En blanco y negro

Guerra sin fusiles

En 1989 con el fin de la Guerra Fría, William Lind y cuatro oficiales del Ejército del Cuerpo de Infantería de Marina de EEUU, titularon un documento: "El rostro cambiante de la guerra: hacia la cuarta generación". Empezaba a configurarse una nueva manera de intervenir en las conciencias de las personas a través de la seducción. En su definición técnica, "Guerra Psicológica", o "Guerra sin Fusiles", es el empleo planificado de la propaganda y de la acción psicológica orientada a direccionar conductas, en la búsqueda de objetivos de control social, político o militar, sin recurrir al uso de las armas. Los medios de comunicación social privados, todos en general, son portadores, sin lugar a dudas, de la malicia informativa.

En Venezuela los principales grupos del poder mediático, manejan casi todo el espectro radioeléctrico y los principales tirajes de medios impresos. Con asesoría desde Washington, la colmena de la comunicación es controlada por pocos lacayos imperialistas. Menos de 40 personas dominan más del 80% de los medios masivos de comunicación privados.

Recordemos que, América Latina, suministra el 25 % de todos los recursos naturales y energéticos que necesita el imperio. Además, sus pueblos habitan un territorio en el que se encuentra también el 25 % de los bosques y el 40 % de la biodiversidad del globo. Adicionalmente, es la zona que más oxígeno provee ( de la misma manera el 40 % del oxígeno del mundo) y la que absorbe una mayor cantidad de carbono, en razón de lo cual, y con sobrados méritos, se le denomina el "pulmón del planeta".

Con estos datos queda claro que Nuestraamérica no es poca cosa en la lucha mundial por los recursos y de ahí la prioridad estratégica de EEUU por asegurarse su control, cosa que hoy se le ha tornado algo complicado por los gobiernos revolucionarios que configuran lo que los ideólogos de Washington denominan el "eje del mal", o "el arco de la inestabilidad regional". Menudo descaro la de estos canallas para justificar acciones bélicas e injerencista.

Como parte de la guerra mundial por los recursos EEUU reforzó su presencia militar sobre todo en el establecimiento de siete bases militares en Colombia, y proyecta hacerlo en Panamá. Nunca antes un territorio sudamericano había alcanzado tal grado de injerencia militar de EEUU ni siquiera en plena Guerra Fría.

En América Latina se combina una doble estrategia militar: de un lado, obtener bases para efectuar operaciones militares de gran calado que permitan el control territorial de todo el continente latinoamericano y el despliegue rápido hasta Cabo de Hornos, disponiendo de la utilización de lo más avanzado en tecnología bélica (como aviones no tripulados, radares de gran alcance, sistemas satelitales de espionaje, etc.); de otro lado, el no usar las bases militares como en el pasado, con una gran presencia de tropas, sino acudir a los ejércitos locales (por ejemplo,. el colombiano) y a grupos de mercenarios y asesinos a sueldo, bautizados con el inocente apelativo de "contratistas". Países que se prestan para asesinar a sus propios hermanos, controlados por el imperio.

Por ejemplo, eso ha quedado claramente establecido en una de las cláusulas del vergonzoso acuerdo que firmó el régimen uribista con sus amos estadounidenses el 30 de octubre de 2009, en el que se les concede impunidad absoluta a los militares y mercenarios militares y administrativos que se desplieguen por el territorio colombiano (artículo VIII). Con ese pacto, aparte de haber endosado por completo la soberanía territorial de Colombia, EEUU ha establecido un protectorado militar por medio del cual "las autoridades de Colombia, sin cobro de alquiler ni costos parecidos, permitirán a EEUU el acceso y uso de las instalaciones y ubicaciones convenidas" (artículo IV), junto con el empleo de los aeropuertos del país, sin que las aeronaves y los buques de EEUU tengan que pagar tarifa alguna y "no se someterán a abordaje e inspección" (artículo VI).

Pues bien, en las próximas dos décadas EEUU requerirá 31 % más de producción de petróleo y 62 % más de gas natural, y NuestraAmérica es un líder mundial energético con sus vastas reservas petroleras y gas. La guerra contra Venezuela empezó hace tiempo, y es de "cuarta generación", el control está bien visibilizado por la acción maléfica de los medios de comunicación social privados.

No es difícil concluir en que el objetivo prioritario de EEUU es Venezuela. Estas acciones, es decir, la guerra mediática y sicológica, están impulsadas por grandes grupos de propaganda como CNN en el ámbito mundial, los canales privados y los medios impresos, entre otros, tanto internos como externos. La manipulación informativa y la malicia, las mentiras programadas y la desinformación son parte fundamental de los dispositivos de la "guerra de cuarta generación". No te dejes inocular mentiras informativas, ni mucho menos domesticar, en esta guerra sin fusiles, por ahora.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1469 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: