Conspiración en marcha

Desde este espacio hemos venido alertando, al igual que muchos otros compatriotas por diferentes medios, sobre los planes conspirativos que la oposición derechista abriga con relación a la contienda electoral que se desarrolla en nuestro país.

Conscientes como están, el imperio y sus lacayos criollos, de la imposibilidad de ganarle la elección presidencial al comandante Chávez y al pueblo venezolano que mayoritariamente le respalda. Y desechada la opción abstencionista que venían impulsando, entre otros, conspicuos conspiradores como Ledezma, Alvarez Paz, Oscar Pérez y Patricia Poleo, la prófuga, han optado por desarrollar una estrategia conspirativa, apuntalada en el poder económico y mediático de que disponen tanto local como internacionalmente, dirigida a crear una realidad virtual en la que efectivamente puedan ganar las elecciones del 3 de diciembre y que si los resultados electorales no le son favorables es por que se ha cometido un gigantesco fraude generado desde un poder electoral, en su perspectiva, poco confiable. Y, con ese abono, lanzarse a la calle, a gritar a lo cuatro vientos que hay que cobrar el triunfo que se les quiere arrebatar.

Como aderezo a tan burdo plan tienen concebida una táctica desestabilizadora montada desde varios sitios puntuales del país y que ya han comenzado a ejercitar con miras a ir calentando la calle, creando un ambiente propicio para su maléfica conspiración conspirativa.

Y decimos pretensión porque estamos conscientes de que el bravo pueblo, el gobierno bolivariano y la Fuerza Armada Nacional, sabrán responder como ha venido ocurriendo, con la contundencia y la reciedumbre necesarias para contrarrestar la conspiración que tiene en marcha el enemigo. Hay que estar claros, esta no es una oposición seria, democrática, laboriosa, con proyecto de país, ganada para transitar su “desierto” con dignidad y visión futurista. En esta oportunidad se la quieren ganar completa, los apremios de la diablada imperialista así se lo impone. Pues la fuerzas patrióticas, el gran pueblo que tiene cifradas sus esperanzas de cambio social en el proyecto bolivariano y en la propuesta del socialismo del siglo XXI están prestos para actuar según sean las circunstancias. Con un ojo puesto en el trabajo electoral, preparando las escuadras y batallones electorales y con el otro ojo puesto en la calle, en los cuarteles, en los medios, en las fronteras, etc., avizorando cualquier maniobra conspirativa.

Entre las maniobras que han venido desarrollando en esta etapa de calentamiento destacan las acciones que han promovido desde la Universidad del Zulia (LUZ) pasando por los apagones que se han suscitado en diferentes ciudades del país, las trancas automovilísticas que propician diariamente en la ciudad capital, las movilizaciones de buhoneros infiltrados de paramilitares en el centro de Caracas, los paros indiscriminados de transportistas, el asesinato de ciudadanos sin razones aparentes que los medios sobre dimensionan haciendo ver que son productos de la inseguridad desbordada. Y así muchas otras acciones delictuales por ellos propiciadas que pretenden presentar como reflejo de la crisis de ingobernabilidad y del drama social que, a su particular e interesado entender, acogota a los venezolanos. A todo esto hay que agregarle el desabastecimiento parcial de productos alimenticios y el alza puntual del precio de algunos rublos como consecuencia del acaparamiento y manejo especulativo de sectores económicamente poderosos.

Toda esta madeja manejada de manera sesgada, interesada, sobredimensionada por el aparato comunicacional de las grandes empresas mediáticas privadas que, por lo demás, se empeñan en invisibilizar la obra de gobierno del presidente Chávez y las manifestaciones de apoyo popular que este recibe a lo largo y ancho del país, es el sustrato que sirve de sostén a la conspiración que tienen montada. Y que internacionalmente aupan por los señalamientos que las grandes cadenas mediáticas internacionales y parapetos como la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) sostienen, en el sentido de que Venezuela se ha convertido en un santuario del terrorismo mundial y del narcotráfico internacional y es un país en el que no hay ningún respeto por los derechos humanos y en el cual se esta desarrollando una alarmante carrera armamentista

Ante este juego de ajedrez conspirativo en el que cada pieza tiene asignada su rol, no nos queda otra alternativa que mantenernos expectantes, preparados para cualquier eventualidad, e incluso la del intento del magnicidio o hasta la liquidación física de su sui géneris candidato presidencial, elemento en el análisis que podría explicar, por cierto, el porqué de la selección de un espécimen tan mediocre como el ungido de la diablada.

miguelugas@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3499 veces.



Miguel Ugas

Miembro de la coordinación nacional del MoMAC

 miguelugas@gmail.com

Visite el perfil de Miguel Ugas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ugas

Miguel Ugas

Más artículos de este autor