¿Al borde de la tercera guerra mundial?

La manera cómo las fuerzas del mundo se están enfrentando en este momento es digna de ser analizada, ya que, aunque no parezca, las tensiones son tan elevadas que se pudiera pensar, Dios nos libre, que podríamos estar al borde de un conflicto de dimensiones internacionales.

Por un lado, tenemos la situación que se ha presentado con el interés de Irán por desarrollar energía nuclear. Los iraníes han dicho que sus intenciones son completamente pacíficas, sin embargo, Estados Unidos ha iniciado, desde hace ya varios meses, una campaña terrible para impedir a toda costa que Irán pueda enriquecer uranio, tecnología indispensable para poder utilizar la energía atómica. Simplemente, sin combustible, no hay energía.

Todo el problema viene por el hecho de que, así como se puede enriquecer uranio para fines pacíficos, de igual forma esta tecnología sirve para fines bélicos. Estados Unidos, que se cree el país con el derecho de decidir quién puede, o quién no, tener energía nuclear, insiste a toda costa en impedir que Irán logre tener acceso a esta tecnología. ¿Su argumento?, el mismo de siempre: que Irán es un país que amenaza a la región.

HIPOCRESÍA DEL TAMAÑO DEL MUNDO

Si Irán fuera un país aliado de los Estados Unidos no existiría toda esta alharaca. Ahí tenemos el caso del armamento nuclear de Israel, bochornoso por demás, pero no es el único. Justo cuando Estados Unidos estaba armando el escándalo mayor en la Organización Internacional de Energía Atómica, OIEA, por el asunto iraní, el propio George W. Bush, el mismo que viste y calza, tomó un avión y se fue para la India a firmar un acuerdo para el traspaso de tecnología nuclear.

Zanjado el problema, el mismo presidente estadounidense dirimió el conflicto. Aquí no se trata de si un país desarrolla combustible nuclear o no, el problema para los gringos es si el país en cuestión es catalogado por los peculiares criterios del Departamento de Estado como amigo o enemigo.

CRIMINALES ATÓMICOS E INMORALES

Es pertinente recordar que el único país criminal por haber usado la energía nuclear con fines bélicos es justamente Estados Unidos. A pesar de haber pasado ya seis décadas, los horrores padecidos por la humanidad con la destrucción de Hiroshima y Nagasaki no pueden ni deben ser olvidados.

Tampoco se debe dejar de recordar que cuando estas armas pavorosas fueron utilizadas en contra de seres humanos, civiles e indefensos, ya Japón había sido derrotado, y que los criminales estadounidenses que tomaron la decisión de asesinar a tantos seres humanos lo hicieron con el único propósito de amedrentar al resto de los países.

Insólito es que, al sol de hoy, a pesar de que se le abren juicios a cuanta persona existe con el argumento, absolutamente válido, de que los crímenes en contra de los derechos humanos no prescriben, a los criminales de los Estados Unidos no se les haya tocado ni con el pétalo de una rosa por semejante aberración.

Por eso es que uno se pregunta: ¿con qué moral Estados Unidos pretende darle clases al mundo de cómo y de qué forma se debe usar la tecnología nuclear, si son justamente ellos los únicos que la han mal utilizado en contra de la humanidad?, ¿quién es Estados Unidos para pararse ante el concierto internacional de naciones a pretender conceder los permisos de uso de la energía nuclear?, ¿cómo es eso de que un país no puede desarrollar tecnología nuclear, aun cuando sea para fines pacíficos, si ellos no han parado su carrera armamentista ni medio segundo y, muy por el contrario, ahora están llevando su poderío mortal a nivel interespacial?

¿ATACARÁ ESTADOS UNIDOS A IRÁN?

Si hay algo a lo que nos tienen acostumbrados los distintos gobiernos estadounidenses, y este muy en particular, es que no existe nada que uno pueda creer imposible. Cualquier barbaridad, por insólita que parezca, puede ser perpetrada por quienes dirigen los destinos de ese país.

Pensar en la posibilidad de un ataque estadounidense a Irán podría sonar risible, hasta hace algunas horas. Ahora ya no tanto. Un informe presentado por la BBC de Londres revelaría el plan de ese país para atacar a Irán. Entre los planes se encuentra no solo el bombardeo de las áreas nucleares, sino también incursiones aéreas en la mayoría de la infraestructura militar de ese país.

La pregunta lógica sería entonces: en caso de sucederse un ataque estadounidense en contra de Irán, ¿qué harán los iraníes?. Dios nos libre de que esto pasara, pues este podría ser el inicio de un conflicto con dimensiones internacionales.

Acto seguido, es de esperar que los iraníes respondan con un ataque a los principales intereses estadounidenses en la región, que están fundamentalmente concentrados en Irak y en Israel. Y a esto, sucesivamente, Estados Unidos contra atacaría con un ataque a Teherán

PREPARANDO EL TERRENO

Como Estados Unidos aprendió muy bien la dura lección que recibieron cuando la guerra de Vietnam, en la cual, a pesar de sus sofisticados equipos bélicos, perdieron por la baja moral de sus tropas y por la vergüenza que a la opinión pública norteamericana le producía dicho conflicto, hoy en día, los secretarios de Defensa han entendido que, los bombardeos militares, deben estar precedidos de bombardeos mediáticos.

En este sentido, Estados Unidos ha desarrollado una campaña antiiraní estruendosa. En primer lugar, insistiendo en que Irán está preparándose para desarrollar armas nucleares. Vale decir que, sobre esto, no ha sido encontrada ninguna prueba por parte de ninguno de los inspectores de la OIEA. En segundo lugar, ya más recientemente, indicando que Irán estaba suministrando armas a Hezbolá, en el Líbano y a grupos rebeldes chiítas en Irak. En otras palabras, usando la clásica receta, tan manida ya que provoca repugnancia, de acusar de terroristas a los iraníes, para luego justificar cualquier horror en contra de ese pueblo. Como siempre.

¿QUÉ VAN A HACER LOS DEMÁS?

No se puede creer que frente a una situación de tales dimensiones el resto de los países, que por una u otra razón tienen relaciones de distinta índole con Irán, permanecerán como simple espectadores.

Vladimir Putin no parece dispuesto a aceptar cualquier capricho de los estadounidenses. Ya ha amenazado con la posibilidad de denunciar el Tratado de Eliminación de Misiles Nucleares de Mediano y Corto Alcance, firmado entre la URSS y los Estados Unidos en 1987, todo esto como respuesta a los planes de Estados Unidos de fabricación y perfeccionamiento de misiles de mediano alcance, lo cual es considerado por los rusos como un peligro para sus fronteras. Putin ha denunciado con valentía las barbaridades de la política exterior de los Estados Unidos y los acusó de promover que algunas naciones adquieran armas nucleares.

Por otro lado, si bien es cierto que en el mundo árabe los iraníes no conseguirían mucha solidaridad, no sería descabellado pensar, aunque vale destacar que el gobierno no se ha pronunciado en este sentido, en la posibilidad de la suspensión temporal de suministro petrolero por parte de Venezuela, aliado de Irán, lo cual sería importante puesto que nuestro país suministra una sexta parte del petróleo consumido por Estados Unidos, país que además enfrenta una de sus más agudas crisis económicas en la actualidad.

mphelnacional@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7696 veces.



Mary Pili Hernández

Ex-ministra de la Juventud, ex-viceministra de Relaciones Exteriores para América del Norte, y ex-concejal por el Municipio Libertador. Cristiana, Periodista, Socialista, Bolivariana, Antiimperialista y Chavista.

 mphopinion@yahoo.com      @marypilih

Visite el perfil de Mary Pili Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: