"El mundo está más seguro"

Los países "grandes" se están quitando los enemigos de encima a punta de asesinatos, que cada vez son más descarados

Aquella operación que en principio llamaron Justicia Infinita le permitió a George Bush, hijo de tal palo criminal como es su padre, ampararse en el planificado y macabramente bien ejecutado derribo de las torres del WTC para que su país invadiera Irak, buscando unas armas que nunca aparecieron pero que sirvieron de excusa para ver a Sadam Hussein colgado de una soga.

A Obama, de distinto partido y diferente color de piel, no lo distingue, sin embargo, otra forma de imponer sus dictámenes en política internacional. Cuando sus soldados invadieron Pakistán, entraron a la casa de Bin Laden y lo ejecutaron en pijamas, llegó a decir que ahora "el mundo está más seguro".
Desde que cientos de árabes, airados por las indignidades de sus Gobiernos, se levantaron en la región norteña de África, los miembros de la Otan vieron en el revolucionario fenómeno la oportunidad de crear una crisis similar en Libia y salir así de un líder tan incómodo como Kadafi. Lo anunciaron y el jueves lo cumplieron. Con pasmosa exactitud y miles de víctimas de por medio, el mundo pudo ver nuevamente la macabra "justicia" occidental en acción.

Los Jefes de Estado de Irán y Siria están también en la mira y seguramente ya el Pentágono estará trabajando sobre el nombre de la siguiente operación. Como a cada plan le sigue un espectáculo, ellos acostumbran ponerle una etiqueta que suene a título cinematográfico. Ya no pueden usar "la guerra del golfo" ni "la tormenta del desierto", porque sería calichoso. Les vendría bien quitarse las máscaras de una vez y denominarla "las pirañas tras el petróleo"; sería más sincero. Al fin y al cabo, ese es el fin. ¿Cuántos muertos han tenido que poner Irak, Afganistán y Libia para que ellos alcancen su tétrico objetivo?

El mismo día que lincharon a Kadafi, llegó Chávez al país. Creo que es el único líder mundial que se atrevió a condenar abiertamente la andanada contra el dirigente libio. No fueron pocos los gobernantes "progresistas" que se inhibieron de pronunciarse antes. Ciertamente al hombre de la "revolución verde" lo precedía una fama bastante oscura. Pero luego que uno ha visto cómo se construyen y destruyen reputaciones a punta de infundios, acusaciones sin base y calumnias de todo tipo, de la mano de eficientes medios de comunicación prestos a las carnadas fáciles, todo aquel que tenga cierto sentido común y libre albedrío tendría que terminar preguntándose si realmente "los malos" son tan malos como los pintan, o si los que predican la libertad y la paz están autorizados a hacer la guerra en su nombre.

Chávez nos anunció el jueves que venía convertido en un hombre nuevo. Ojalá sea así. Deseamos de verdad que la contingencia de su enfermedad haya puesto al Presidente a cavilar sobre el valor de su vida, no sólo para sí mismo y su familia, sino para todos los venezolanos, los latinoamericanos y los indignados de todas partes, quienes sueñan con que algún día realmente llegue la justicia y los imperios asesinos no sigan pisoteando soberanías. Será entonces cuando realmente podremos dormir en paz.

mlinar2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1643 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor