En blanco y negro

Traición

La vorágine del capitalismo está absolutamente al margen de la especie humana. El imperialismo está colocando al mundo en la senda de una guerra global contra la humanidad. La tendencia militarista con su crecimiento exponencial, sobre todo en EEUU tiene en sí mismo una amenaza global. La doctrina de "seguridad nacional" es el documento que define los principios estratégicos de la nación americana y es la referencia para conceptualizar la guerra global.

Esta intimidación es cada vez más explícita y más extendida. Estamos en presencia de un plan de liquidación de los métodos pacíficos para dirimir diferencias y controversias internacionales. La interminable cadena de antecedentes de la historia injerencistas de EEUU en el mundo, están enmarcadas en el apoderamiento de los recursos energéticos, la biodiversidad y el agua. (Sin apartarse del dominio geopolítico). Esta es la trama.

Los poseedores de estos recursos naturales, renovables y no renovables, están en Estados soberanos que han alcanzado avances a través de la participación y el protagonismo del pueblo en el ejercicio de su autodeterminación. Luego, la carencia de los recursos, indispensable para la vida y el funcionamiento de la maquinaria industrial imperialista, deben obtenerse a como dé lugar, incluyendo la autodestrucción.

Obama es prisionero de una lógica que le impide tomar decisiones en forma independiente. Aunque bajo el concepto de "guerra global contra el terrorismo", el discurso de Obama se alineó a la política guerrerista de su antecesor, George Bush, por eso el incremento en los gastos militares. La afición de EEUU por los gastos militares, tanto dentro como en el resto del mundo (872 bases militares, incluyendo 7 en Colombia), tienen como telón de fondo una de las crisis económicas más severas de la historia del capitalismo.

Venezuela está en el ojo del huracán imperial. De allí la decisión de los gobiernos de Colombia y EEUU de asentar bases militares en territorio neogranadino, lo cual hace que sea más explicito el escenario belicista. Nunca antes, en la historia militar del hemisferio, se había concretado una definición tan cruenta en el plano militar en esta alianza que traiciona a Bolívar. Una alianza militar cuyo componente busca dividir y agredir a América Latina y, en particular, a Venezuela con un pueblo que evoluciona hacia formas y propuestas que no cuadran en la lógica del imperio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1394 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: