Tiempo perdido hasta los santos lloran, seremos leyenda como arena entre los dedos

Cuando Nicolás Maduro asume el poder, se dedicó a deshojar la margarita, su eterna indecisión permitió que la conspiración que se nos venia encima, se fortaleciera, especialmente al darse cuenta los conspiradores, que la cabeza de gobierno y sus compañeros, aquellos mismos que gravitaron alrededor del Comandante Chávez, mostraban su incapacidad y su falta de coraje y visión ante la enorme conspiración sangrienta y desmedida planeada por el Imperio y sus aliados y que, el Comandante Chávez, les había advertido antes de morir, por lo que no pueden ahora hacerse los locos y decir este gobierno que no lo sabia.

Como cucaracha en baile de gallina, en vez de advertirle al pueblo desde el principio de la gravedad de los planes del Imperio en nuestra contra y las ordenes que le fueron dadas a los conspiradores, el Presidente Maduro se dedico a dejar que el tiempo pasara, ensayando una y mil ideas de cuanto amigo y “compañero”le soplaba” al oído, de asesores distinguidísimos, geógrafos metidos a planificadores económicos, politiqueros “protectores” del pueblo, pero además, confiando en quienes a todas luces demostraron desde antes de la muerte del Comandante Chávez, lo oportunistas, traidores y ladrones, incapaces e irresponsables con los dineros del pueblo y con las tares que el Comandante Chávez les encargaba; no en balde y en medio de su penosa enfermedad, el Comandante decide volver a lanzarse como candidato al darse cuenta que ninguno de los que le rodeaban serian capaces, esfuerzo que termino por acabar con su vida.

La lista es larga y algunos hasta se atreven a aparecer como ungidos escribiendo y hablando por los medios con su cara de tabla bien administrada, mientras dilapidaron los dineros asignados a Ministerios y organismos cuyas pruebas han desaparecido “misteriosamente” entre papeles quemados, los más irresponsables que no quieren asumir sus culpas por el fracaso de una cosa llamada Ministerio de Tierras, el INTI, misión emblemática pues de ello dependía la sobrevivencia, oigase bien, la sobrevivencia de este pueblo, de los grandes rebaños de ganado y de vacas preñadas que daban cualquier cantidad de litros de leche, al decir del Comandante Chávez todo orgulloso el pobre, mientras estos crápulas se burlaban de el y de todos nosotros, de las grandes pequeñas empresas a las que se le aprobaban grandes recursos, vía Ministerio de Industria Ligera cuyos punto de cuenta aparecían en televisión signadas por la “rabo e cochino” de nuestro Comandante y que muy pocas sobrevivieron las más murieron en el robo y la orgía del despilfarro.

Y son ellos mismos, los que ahora pretenden llamar al olvido al pueblo, mientras olímpicamente hacen uso para sus necesidades personales de los aviones del pueblo con todo y niñera, como si una madre o un padre no tiene que llevarse a sus muchachos a las colas para adquirir los alimentos, porque no tienen “niñeras” que les cuiden a los tripones, pero peor aun los que tenían el deber de proteger al Comandante cuando aquel golpe de estado, y que ahora reclaman cuando algún funcionario o exfuncionario se atreve a abrir la boca para condolerse de este pueblo que ha sido engañado y abusado en su buena fe tanto por los dos bandos.

El presidente Maduro tal parece que está esperando que nos caigan las bombas encima para develar el plan siniestro que ahora tiene el Imperio de Los Estados Unidos de Norteamérica y sus aliados los paramilitares Colombianos y mercenarios de todas partes del mundo que se encuentran preparados mientras el gobierno del asesino Barack Obama se inventa otra de vaqueros en contra de nuestro pueblo y nuestra patria.

Este cambio de planes, que por cierto no incluye a los escuálidos por petición de ellos mismos que ya tienen sus maletas preparadas para huir mientras los yanquis y paracos hacen la tarea, pues ellos no quieren estar aquí cuando eso suceda, pobres ilusos, pensando que todo quedara en manos de ellos cuando aquí ejecuten la matanza que se han propuesto, mientras tanto, el presidente Maduro, tratando de emular al Comandante Chávez de que al pueblo no se le debe preocupar y asustar por bagatelas, esta esperando que pase el tiempo y al cabo, seremos leyenda como la arena en el desierto, y de quien será la responsabilidad?, nos reímos mientras algunos compatriotas camaradas, defienden al presidente Maduro y sus Ministros y funcionarios, probrecitos, ellos no tienen la culpa, ¡SEÑORES! Aterricen, ¿o es que nos dejaremos matar sin siquiera tener la espada en la mano?

Si se enfrenta con decisión, ningún enemigo puede derrotar a un pueblo resuelto a ser libre y cumplir con su destino. No puede haber paz unilateral, tenemos que preparar al pueblo llano, ese que no sabe y que aun duda de la realidad de la amenaza de la nación desesperada y del pueblo más sanguinario que ha existido en la historia de la Humanidad: los EEUU de Norteamérica; nuestro pueblo que ve las guerras del medio Oriente y de los países incendiados y los pueblos diezmados, de los miles de refugiados que son muertos en alta mar ametrallados o bombardeados por los submarinos Europeos, cuando es el Imperio y los Europeos quienes han desbaratado sus países, este pueblo de La Republica Bolivariana de Venezuela que ve la guerra en otros países ¡tan lejana! A través de esa pantallita de televisión y que va camino a dejarse inmolar por indefensión.

Presidente Maduro se le acabaron las Margaritas, y a los oportunistas que se piensan que este pueblo es tarado o corto de memoria, a los escuálidos y disfrazados, ya les llego su hora, las mentiras tienen poca duración, el tiempo corre Presidente Maduro.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1905 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor