En blanco y negro

Socialismo II

La imponente filosofía socialista cada vez le recuerda a la humanidad que sí deseamos salvar a esta hermosa Tierra, el socialismo tiene la repuesta. El Eterno Chávez trazó: “El mundo tiene que ser del hombre, de la justicia, de la dignidad, de la igualdad, de la paz, y eso es solo posible en el socialismo”.

El capitalismo salvaje ha inoculado un miedo en el que los medios de comunicación social privados se hacen eco con frialdad mayúscula sobre la vorágine sin límites de éste sistema criminal y destructivo, y todo precisamente porque en el modelo del capitalismo salvaje “la mercancía es la célula económica de la sociedad capitalista”, cristalizó el Che.

Los recursos de hidrocarburos que la naturaleza en 400 millones de años tardó en formar en apenas dos siglos lo están agotando. De otro lado, la ciencia creó y generó mecanismo autodestructivos para exterminar el planeta varias veces en cuestiones de horas. Cualquiera debe comprender que el actual sistema depredador es insostenible y contrario a la especie humana.

Las siete bases militares que plantó EEUU en Colombia elevaron su total planetario a 872, algo que no deja de ser insólito y no guarda ninguna relación con ninguna potencia de ayer o de hoy, en otras palabras los gringos han invadido literalmente al Mundo, por lo que la tendencia militarista del imperio yanqui ha colocado a la humanidad en la senda de una guerra global. El número óptimo de fortalezas y guarniciones para una potencia imperialista aspirante a dominar el mundo se mueve entre 35 y 40.

Hay que echar a un lado las dudas, estamos ante un sistema capitalista autodestructivo de la naturaleza y de toda forma de vida. El imperio está amparado por grandes instituciones que le avalan su “legitimidad democrática”, entre éstas están la ONU, el FMI, el BM y OMC. En los próximos años se ventilan conflictos por el apoderamiento de los recursos energéticos, la biodiversidad y el agua. Este es el fondo del asunto. Entre tanto, continúan saqueando los recursos y obstaculizan nuestro desarrollo.

El gran objetivo del imperio es dividir y fraccionar los intereses comunes de Nuestraamérica con el agregado de una férrea lucha para contener el proceso revolucionario que marcha en Venezuela y está en el ojo del huracán, toda vez que este proceso socialista ha sido el punto de partida y palanca de los cambios latinoamericanos en los últimos años. La lucha por la paz y la unidad de nuestros pueblos es un imperativo de vida o muerte.

Los pueblos del mundo corren riesgos económicos, ambientales y bélicos, derivados de las políticas imperiales, pero en ninguna otra región de esta diversidad planetaria se ven tan amenazados los pueblos como en este hemisferio. Luego, la presencia de ese poderoso imperio estadounidense, que en todos los continentes y océanos dispones de bases militares, portaaviones y submarinos nucleares, sofisticados buques de guerra y aviones de combates modernos, portadores de toda clase de armamento, cientos de miles de soldados, y cuyo gobierno reclaman para ellos impunidad absoluta, constituyen la peor amenaza que ha vivido la humanidad desde su creación. Se trata de un sistema que se apoya en la constante apelación al egoísmo y los instintos más primarios de las personas.

Esta es la amenaza de Nuestraamérica. Estos planes van precedidos de multimillonarias sumas de dinero asignadas a las tareas de mentir y desinformar a los pueblos. Amenaza que se extiende a toda nuestra agraciada Tierra; la ciencia hoy día da cuenta de cómo el finito planeta Tierra está en un proceso de autodestrucción que prácticamente se hace irreversible. De ahí que el Socialismo sea la vía para resguardar y proteger toda forma de vida en un mundo sustentable.

Esta predica es como un arado en el mar, pero hay que insistir mientras haya tiempo y quienes crean que es una fantasía este ultimátum, que se desengañen y asuman la realidad que está consumiendo toda la humanidad, que por cierto, vive en un incontenible crecimiento y también en el corto plazo se hará menos sustentable. Los recursos cada vez escasean más.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1171 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: