El régimen de EEUU está caminando con patas de palo

El gran objetivo del imperio es dividir y fraccionar los intereses comunes de Latino América y el Caribe. 
 
Asimismo busca crear las condiciones para detener el proceso revolucionario en la República Bolivariana de Venezuela, que es el punto de partida y palanca de los cambios latinoamericanos que son irreversibles y no tienen vuelta atrás. 
 
Aunque el monstruo de mil cabezas estadounidense continué sacudiendo NuestraAmérica.
 
EEUU no va a cesar con sus agresiones militarista e injerencista y en ello utiliza todo su ingenio para accionar sus maquinarias de destrucción y mostrarse ante el mundo como el país inmaculado respetuoso de los derechos humanos y ungido por Dios, por capaz de salvar al planeta Tierra ante la vorágine del capitalismo salvaje.
 
Esta oscura sombra maligna que oculta EEUU posee un arsenal de agencias con formas de corporaciones para intervenir en los asuntos internos de los Estados. 
 
Con una hipocresía que raya en lo vulgar manejan sus agencias para financiar muerte y destrucción. Por ejemplo, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), responsable de planificar y administrar la asistencia económica y humanitaria en todo el mundo, las cuales se caracterizan por tender una presunta "mano amiga" a todos aquellos gobiernos que, encontrándose más allá de sus fronteras, se esfuerzan por lograr un mejor nivel de vida, recuperarse de los desastre que está ocasionando el cambio climático y procuran vivir en una nación libre y democrática. 
 
La historia es fiel testigo de la crueldad estadounidense y devela cómo se cuentan por decenas las intervenciones militares en Latinoamérica y el Caribe, dejando a su paso una huella de sangre y fuego. 
 
También la historia de la resistencia de los pueblos del hemisferio de latinoamérica para contener a los invasores gringos se remonta al mismo origen de la criminalidad estadounidense.
 
Su talante por los gastos militares tiene como telón de fondo una de las crisis económicas más severas de la historia del capitalismo salvaje. 
 
Y aunque su plan de expansión no cuadra con la lógica de la región latinoamericana, persisten en golpes de Estados e intervenciones militares. 
 
En Nuestraamérica se han ido construyendo espacios para la integración y encuentros de los pueblos y de los Estados, con pasos firmes y seguros, allí están la Alba, Mercosur, la Unasur, entre otros, proyectos de concreción de autonomía regionales y de independencia política.
 
Luego, el sistema socialista con su viabilidad y su necesidad histórica ante la opción depredadora y devastadora del capitalismo salvaje y su variante imperial, constituye un aporte de significación invalorable en la salvación de la humanidad y de nuestra Madre Tierra. 
 
El capitalismo salvaje tiene su contrario: el sustentable sistema Socialista.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 961 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: