Donald, el presidente que se merecen

En los Estados Unidos de Norteamérica han desfilado  por la pasarela del sueño americano  innumerables presidentes entre republicanos y demócratas, radicales, racistas, actores, malabaristas, daltónicos, fascistas, antisemitas, pornográficos, metrosexuales, fisiculturistas y lunáticos extremistas, pero en esta carroza de características donde usted señor lector, tendrá su mejor candidato, el que se lleva la corona por el perfil mas completo,  es indudablemente el mega candidato DONALD THRUMP. Lo reúne todo, un  pomposo apellido, un discurso agresivo, una inteligencia maquiavélica, una sinceridad espasmódica, una frialdad apabullante, un anti populismo evidente, un personaje oscuro a pesar de su brillante riqueza material que semeja al propio Lucifer y que personifica en su meteórica carrera hacia la presidencia de los Estados Unidos, lo que será la realidad futura de  un “YOU´RE FIRE”.

Solo un milagro evitará que el mundo tenga a semejante personaje representando a la nación mas poderosa de la tierra y por lo que veo en televisión, hasta los latinos, especialmente los mejicanos que lo votaron están  embelesados o imbecibilizados  por la personalidad de este vendedor de sueños hipotecados.

Todos sabemos que el presidente de EE. UU siempre ha sido la cara visible del poder imperial que gobierna al mundo,  cuyos hilos quitan o ponen demócratas o republicanos  en nombre de la “seguridad y la libertad” de los pueblos, la única diferencia  con  los  siglos pasados, es que en el 21 se levanta el mayor depredador que nos advirtieron nuestros antepasados desde Simón Bolívar hasta  Hugo Chávez: “Los Estados Unidos de Norteamérica parecen destinados  a plagar  la América de miserias en nombre de la libertad”.

Mientras las redes sociales, la Tv, el Jet Set, el facebook, el Twitter, el Instagram y todos los medios de comunicación mundial audiovisuales y escritos  están  ensimismados en el glamour de una inédita campaña electoral en el norte  entre matanzas de negros, matanzas de policías, terrorismo, naufragios, golpes de estado, refugiados, etc. por otro lado, se entretiene al mundo con discursos políticos que van y vienen , infinidad de premios de la farándula, unos conocidos y otros desconocidos entre bambalinas de vanidad,  que maquillan el caos social en medio de una campaña por la Casa Blanca, en cuyos escenarios debiese rezar la siguiente pancarta: “GOD BLESS AMERICA”



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2819 veces.



Elías Martínez


Visite el perfil de Elías Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elías Martínez

Elías Martínez

Más artículos de este autor