo kurdo, que el gobierno intenta negociar y comercializar adelantándose a la aprobación de la ley petrolera de Irak.

La ambición desmedida y sin control de los EU, precipita hacia el abismo su inexorablemente destrucción y muerte. ¡Se sienten los estertóreos agonizantes del Tigre de Papel!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2685 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: