Advertidos estamos

Pildoritas 49 (Año V)

De que estamos invadidos, estamos invadidos, es algo que se ha venido diciendo y denunciando desde muchas fuentes, JVR en sus programas y escritos se ha cansado de decirlo y denunciarlo y lo grave es que la invasión no es de aquellos llamados indocumentados, que huyéndole a la guerra colombiana, se ven obligados a pasar la frontera buscando la sobrevivencia de ellos y su familia, ésos son inofensivos si se les mira desde el punto de vista de que no son alimentadores de la violencia física, sino que la afectación puede decirse se circunscribe a que cada persona, cada familia, representa un problema más para el Estado Venezolano y más cuando este es revolucionario y socialista como el nuestro, que ha de tener como uno de sus principios la caridad y la solidaridad, no en vano este gobierno se ha destacado por implementar acciones en beneficio de los llamado refugiados que de manera unilateral nos viene por oleadas desde la hermana Colombia y que al fin y al cabo forman parte de un programa que permite identificarlos y ubicarlos y que de alguna manera, sobre ellos se puede ejercer un control, la otra arista de la guerra en la que nos catapulta personas que devienen de los irregulares en pugna, sobre todos del sector paramilitar que lo único que saben hacer es delinquir, extorsionando, secuestrando, ejerciendo el sicariato, atracando etc., que es el pan de cada dia en nuestros estados fronterizos y que lamentablemente ya está minando casi todo el territorio nacional.

En el gobierno del inefable Uribe Veles se nos hizo saber a buena parte del mundo que supuestamente, la mayoría de los paramilitares, habían depuesto sus armas a cambio de una llamada reinserción a la sociedad, con atención del gobierno en tierra, créditos y otros, para que se convirtieran en personas útiles a sus familias y la sociedad.

Bien sabemos porque para nadie es un secreto que esa política no funcionó, por un lado porque el gobierno incumplió las promesas y por otro porque muchos de los paramilitares, no se acogieron a la misma y prefirieron seguir haciendo lo único en lo cual se sienten cómodos y en lugar de usar su fuerza de trabajo para la producción de bienes, la usan para la producción de muerte y como se saben objetos de control en su país porque allá están reseñados con pelos y señales, fotos incluidas, optan por traspasar la frontera de manera ilegal y van y vienen como Pedro por su casa, incrementando con sus acciones los índices de criminalidad que incluyen drogas, asesinatos por encargo, secuestros, extorsiones, robos a apartamentos, bancos., vehículos de transporte público, secuestros etc., hechos estos que bien sabemos no son típicos de la delincuencia venezolana que la hay, pero no especializados en dichos actos criminales.

Pregunto yo, ¿por qué el gobierno colombiano, que debe tener en sus archivos, la plena identificación de cada uno de los supuestamente reinsertados, no le entrega esa información a cada uno de los gobiernos que forman frontera con su país y así por lo menos permitir que se tenga una base para el seguimiento de quienes tal vez por falta de control de allá se nos vengan acá a cometer sus fechorías?

Así más de uno, de los que intentan ingresar por los puestos de control, podrían ser identificados y deportados, claro que bien sabemos que la mayoría lo hacen por los llamados caminos verdes pero con esa información en poder de todas las autoridades, fronterizas o no, sería más fácil identificarlos y por lo menos por esa vía evitar que cumplan su cometido de criminalidad.

Es un tarea bastante difícil porque quienes entran con esos objetivos y más cuando encuentran apoyo de funcionarios infiltrados y de una oposición desalmada, como sucedió en la finca Dacktari, lo hacen porque encuentran cupo en el área que más dominan, pero además consiguen terreno fértil y empleo casi seguro por parte de quienes, por un lado, están empeñados en salir de Chávez por la vía de la violencia y es como hemos tenido que enterarnos por noticias dolorosas de asesinatos de personajes que tienen una connotación especial, militares de alto rango, deportistas, artistas etc. por otro lado por quienes quieren mantener como filón explotable de campaña, los elevados índices de criminalidad, para gritar a los cuatro vientos que este gobierno es incapaz de resolver el problema de la inseguridad y que ellos sí lo van a hacer, en el supuesto negado de que triunfen el 07-O.

Los estados fronterizos son desde hace bastante tiempo y más desde que los enemigos de la revolución mantienen el poder, los territorios donde más han aumentado lo índices de criminalidad y entonces esa conseja de que es el gobierno nacional es culpable, se les cae, porque si ellos fuesen eficientes contra el crimen, no existirían los índices que registran las estadísticas y reseñan los medios todos los días; aquí en el Táchira no hay dia en que no aparezca uno o mas personas asesinadas por disparos de armas de fuego y júrenlo que esas muertes son muertes por encargo (sicariatos) y cometidos por criminales de nacionalidad colombiana, generalmente o casi seguro, exparamilitares que por cualquier suma matan sin contemplaciones, sin dejar huellas y es así como son más lo crímenes impunes que los esclarecidos, lo cual contribuye a alimentar las matrices de opinión de la contrarrevolución..

Trabajos de investigación sobran y todos concluyen en que el mayor porcentaje de criminalidad es cometida por irregulares de nacionalidad colombiana, muchos de los cuales se camuflan entre la gente como vendedores de frutas, lentes, estuches para celulares, música pirata etc., pero que en realidad son actores o puentes para la distribución de droga y otros ilícitos que incluyen muerte. Eso se ha denunciado, y no pasa nada, por lo cual la situación no es que sigue igual si que con seguridad, y como arma aberrante de campaña por parte del oposicionismo se va a incrementar, aquí y en todo el país. Advertidos estamos


yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1877 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: