Podríamos ser tan pendejos, como para ir a elecciones al gusto de Occidente, con 900 sanciones gringas?... Mírenlo aquí…

  1. Los gringos se la pasan exigiéndonos elecciones justas, transparentes, equilibradas, democráticas, lindas y bellas como ("noches como aquellas") las que se hacen para elegir las misses, a calzón quitado, y además trasmitida en cadena al mundo, con presencia de observadores internacionales de cientos de ONG’s, pero igualmente, al mismo tiempo, no dejan de aplicarnos y de acrecentar el número de sus "sanciones" que nos causan pavorosos daños económicos, que disparan la inflación a millón, que nos ponen los salarios por los suelos, que nos ahogan en demoledores suplicios y estrecheces sociales.

  2. Ahí está, el clarísimo caso del exembajador de EEUU en Venezuela, William Brownfield quien admitió que las sanciones a Pdvsa tenían el propósito expreso de provocar un caos infernal en Venezuela, "un impacto en el pueblo entero, al ciudadano común y corriente". Lo que dijo Brownfield es política gringa ciento por ciento, "profundamente humana", la de todos los tiempos, prometiendo que todas las transacciones comerciales que intente Venezuela en el mundo serán consideradas por Estados Unidos como "ilícitas" y como "terroristas".

  3. Muerto de risa diabólica, Brownfield aseguró que la mejor solución para Venezuela "sería acelerar su colapso total… aunque produzca un periodo de sufrimiento mayor, por un periodo de meses o quizás años». ¿Por qué de esto no dicen nada esos supuestos "educadores" que salen a pedir aumento de salarios?

  4. Nos están pidiendo pues los gringos, desde que mataron a Chávez, una sublime ecuanimidad con los opositores criminales, que le demos toda clase de ventajas a esa oposición bestial que nos sabotea en todo, pero al mismo tiempo estos encantadores hijos de su madre, nos meten el delirante chuzo del Decreto de Obama, alienta a los guarimberos para que destruyan nuestra economía y destruyan nuestra estabilidad social y política; le estuvieron pidiendo a los paramilitares y narcotraficantes colombianos que se unieran a su causa intervencionista e inundaran a Venezuela de delincuentes y llenaran nuestras ciudades de sus sicarios y terroristas.

  5. Y así, sin embargo, bajo esta guerra inclemente, bajo este asedio y estos horrores sin pausa, hemos ido a varias elecciones y hemos vencido. Y a medida que nos acercamos al 2024, siguen sin aflojar una locha de cuantos nos han robado, de cuanto nos tienen represados en los bancos gringos, en un banco portugués y todo el oro que nos tienen secuestrados los malditos piratas ingleses.

  6. Es decir, nada ha cambiado con estos asesinos y nada va a cambiar en el futuro, y entretanto a nosotros sólo nos tocará resistir, pero que sepan que nuestra soberanía jamás se cambia ni se cambiará por un envenenado y vil plato de lentejas. No transigiremos con ninguna exigencia que tenga que ver con traicionar nuestros valores, nuestra historia y nuestra patria. Que lo sepan. Lo que han hecho con Cuba desde 1960, nos revela la catadura de estos hijos de la gran chingada, tal cual como ahora nos los está mostrando AMLO en sus mañaneras.

  7. Sí señor, CARAJO!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2446 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: