La pluma y el dólar: ¿cuál será su precio señor periodista, señor escritor, señor académico?

  1. Tomo para este artículo el título "La pluma y el dólar", de un trabajo del escritor argentino Néstor Kohan, un trabajo que ha sido inspirado en la obra "La CIA y la guerra fría cultural".

  2. Uno de los libros que más consulto y que debería ser de obligatoria lectura para todos los venezolanos, para todos los latinoamericanos de esta hora, es "La CIA y la guerra fría cultural" de la escritora Frances Stonor Saunders (edición en inglés de 1999, en español de octubre de 2001). Al terminar de leer este libro, de 600 páginas, uno se pregunta ¿qué escritor o periodista no vende su pluma por un puñado de dólares? Hay quienes hacen esfuerzos indecibles para escribir y tratar de producir una obra, con el único fin de venderse.

  3. Lo más común, en este vil negocio es comprar periodistas, que por lo general sólo tienen un mero título universitario y que carecen realmente de una verdadera formación intelectual. Los escritores bien formados se venden por una condición ingénita de inescrupulosos, de miserables y cobardes.

  4. Hay que reconocer que hubo periodistas que trabajaron para las transnacionales de la mentira como CNN, pero que luego acabaron dando un giro de 180 grados, y valientemente mostraron la verdadera faz de esa maquinaria feroz de producir Fakes News que está instalada desde hace un siglo en el imperio gringo. Ejemplo de esto han sido los casos de los periodistas Jorge Gestoso y Carlos Montero.

  5. Néstor Kohan subtitula su trabajo: "-La guerra cultural y la fabricación industrial del consenso" y refiere que la aparición de la obra Frances Stonor Saunder fue como una bomba atómica que redujo "a polvo la mitología de la libertad de expresión, de la interdependencia igualitaria de las naciones y la retórica de la sociedad abierta detrás de las cuales encuentra la estafa moral y el engaño, la manipulación y el control informativos, la neutralización de toda disidencia y la compra sistemática de intelectuales, de sus plumas, sus voces y sus conciencias".

  6. Dice Néstor Kohan que la pormenorizada investigación de Frances Stonor Saunder "dibuja la gran épica del dólar y la inmensa telaraña que su poder tejió sobre las conciencias europeas y las propias plumas estadounidenses desde 1945 en adelante". Nos recuerda Néstor Kohan que ya Antonio Gramsci había profetizado que las nuevas guerras se ganarían en el campo intelectual, en la cultura y las ideas. El cerebro gringo que movió ese gigantesco arsenal político y financiero fue C. D. Jackson (consejero en guerra psicológica de Eisenhower y la CIA), quien dijo: "nos proponemos ganar la tercera guerra mundial sin combatir". ¡Y lo lograron!

  7. Quien podría imaginar que escritores que fueron para nosotros tan admirados y consultados como André Malraux, Nicolás Nabokov (primo del autor de Lolita), André Gide, Jacques Maritain, T. S. Elliot, Benedetto Croce, Arthur Koestler, Raymond Aron, Salvador de Madariaga y Karl Jaspers, trabajaron todos para la CIA. Todo aquel intelectual que se adhería a manifiestos anticomunistas de manera se ganaba un pasaporte oficial de la cultura. Saunder revela que detrás del glamour de los conciertos a toda orquesta, del aristocratismo de las galerías de arte más exclusivas y de la farándula agrupada en torno al "Congreso por la Libertad de la Cultura" y sus múltiples revistas literarias de alta cultura se podía oler el seco perfume del billete verde norteamericano.

  8. Resulta, y nos lo recalca Néstor Kohan que esos intelectuales y periodistas que solemos ver defendiendo el "mundo libre", la libertad de expresión y los derechos humanos, y que hoy, por ejemplo venden sus mensajes por las redes, por cada twitter veinte mil dólares, también, obtienen sus cajas felices con viajes en cruceros, estadías en hoteles cinco estrellas en las capitales de Europa y en New York y "descansos" en las mansiones más exclusivas del jet set internacional donde los atiende una legión de sirvientes.

  9. Refieren Néstor Kohan que el crítico uruguayo Ángel Rama llamaba "fachadas culturales" a todos esos supuestos centros desde los cuales agentes de intelectuales de la CIA echan sus tiritos contra los pueblos en América Latina. Añade: Ángel Rama: "La CIA, virtual Ministerio de Cultura de EEUU, decía promover la libertad de expresión. Para ello reclutaron nazis, manipularon elecciones democráticas, proporcionaron LSD a personas inocentes, abrieron el correo a miles de ciudadanos americanos, derrocaron gobiernos, apoyaron dictaduras, tramaron asesinatos y compraron conciencias. ¿En nombre de qué? No de la virtud cívica, sino del imperio".

  10. A Sartre, la CIA nunca pudo comprarlo. Trataron de hacer lo imposible porque era el modelo europeo de la izquierda por excelencia. Pero en Venezuela en la época de la IV república tuvimos muchos intelectuales o seudo-intelectuales, vendidos vulgarmente a EE UU, como por ejemplo Carlos Rangel, Teodoro Petkoff o el adeco Juan Liscano. Cosas que se deben saber…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2412 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: