La mirada de Brownfield

Siendo muchacho mi papá me planteó una adivinanza que suelo
recordar cuando las vainas de los gringos me parecen incoherentes o
absurdas. ¿Cuál es la diferencia entre un típico norteamericano mascando
chicle y una vaca rumiando pasto? Hay varias, pero la más importante es: la
mirada inteligente de la vaca.

Hace poco el Embajador de los Estados Unidos en Venezuela,
señor William Brownfield, emitió una declaración que me hizo dudar de su
agilidad mental. Cierto es que nunca lo he visto mascando chicle y, por otra
parte, su mirada luce más perspicaz que la de una vaca en plan de ingerir
alimentos. Pero uno se vuelve desconfiado.

El caso es que mister Brownfield considera que el tráfico de
drogas a través de Venezuela se ha incrementado debido a la ausencia de la
DEA, agencia antidrogas norteamericana, como supervisora de nuestras
actividades policiales en ese campo.

El diplomático ignora olímpicamente los convenios vigentes
entre Colombia y los Estados Unidos, según los cuales los militares de su
país asesoran o dirigen el combate contra el narcotráfico en la ³hermana
república². Es decir, quienes tienen las raquetas culpan a la bola de
pimpón por su pésimo rendimiento en el juego.

La presencia de expertos de la milicia estadounidense y sus
aportes en equipos altamente sofisticados, incluyendo aviones, helicópteros,
radares y hasta rastreo satelital, no han logrado disminuir los cultivos,
cosechas y procesamiento de las drogas colombianas en laboratorios
clandestinos. Antes, por el contrario, la producción va en incremento.

Por otra parte, y aunque no aparecen en una lista negra, las
autoridades gringas, con todo y sus tecnologías de punta, no impiden que las
drogas colombianas ingresen a los Estados Unidos, donde el consumo aumenta
cada año.

El fracaso es tan estrepitoso que se teme que algún terrorista
recurra a los narcotraficantes para meter de contrabando un artefacto
nuclear o algo parecido.

Aún así todavía tienen el tupé de culparnos por ser víctimas
de la ineptitud de ambos gobiernos. Nos recuerdan a los policías que
reprochan a las mujeres violadas por lucir bellas o atractivas.


augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3462 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor