La escalada multilateral contra Venezuela, tipo Libia

Las analogías con lo que pasó con Venezuela en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU sigue el mismo formato que el de febrero de 2011 con la Libia Socialista. Gran Bretaña, Francia, EEUU y México iniciaron la presión en Ginebra para expulsar a Libia por violación de los derechos humanos.

Para ese momento la Liga Árabe había decidido botar a Libia. Un grupo de derecha llevaba a Gadafi a la Corte Penal Internacional. De este lado Venezuela, algo tarde, en 2017 inicio su retiro de la OEA, la cual, de manera anacrónica, en 2018, a instancia de EEUU pretendió "expulsar" a un país que ya se había retirado.

Saquemos cuenta. Meses atrás, una directiva ilegal de MERCOSUR acordó suspender a Venezuela. Más adelante, conociendo el liderazgo bolivariano en la UNASUR, decidieron implosionarla, al igual que lo intentan con el ALBA y lo harán con la CELAC, organismo en los cuales no tendrían los votos para enajenar al país de Bolívar y llevarlo al Consejo de Seguridad. De hecho, el GLima, ha sido creado para esa baja misión, por ello el oxígeno que le dan. Ellos, hipócritamente, podrán oponerse a una intervención militar en América, pero aceptarían una "orden" de "intervención humanitaria" del Consejo de Seguridad, lo cual es la jugada que se cuece a través del CDCH y que promueven abiertamente los presidentes acólitos en cada discurso que dan en la Asamblea General ONU.

Al examinar los actores, europeos que promovieron y votaron la resolución contra Venezuela, son básicamente el núcleo duro que lo hizo contra Libia en 2011. En aquel entonces, con un conflicto bélico construido y con falsas noticias como el bombardeo de la Plaza Verde.

Para Venezuela usan como bandera un absurdo que choca en la cara de los europeos: la migración. Toda América, EEUU y Canadá está poblada de europeos y sus descendientes que huyeron de las guerras civiles y regionales y fueron acogidos con misericordia y generosidad.

La mediática occidental magnifica la emigración venezolana, pero no da cabida a la Operación Vuelta a la Patria que trae de regreso a personas que fueron explotadas en varios países suramericanos. NO hace referencia a la continua migración colombiana, de la cual jamás se quejó Venezuela. Igual que de la que en los tiempos de la Operación Cóndor llegó de la parte más austral de América. Los migrantes no desestabilizan. El mundo está lleno de múltiples nacionalidades huéspedes o residentes en uno y otro país.

Lo que desestabiliza son los bloqueos financieros y comerciales; el espionaje satelital, la imposición de modelos económicos a como dé lugar. Lo que desestabiliza son los golpes suaves, los magnicidios.

Y lo que causa todo esta puesta en escena de presidentes derechistas que olvidaron que son de América Latina (ya acabaron con el llamado GRULA en la ONU), es que los principios de soberanía, de que cada pueblo y gobierno administre y haga uso de sus propios recursos son contrarios a la expansión capitalista, al derroche de energías en países no productores pero mega consumidores.

La bandera de los desestabilizadores emigrantes podría detonar un nuevo enemigo par el capitalismo como lo fue el comunismo, luego el terrorismo, y ahora el "migracionismo". ¿Estarán conscientes los asiáticos, africanos y americanos que votaron a favor o se abstuvieron en el CDCH ONU de la bomba de tiempo que pusieron sobre su cabeza?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1410 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: