¿A quién le conviene la guerra civil?

Más fácil imposible, la respuesta es al imperio que se las vio duras con nuestro comandante y su muerte significó para el pentágono un renacer imperial. Por todos los medios posibles el gobierno norteamericano busca la caída de Nicolás, presidente más que legal de la República Bolivariana. Y es que además le resulta fácil a los que huelen a azufre, ubicarnos como un pueblo forajido porque muchos de nosotros somos chavistas, lógicamente, cuentan en Venezuela y en el exterior con una suma de medios (musculo mediático mundial) en los que la ética murió hace mucho tiempo y donde cada trabajador, contribuye con el antivenezolanismo. Además el imperio cuenta con una cantidad de apátridas, verdaderamente desconcertante.

De manera que, los del bando de la derecha juran que tienen la razón y nosotros pensamos que estamos en lo correcto, por lo menos, los chavistas sabemos que así no se puede “salir” de un gobierno legítimo. Entonces es aquí donde está el peligro, de algo que ya hubiera pasado si Chávez no llega al poder hace 15 años, cuando la patria de Bolívar estaba siendo vendida al mejor postor. Así desaparecieron nuestra aerolínea bandera y hasta la CANTV fue privatizada, algo que querían para nuestra PDVSA, pero al trastocar Chávez el futuro, también detuvo una guerra civil que venía porque los pobres anunciaron con el Caracazo que no se la calaban más y así vimos como en los noventa se terminaba de hundir el famoso país proveedor confiable y confiado.

Pero la guerra civil se asoma de nuevo y parece que la lucha de clases, la está ganando el chavismo al no caer en una guerra por lo que los oposicionistas se quedaron solos y sus líderes convictos y confesos. No puede ser que sea tan importante para vivir de que partido eres; no puede ser que la política nos maneje y nos vuelva unos seres que odiamos al otro, sobre todo el odio opositor y esa cosa de creerse superiores. Es muy importante no vivir tan politizados y convertirnos en fanáticos casi religiosos donde matamos por creer tener la razón. Es esa violencia política, que se ha visto en los municipios de las personas que viven bien y donde no todas son de la oposición y pobre de un chavista si vive en esas zonas bien, será vejado hasta el cansancio.

Es así como, si no logramos la convivencia con estos diálogos de paz, sale ganando el imperio que es el que goza cada vez que muere otro venezolano, víctima de la violencia en la que ha caído una oposición que debe reconocer y lo hace al sentarse con Nicolás, que hay un gobierno legítimo de corte popular y que es además el legado de Chávez, para luego de su física desaparición, siguiéramos el rumbo impuesto por él, que no es otro, sino el del chorro petrolero para todas y todos y además sembrar el petróleo con todo y la guerra económica donde hoy en día, los empresarios tienen un desabastecimiento programado con las transnacionales como apoyo, para articular la caída de la primera pieza del domino, que es Venezuela. Al caer nosotros, que somos la génesis de la igualdad en Latinoamérica, caerá pieza tras pieza, nuestros aliados y todo el esfuerzo de mi jefe supremo y de todos nosotros, los de esta idea fabulosa del Socialismo Bolivariano, quedara en el olvido.

Debemos evitar la guerra civil a todo costo, porque ni los que colocan las guayas, ni los que las quitamos, nos merecemos la muerte por cuestiones de política, ¿es que acaso somos todos asesinos? Cambiemos el futuro como lo hizo Chávez. ¿Cómo hacemos para reconocer nuestros delitos? porque de que los hubo y los hay, no hay duda. DILE NO A LA GUERRA CIVIL, NO CONTRIBUYAS CON UNA INVASION IMPERIALISTA, CUIDA TU PATRIA, CUIDA A TUS SEMEJANTES, CUIDATE A TI MISMO.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1652 veces.



Jorge Osorio Rojas


Visite el perfil de Jorge Osorio Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a186303.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO