El gran depredador

De estirpe monárquica y conquistadora, es ambicioso, guerrero, explotador, racista y machista. En nombre de la providencia y de la mano invisible del mercado, ha convertido la tierra prometida en tierra conquistada.

Vive para acumular poder y dinero. Desarrolla tecnología militar, energía destructiva y complicados mecanismos mercantiles y bancarios para atender las necesidades insaciables de sus bárbaros engendros financieros trasnacionales. Expolia y explota recursos ajenos. Se alimenta de tierras, trabajo, sangre y talento de los no blancos, de los no anglosajones.

Amparado en el mito de su destino manifiesto, esconde sus orígenes e intenciones tras una cruzada mundial a favor de la libertad y la democracia. Desarrolla una parafernalia pseudo civilizatoria, anticomunista y antiterrorista, difundida mundialmente por sus medios comerciales, religiosos, educativos, de comunicación y de entretenimiento.

Promueve, crea y controla instancias de derecho internacional pero no se compromete con los derechos humanos, ni con los de las mujeres, los de pueblos originarios o los de la Tierra. Omnipotente y orientado hacia el crimen y la muerte, coloca sus juguetes bélicos en todo los rincones del mundo, invade países, arrasa pueblos enteros y destruye culturas milenarias.

Mantiene a la mayoría de sus compatriotas en la oscuridad a través del terror, la religión, la desinformación y la parrilla dominical. Sumerge a los más metropolitanos y a sus servidores en otras partes del mundo, en una corrosiva espiral de moda, consumo, deuda, obsolescencia, superficialidad y desperdicios. Todo ello encubierto por luces de neón y efectos especiales.

Pero el Gran Depredador está perdiendo los papeles, sus contradicciones lo están carcomiendo. Se ha quitado la careta. Le han salido rivales importantes y hasta sus aliados lo miran con desconfianza. Sus estrategias monetaria, financiera y bélica no están dando resultados. No obtiene riqueza suficiente de la destrucción y el caos, ni logra controlar lejanas regiones depredadas.

No se detiene. Es un enemigo sistémico, estructurado, fuerte y peligroso. Necesita recuperar su tutoría sobre los gobiernos y los pueblos de Latinoamérica para poder seguir luchando con tranquilidad por su hegemonía mundial.

Hay que conocerlo y entenderlo. Hay que enfrentarlo, no podemos dejar que se convierta en nuestra pesadilla. La tarea no es nada fácil, pero no estamos solos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1178 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a206677.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO