Capitalismo mafioso y lumpenburguesía

La caída de la Unión Soviética como guía del sistema socialista mundial trajo como consecuencia no solo el envalentamiento del capitalismo y el neoliberalismo sino que además dentro del país más poderoso del socialismo (Rusia) el podrido burocratismo se convirtió en eje del nuevo amanecer político económico convertido en mafias por sectores económicos los cuales a precio de gallina flaca y con el uso de testaferros no todas las veces se apoderaron del poder económico en combinación con un poder político derivado de estas circunstancias donde no solo se envió al cesto de la basura la ideología (marxista leninista) sino que además se conformo una administración pública corrupta como eje dictatorial para sustentar un régimen capitalista heredero de la gloria socialista y de su producción .Si bien en Rusia no se llega a los extremos chinos de explotación de la masa obrera si existen puntos coincidentes en algunos aspectos donde al final de cuentas el empuje de los obreros y campesinos se esconde para hacer ver que estos países acaban de salir a la palestra mundial con fuerza gracias al capitalismo.

Es natural que desaparecidos los sindicatos en época pre mafia capitalista los mecanismos de defensa del patrimonio socialista no tenían herederos ni defensores y de allí la facilidad con que los medios de producción del Estado pasaron a manos de estas pandillas en tiempos de repartición de la riqueza del pueblo. Es indudable que fue la corrupción y el burocratismo los catalizadores positivos para esta debacle donde el socialismo se convirtió en recuerdo.

En tiempos de tratar de revivir el esfuerzo , la pujanza y la justicia para los trabajadores se menciona el socialismo del siglo XXI el cual toma como base un país petrolero donde los vicios del subdesarrollo dependiente se han multiplicado más que reducirlos quizás tomando de chinos y rusos sus estructuras fundamentales actuales con poca capacidad participativa real y con una dirección de elite donde la filosofía aparece en lo político y en lo económico se rige por la oferta y la demanda tal cual lo indica la racionalidad económica capitalista donde el objetivo es el beneficio y la plusvalía. Sin embargo los beneficios no siguen las rutas normales sino que se diluyen en los bolsillos de ciertos burócratas aliados de una lumpen burguesía surgida en el proceso del capital burocrático generado por los corruptos que usan a ciertos personajes para administrar empresas. Pareciera que nuestro socialismo comienza como síntesis de lo que fue el socialismo científico o sea de sus cenizas como resultado de la distorsión sobreviviente.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1801 veces.



Antonio José Rivera Chávez


Visite el perfil de Antonio Rivera Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Rivera Chávez

Antonio Rivera Chávez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas