Unidad, Lucha, Batalla y Victoria en la Defensa Integral de la Patria

La lucha es permanente. Desde aquel histórico por ahora del 4 de febrero de 1992, cuando el Comandante Hugo Chávez se convirtió en encarnación de las esperanzas de redención del pueblo venezolano acumuladas por más de 160 años, el imperialismo norteamericano a través de la oligarquía nacional, sus partidos políticos y medios de comunicación, desataron contra él ―y fundamentalmente contra la reivindicación del pensamiento bolivariano como salida frente al neoliberalismo― la más bestial campaña de desprestigio, la cual sería derrotada con la épica victoria popular del 6 de diciembre de 1998.

Han transcurrido 16 años del tránsito heroico de la Revolución Bolivariana, pero nunca han cesado, sino que se han incrementado los ataques del imperialismo y sus lacayos contra la decisión soberana del pueblo de construir una sociedad de igualdad, justicia y equidad: el Socialismo del siglo XXI.

Así, durante este tiempo a los y las patriotas nos ha tocado enfrentar el chantaje de la oligarquía en los primeros años del gobierno revolucionario, el golpe de Estado y el paro sabotaje del 2002 y 2003; permanentes intentos de desestabilización y de magnicidio contra el Comandante Chávez, como quedó evidenciado en el año 2004 con la detención de paramilitares colombianos; para luego transcurrir 8 años de “cierta paz”, hasta la desaparición física del Comandante Supremo en 2013, cuando el imperialismo asume que sin Chávez la Revolución Bolivariana terminaría y decide desplegar contra el gobierno del Presidente Nicolás Maduro todos los mecanismos de golpe de Estado que con éxito habían puesto en práctica en otros países (desconocimiento de resultados electorales, actos terroristas, guerra económica: acaparamiento, usura, contrabando), pero que en Venezuela son derrotados por la unidad, la conciencia de la mayoría del pueblo y la acertada conducción política del Presidente Maduro.

El imperio se juega todas sus cartas. Ante la incapacidad de sus agentes en el país agrupados en los partidos de la oposición, de derrotar la voluntad del pueblo venezolano, el imperialismo decide jugarse todas sus cartas en su obsesión de acabar con la Revolución Bolivariana, aprobando leyes de sanción a funcionarios del gobierno nacional (18Dic2014) y decretando a nuestro país como amenaza para la seguridad interna de los EE.UU (9Marzo2015), como preludio de una invasión militar a la Patria de Bolívar y Chávez, para intentar recuperar el dominio sobre nuestras riquezas naturales.

Unidad, lucha, batalla y victoria en la defensa integral de la Patria. En las actuales circunstancias de amenaza directa del imperialismo a nuestra independencia y soberanía ¿Cuál es la exigencia histórica que se nos plantea a todos los venezolanos y venezolanas que sentimos la Patria, y principalmente a los y las militantes revolucionarios? En primer lugar, entender que sólo la unidad y la movilización, sumada a la solidaridad internacional de los pueblos, puede frenar las intenciones de una acción militar directa del imperialismo; y en ello, asumir plenamente, en lo que a cada cual  corresponda, la defensa integral de la Patria en el sentido que está establecida en el Artículo 326 de la CRBV, en cuanto a que la seguridad de la Nación se fundamenta en la corresponsabilidad entre el Estado y el pueblo para dar cumplimiento a los principios de independencia, democracia, igualdad, paz, libertad, justicia, solidaridad, promoción y conservación ambiental y afirmación de los derechos humanos, que se ejerce sobre los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar. Es decir, que cada uno y cada una de nosotros y nosotras cumpla sus tareas eficientemente en el ámbito que le corresponda, así como participando activamente en las acciones que en este momento estelar determine el Presidente Nicolás Maduro.

El doble reto y más allá de las elecciones parlamentarias. Una de las estrategias de la contrarrevolución es intentar evitar la realización de las elecciones de la Asamblea Nacional de este año, para acusar internacionalmente al gobierno revolucionario de antidemocrático y así justificar la acción militar. Por eso, su realización constituye para nosotros y nosotras el doble reto de: efectivamente realizarlas y ganarlas de manera contundente; pero más allá: que quienes resulten electos y electas por las bases como candidatas y candidatos por el campo revolucionario, deben poseer la consistencia ideológica para ser garantía de lealtad en las luchas que como ejemplo para el mundo le esperan a la Revolución. En esto, el pueblo chavista ha dado suficientes muestras de madurez política; y por eso, la decisión del Presidente Maduro ―siguiendo al Comandante Supremo―de jugársela con las bases, es lo conducente; siendo lo más importante, asegurar la victoria desde el primer momento con una masiva participación en las elecciones internas, como señal al mundo de la unidad en torno a la Revolución y al gobierno revolucionario; y una vez tomada la decisión por las bases en cada circuito electoral, que todos y todas asumamos a partir de ese momento a quienes  resulten electas y electos  como lo que realmente son: las candidatas y las candidatos de Chávez, las diputadas y diputados que han de garantizar la independencia, la soberanía y la paz de la Patria.

 

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Chávez Vive! ¡La Patria sigue!

 

José “Chino” Martínez

José Gregorio Martínez

C.I.  7.926.679



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2857 veces.



José “Chino” Gregorio Martínez


Visite el perfil de José Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Martínez

José Martínez

Más artículos de este autor