La Gran Colombia vs la Pequeña Venecia: comentarios sobre la pobreza

Una carta del Partido Conservador de Colombia dirigida al presidente Santos, le pide “defender los derechos de los cinco millones de colombianos que viven en Venezuela”, los cuales están discriminados, según la agrupación derechista donde milita Andrés Pastrana.
Muy interesante esta inusitada estadística de un partido del establecimiento colombiano que nunca ha reconocido a esta población expatriada.

En estos días los medios neogranadinos se han abalanzado contra Venezuela, calificándonos de país inviable, desastroso y paupérrimo. Pastrana, durante su show injerencista junto a Piñera y Calderón, habló de “crisis humanitaria”, término que repite un tal Armando Montenegro en El Espectador, mientras voceros empresariales dicen que “Venezuela no vale la pena”.

Obviamente este movimiento de opinión forma parte del plan imperialista para restaurar su hegemonía en nuestro país. La tradición lacaya de la burguesía colombiana es histórica, desde la adhesión a la Doctrina Monroe del traidor Santander, pasando por la posición vergonzosa en el caso Malvinas, y el envío de soldados a Corea, Vietnam y Afganistán para pulirle zapatos a los marines.

Nada tan cínico y sombrío, como hablar desde Colombia sobre la pobreza en Venezuela. Venezuela supera ampliamente a Colombia en el Índice de Desarrollo Humano, y en el GINI, con la menor desigualdad en el continente, junto a Uruguay, mientras Colombia compite con Honduras ser el más desigual.

Debe estar muy enajenada (¿Proyección?) esa derecha colombiana para hablar de “crisis humanitaria”: ellos que son los culpables de más de 4 millones de desplazados, 30 mil desaparecidos, millones de refugiados regados por el mundo, fosas comunes, motosierras destripadoras de personas, “falsos positivos” y mil etcéteras. Lo que ha sufrido nuestro hermano pueblo colombiano es una Catástrofe Humanitaria.

Tomen nota patiquines: Venezuela alimenta a los “cinco millones” que viven aquí y otros diez millones en las franjas fronterizas. Saquen cuentas antes de vociferar. ¿Saben cuánto dinero ha fluido hacia allá en forma de remesas en 40 años? Remesas oficiales e informales.

¿Saben cuántos colombianos y su descendencia se alfabetizó en Misión Robinson? ¿Cuántos se han graduado en nuestras universidades públicas desde 1970? ¿Cuántas parturientas colombianas han atendido nuestras maternidades? ¿Cuántos se han operado en nuestros quirófanos y han auxiliado en nuestras emergencias hospitalarias?

Nuestro país lleva cincuenta años subsidiando la pobreza colombiana, y muchísimo más desde la llegada de Hugo Chávez que los trató como iguales, de manera que cuando se hable de pobres en Venezuela, deben anotar que de esos “cinco millones” de colombianos que –reconoce el Partido Conservador- viven en Venezuela, el 99% llegaron aquí huyendo de la miseria a que los condenó el sistema oligárquico imperialista. Si no lo creen, paséense por Petare, Ureña o Maracaibo. Una cifra adicional: 33% de los damnificados de las últimas vaguadas son colombianos; muchos ya recibieron su vivienda nueva gratuita, antes incluso que mucho nacionales.

En el fragor de su primera campaña presidencial, en medio de una situación tensa entre los dos países, el presidente colombiano Juan Santos afirmó: “ese mercado será nuestro”, refiriéndose a Venezuela.

Este artículo tal vez debió titularse El Virreinato de la Nueva Granada contra la Capitanía General de Venezuela. Ínfulas, patrioterismo, arrogancia e ingratitud con quienes les hemos abierto las puertas de nuestros hogares. Servilismo con el imperialismo yanqui que les quitó Panamá y los considera “base militar”, proveedora de carne humana y drogas.
Yldefonso Finol

Sólo la verdad histórica forma pueblos libres.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2112 veces.



Yldefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: