Trump y la caja de pandora

El triunfo electoral de Donald Trump ha terminado de exponer los males ocultos en la caja de  Pandora de la civilización occidental, descubiertos hace rato por los pueblos  víctimas  de todos tipo de agresiones “civilizatorias”   mas sólo presentidos o lejanamente divisados por los ciudadanos estadounidenses, canadiense y de la Europa Occidental atrapados en la red institucional urdida por el gran capital y sus dictaduras democráticas.   
Trump ha retado  a  la otra cara del estatus estadounidense. Ha desatado un tsunami de miedos nuevos entre ciudadanos acostumbrados a la violencia cotidiana inherente a los modelos dominadores de organización social impuestos  por el patriarcado  desde la época del esclavismo no pago.  

Trump  se ha convertido en una especie de encarnación del  mal. Ahora resulta ser el único misógino, racista, clasista y sexista en el imperio basado en el individualismo, la desconfianza, la explotación y hasta  el  exterminio  del otro. A pesar de ser el producto lógico de un sistema depredador a la defensiva, es cuestionado y temido por quienes critican  ese mismo sistema.

El triunfo de Trump tiene locos a miles de ciudadanos pro -estatus de ese y este lado del mundo quienes, inmersos en la farsa mundializada por los capos capitalistas, están más dispuestos a aceptar la pronta llegada de los extraterrestres, la transformación de la especie humana vía la robotización y la manipulación genética, los castigos divinos, etc. que el triunfo  político de un personaje como Trump, ubicado en el imaginario colectivo sólo como  millonario  excéntrico.

Sin embargo, no ocurre lo mismo  entre quienes sí saben lo que están haciendo y van a tratar de aprovechar este triunfo para sus propios intereses.

Si bien, en palabras de Chomsky,  Trump ha sido muy hábil  a la hora de incitar el miedo entre quienes habían perdido toda esperanza de mantener la supremacía blanca, tanto o más hábiles lo son quienes a lo largo de la historia han sabido  utilizar  el miedo  como elemento civilizatorio, persuasivo y justificativo de la violencia institucional.  

Así, las reacciones apocalípticas de figurones políticos y mediáticos norteamericanos y europeos parecen estar destinadas más a  justificar una mayor represión  en nombre de la libertad y la democracia que a agredir a Trump quien, además de ser caimán del mismo pozo,  tendrá que actuar dentro de límites establecidos por  la élite fina y los halcones.   

Finalmente, confieso que como ciudadana del mundo  me alegra tanto la pérdida de la guerrera Clinton como que Trump haya puesto al descubierto  ante los ojos asombrados de muchos  las contradicciones de  clase contenidas en  la caja de Pandora. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 973 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a237318.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO