Orgullo y vergüenza

En estos días nos ha tocado vivir esa doble sensación, por demás
contradictoria, de sentir el orgullo de pertenecer a una nación digna y
soberana y, a la vez, experimentar la vergüenza de tener que compartirla con
cierta especie de apátridas congénitos.

La lección que la República Bolivariana le ha dado al mundo es sencillamente
magistral. Pocos casos tan ejemplarizantes se han vivido así en el seno de
las Naciones Unidas. Venezuela fajada con el imperialismo norteamericano,
cuerpo a cuerpo, pelo a pelo, fusil contra fusil. Peleamos en su terreno,
donde ellos son “señores”. Qué despliegue de poderío diplomático exhibieron.
Cuántas presiones indecorosas. Cuántos chantajes. La rapiña amenazando al
ratón. Y algunos ratones en particular, lamiendo los pies hediondos a queso
del amo. Entre tantas imágenes acusadoras, vimos la fruición del servil
mercenario en la mirada de una diplomática vecina.

Pero lo que más pena ajena nos ha causado, es la actitud vergonzante de
algunos venezolanos que parecieran disfrutar lo que, según ellos, son
contratiempos para nuestra diplomacia. Qué bajeza, qué ruines son. Ruines y
necios. Por el odio que profesan al proceso revolucionario y a nuestro
máximo líder, pierden toda capacidad de análisis serio y la sustituyen por
esa baja pasión que afecta a los resentidos, a los acomplejados y
envidiosos.

Son incapaces de ver lo que la mirada objetiva, el ojo científico de las
ciencias sociales universales está viendo junto a la opinión pública
mundial: 1) Que el solo hecho de polarizar con la mayor superpotencia global
eleva el poder diplomático de Venezuela en forma exponencial.

2) Que nada más haber mantenido una votación dura superior a setenta países,
constituye el surgimiento y consolidación de un verdadero bloque
antihegemónico en el planeta.

3) Que la suma de la población de esos más de setenta países representa
cerca del 70% de la población mundial.

4) Que el candidato de Estados Unidos fue derrotado y tuvieron que calarse
otra opción, igual que les pasó en la OEA.

5) Que la maniobra imperialista fue desenmascarada y reconocida por los
propios representantes de Guatemala y Estados Unidos.

6) Que el liderazgo del presidente Chávez estuvo todo el tiempo por encima
de la diatriba diplomática y mediática y quedó ante el mundo como un
estadista histórico que representa la voz de miles de millones de personas
en todo el mundo.

7) Que ha sido denunciado con suficientes evidencias el carácter
antidemocrático del actual esquema de funcionamiento de la ONU.

8) Que la palabra Venezuela ahora se lee y escribe a nivel mundial con
mayúsculas: mayúsculo respeto, inmenso amor entre los pueblos y suprema
dignidad frente al resto de los estados. Es el mayor logro diplomático de
toda nuestra historia.

Todas y todos los que nacimos y vivimos en esta gran nación, debemos estar
orgullosos de pertenecer al gentilicio de la libertad. Bolívar nos la enseñó.
El tiempo de la vergüenza se acabó. Sólo una minoría asquerosa milita en
ella. Hemos emprendido el camino de la verdadera gloria. ¡Salve patria y
humanidad!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2146 veces.



Ildefonso Finol. Panorama

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: