Guerra Asimétrica

“Para los que están preparándose para la guerra asimétrica, vaya el dato: el nuevo super bombardero norteamericano, B-2, conocido como Ala Volante, tiene el poder de diez aparatos F-16 y está dotado de 16 mortíferas bombas, cada una programada a un destino distinto, a un blanco diferente. Este juguete de los gringos no le para a los radares, el más sigiloso conocido en la historia de la aeronáutica y se da el lujo de no tener capacidad de defensa. Su autonomía es de 10 horas y su costo fueron 1.500.000 dólares. Tengo entendido que fue probado en Irak, cuando se pensó que Saddam Hussein se hallaba escondido en una granja, antes de ser atrapado. El B-2 destruyó todo alrededor del impacto. Sería interesante verlo combatir frente a 100.000 fusiles rusos.”

El insólito comentario anterior es nada menos que de Omar Lares, en su columna del diario El Universal del domingo 5 de marzo. El susodicho se jacta abiertamente del poderío militar norteamericano, asumiendo una execrable postura pro-gringa que, proviniendo de alguien que dice ser venezolano, da ganas de vomitar. El citado vendepatria parece creer, según su ruin comentario, que “los que están preparándose para la guerra asimétrica” se van a chorrear ante el avionzote gringo. Esa es la gran equivocación de todos los íííque venezolanos dedicados a conspirar contra el pueblo, que no han pegado una: su absoluta carencia de conciencia social y de identificación con el colectivo popular patrio les impide darse cuenta de que, según se demostró aquel histórico 12 de abril de 2002, a este pueblo no lo asustan ni cien bombas atómicas yanquis cuando lo que está de por medio es la soberanía y la patria.

Así, pues, señor Lares, su ridícula advertencia (o amenaza) nos pega y nos resbala: Venezuela se respeta aunque a usted no le guste. Nada mejor, para responder a su insultante, entreguista y despreciativo comentario, que citar aquí lo que escribió el Padre de la Patria (la nuestra, que al parecer no es la suya) a la Embajada de los EE.UU. ante un incidente diplomático acaecido en 1818 donde el Imperio pretendió hacer valer el supuesto poderío de dicha nación: “…protesto a usted que no permitiré que se ultraje ni desprecie el Gobierno y los derechos de Venezuela. Defendiéndolos contra la España ha desaparecido una gran parte de nuestra población y el resto que queda ansía por merecer igual suerte. Lo mismo es para Venezuela combatir contra España que contra el mundo entero si todo el mundo la ofende…” “El valor y la habilidad… suplen con ventaja al número. ¡Infelices los hombres si estas virtudes morales no equilibrasen y aún superasen las físicas! El amo del reino más poblado sería bien pronto señor de toda la tierra. Por fortuna se ha visto con frecuencia un puñado de hombres libres vencer a imperios poderosos.”

¿Qué más asimétrica que la guerra que culminó con la Independencia de Venezuela? Porque le informo, señor Lares, que aquella la ganamos, a pesar de que el Imperio Español nos superaba amplísimamente en poderío militar y en recursos de todo tipo. Si se diere el caso (como al parecer lo espera usted con ansia), tenga por seguro que detrás de cada uno de esos 100.000 fusiles rusos que usted menciona estará un venezolano (que usted no menciona) más que dispuesto a vender cara su vida por su país y por su libertad. ¿Usted haría lo mismo? Francamente, no lo creo. Generalmente, quienes se jactan de la presunta fuerza de otro carecen de valentía.-


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3935 veces.



Eduardo Santana Gómez


Visite el perfil de Eduardo Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: