Crítica ácida

Post verdad humanitaria en resurrección

Si hay seres en Venezuela a quienes les quede una pizca de moral, por su gentilicio entenderían que una vez superada esta etapa de la historia triste en todo el orbe, la tierra donde nacieron será reconocida por integrar las tres primeras naciones en ejercer la cuarentena necesaria a tiempo, para enfrentar inteligentemente al coronavirus. Enemigos a muerte de la revolución, por equivocados deben buscar rectificar ante sus múltiples pifias. Estaremos pendientes de la justicia para que paguen sus latrocinios, que por ahora reciben reacciones populares.

"Usted no tiene control de las instituciones para implementar servicios básicos a hospitales, no tiene control de la FANB para garantizar llegada de insumos, y los fondos se los roban sin hacer uso ni entregar cuentas. No hay contraloría ni fiscalía, no hay garantías", fue la respuesta de un usuario ante el monigote vasallo pitiyanqui, que vive la película de un gobierno paralelo, a punta de robos a los activos petroleros y cuentas bancarias venezolanas.

Al bien llamado "presidente de la nada", el que forma un gobierno de emergencia con "e" de estupidez, que apuntala el error que los conduce a la caída en barrena de los pocos que suelen decirle líder del MMG -Movimiento Militantes Guaidiotas-, sin introspeccion responsable en su ilógico odio politiquero. Apenas exibe el autojuramentado, un quehacer ensimismado ante su amo copete e’ pájaro loco, magnate neófito en política que infesta de violencia al mundo.

El magnate orate ha cultivado pésimos hábitos a venezolanas y venezolanos de espiritu innoble, les insufla el robo de pertenencias de nuesrro pueblo para que estén a su servicio, a tiempo que intenta comprar fórmulas médicas de cura al Covid 19 y recibe cooperación científica de China y Rusia, pues al Interferón cubano recombinado ni lo intenta. La resurrección le hará pensar en sus constates cambios de opinión, que no es "la simple gripe" que vaticinó su labia contagiosa del mal, e insípida en política.

Padecemos incomprensibles sanciones de medidas coercitivas por algo que no hemos hecho, se nos señala con infundios en materia de drogas, y se oculta el negoción de EE UU con sucesivos gobiernos de Colombia, país que produce el 70 % de la cocaína del mundo, y en hectáreas para la cocaína tiene sembrado un terreno equivalente a la extensión de su ciudad capital Bogotá. La resurrección los desnuda en desatrosa situación al norte del continente consumidor número uno de cocaína, arropados por la imprevisión e improvisación en materia de salud, mientras la mortandad de sus ciudadanos por el coronavirus, no la defiende ni la SIP.

Esa Sociedad Interamericana de Prensa SIP núcleo de propietarios de periódicos en este continente, anda calladita y realmente merecedora de lo que tiempo atrás idee como objeto de burla para estas "ácidas", por la indigestión que provocan en los colectivos mayoritarios las siglas S I P, a las cuales corresponde como respuesta permanente Sensata Indignación Popular, desechando sus intereses del capitalismo salvaje mediante resurrecto socialismo ante la barbarie. No se trata de politizarlos, son los hechos de la cruda realidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 517 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: