Libia: El petroleo para sobrevivir

En los años 2001 y 2003, la alianza que conforman los Estados Unidos y Europa en la OTAN (Organización Del Tratado del Atlántico Norte), intervienen militarmente a Afganistán e Irak respectivamente. La excusa del terrorismo y la posesión de armas biológicas en uno y otro país, les otorga el derecho a decidir el destino de otros pueblos, el cinismo de la guerra provocada se convierte en el instrumento decisivo. Hoy continúan los combates, se derrocaron gobiernos y las compañías transnacionales manejan el negocio petrolero en esa zona del llamado Medio Oriente.

A comienzos del año 2011, la Organización de Naciones Unidas (ONU), emite la resolución 1973 estableciendo la zona de exclusión aérea en Libia y el gobierno de Gaddafi la cumple, sin mover sus aviones ni fuerza aérea que luego fueron arrasados por los bombardeos no tripulados de la OTAN.

La incursión militar de los Estados Unidos y la OTAN, se produce bajo con el argumento de la defensa de los civiles que estaban siendo reprimidos por las fuerzas de seguridad del Presidente de Libia Muammar Al Gaddafi, creador de los consejos populares basados en el libro verde.

Las bombas de la OTAN siguen cayendo en trípoli, capital de la República Libia, miles de asesinados, entre jóvenes, niños, mujeres y ancianos, quedan en las calles y casas de las familias de ese país.

La intención está claramente advertida: retomar el control político de Libia para manejar sus recursos económicos e instalar nuevamente las bases militares yankys eliminadas por Gaddafi. Las perspectivas económicas de Europa y los Estados Unidos solo serán positivas si obtienen los bienes que generen capital. Esos bienes están en los territorios denominados por ellos “del tercer mundo”.

L a gran crisis económica europea y norteamericana ha generado mucha desesperación en sus gobiernos, la violación de todos los derechos internacionales y las masacres a pueblos enteros, son transmitidos por, los medios de comunicación como justificados, mientras se violentan las soberanías e invaden naciones a nombre de la democracia.

El ataque a la residencia del embajador venezolano en Libia, demuestra que en última instancia las medidas nacionalistas del Presidente Chávez, el control de la actividad petrolera por parte del Estado venezolano y la repatriación de las reservas en oro a nuestro país que equivalen a dieciocho mil millones de dólares, no son aceptadas por las potencias occidentales que viven de las riquezas de otras naciones. No se puede dudar que La República Bolivariana de Venezuela está dentro de los planes de recuperación de los gringos y sus aliados que mantienen bajo amenaza a los estados que no se ubican en sus lineamientos internacionales.Los países del ALBA, ya se pronunciaron en contra de los atropellos que se han producido contra Venezuela.


orlandobalbas27@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1767 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: