No nos vamos a dejar

Tantos y tan seguidos acontecimientos dificultan tomar distancia para justipreciar los cambios ocurridos en la cultura política de Venezuela a partir de 1989. Sin poder predecir en qué van a parar las amenazas imperialistas y cuál va a ser su impacto sobre el proceso bolivariano, me atrevo a afirmar que estos cambios, generados fundamentalmente por el rechazo a las condiciones de vida inaceptables, por las ansias de saber y actuar del pueblo, y por el estímulo y la capacidad didáctica del Comandante Chávez, no pueden sino profundizarse.

En estos años, la identificación inicial y emocional de la mayoría de los venezolanos con el líder del proceso bolivariano, manifiesta en la consigna "Con Hambre y sin empleo con Chávez me resteo", se ha ido enriqueciendo con el conocimiento de nuestra historia, la adopción masiva de la CRBV como guía de vida y las experiencias y enseñanzas teóricas de luchadores, intelectuales y comunicadores, nacionales e internacionales, comprometidos con el socialismo como única salida válida para supervivencia de nuestra especie y el planeta.

La mayoría - civil, urbana y empleada - se ha identificado con los obreros, los campesinos y los pueblos originarios. Los hombres se han solidarizado con las luchas de las mujeres. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, soporte fundamental de la unión cívico–militar, se ha ganado la confianza y el aprecio de sus pares civiles. Y en general, grupos antes aislados o marginados se han encontrado y han ido entretejiendo vínculos de hermandad.

Más aún y gracias a la ayuda involuntaria del imperio, el pueblo ha comprendido, con mayor o menor profundidad, el significado del imperialismo, de la independencia y de la soberanía y ha ido cayendo en cuenta que la posición de unos y otros en la sociedad no es producto de circunstancias individuales sino de las contradicciones propias del sistema capitalista.

Además el pueblo venezolano ha extendido su conciencia revolucionaria colectiva. Ha entendido la importancia de la ALBA, la CELAC, UNASUR y PETROCARIBE; de sus ancestros, de Bolívar, de Martí, de Fidel, de Evo y de Correa para el desarrollo de la revolución venezolana y para la consolidación de una Patria Grande comunitaria, digna y soberana.

Nos falta mucho, sí. Pero, nadie se equivoque, no nos vamos a dejar…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 949 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a204792.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO