Intuiciones de un viejo alegre

Hay una canción dolorosa, y no sé si desesperada, que comienza así: ¿Qué será de mí? Necesito pensar… Pues, parafraseándola, diría: ¿Qué será de nosotros? Necesitamos pensar… Porque lo que está en riesgo aquí no es el yo, sino el nosotros, ya que luce como razonable pensar que, donde no cabemos nosotros, no va a poder caber tampoco el yo. Y esto demanda por tanto un obligado cambio de mentalidad, porque, si no, la cosa pudiera hincharse… Y cuando la cosa se hinche, ¡hay dios mío, qué irá a ser de nosotros!

China sorprende. China es una pista de Fórmula 1 por la velocidad de los cambios: 10% promedio en cada carrera económica. Y pareciera el dueño absoluto de la pole position…  Y esa pista se comenzó a construir en 1978. Hoy en día es un pistón y pareciera que será de mil demonios. Los chinos fueron estratégicos, manejaron su inteligencia milenaria y sacaron a flote su dignidad. Crearon, para eso entonces a Deng Xiaoping, un presunto traidor… No, fue pura táctica que hízole salir la baba a Occidente por el tamaño de su mercado potencial. ¡Venga Occidente con sus golosos capitales y con su tecnología, aquí los esperamos amablemente, porque nosotros queremos salir del socialismo! ¡Vaya qué maniobra! ¡Vaya qué carnada le pusieron al mundo occidental haciéndole creer que iban hacia el capitalismo! ¿Y de quién sería esa genialidad tan desacomplejada? ¿De la inteligencia colectiva del Partido Comunista, o de la de Mao, el Gran Timonel. Pero fue bárbara. Y no hay que perder de vista que los chinos inventaron la vela. Que ellos saben navegar incluso en aguas procelosas. Cuando los yanquis entrevistaban a Deng (con la baba chorreándoles por las comisuras de los labios y con un nivel imperial de adulancia) las respuestas del pequeño chino contenían ironías sospechosas acompañadas de sus respectivas sonrisas. No eran enteramente complacientes. No, para nada, pero ellos lo amaban con devoción imperial: ¡Nada! ¡Ya China también es nuestra! presumo que vociferaban en Wall Street, pase de coca mediante. Pero lo cierto es que China hoy los tiene agarrados ustedes saben por dónde…  Y además, ya los neoliberales uña en el rabo pronuncian Marx y sobre todo (¡insólito!) diciendo que Marx tiene razón cuando afirma, por ejemplo, que “hay que obligar a que haya una distribución más igualitaria del consumo. Y eso lo tiene que hacer el Estado, casi seguramente, por la fuerza”, tal como así lo dijo uno venezolano de ellos que fuera incluso (y para colmo) otro de los autores intelectuales del Caracazo. Pareciera entonces que la realidad de la razón como que está venciendo. ¡Albricias, porque la lucha se haría menos enconada! Y no es revisionismo, es la fuerza de la razón histórica que vence dentro del concepto de lucha de clases, como su causa generatriz.

Y agrega este venezolano inteligente -que a lo mejor vive fuera de Venezuela por temor a ser imputado por el Caracazo-: “Las respuestas tecnológicas estimuladas por el mercado pueden llegar tarde para evitar graves daños sociales y medioambientales. La exagerada intervención del Estado para corregir desigualdades asfixia la aparición de soluciones que solo los mercados pueden generar. Y si son desatendidas, las fallas de los mercados pueden hacer el planeta invivible (…) Las ideologías rígidas no ayudarán a encontrar salidas. Hay que echar mano de todas las ideas, inventar otras nuevas y darle rienda suelta al pragmatismo y la experimentación. En el pasado la humanidad halló soluciones para problemas sin precedentes. No hay por qué suponer que no las volverá a encontrar”.
Sí, es lo que humildemente he denominado la “síntesis de todas las verdades”…  ¿Y no fue lo que genialmente hizo China, pues, y que hoy hace la Revolución Bolivariana?

Es verdad  que millones de chinos han salido de la pobreza para constituir una clase media que, si bien no posee la capacidad de consumo de la de Estados Unidos y Europa, dispone sin embargo de sus bastantes medios. Pero, sí esa clase media llegara a tener la capacidad de consumo de aquellos, ¿podría este mundo soportar con sus recursos un desarrollo de tal magnitud, habida cuenta que Estados Unidos, con apenas trescientos millones, casi acaba con él? Entonces, obligatoriamente, pareciera que hay que pensar en el nosotros. Pensar en el nosotros resultaría entonces el signo más característico de que somos humanos. ¿O sería mucho pedirnos?

Por otra parte están los vaporones menopáusicos por los que está pasando Europa. España con sus “indignados” ha hecho pensar a gente de derecha que ese modelo político y económico está agotado además de mostrar el deseo cada vez más manifiesto de los pueblos de empoderarse, de hacerse más y más dueño de su destino. Que ya el colectivo no puede darse el lujo de ser indiferente, glacial, dado que tiene ante sí desafíos debido a instituciones capitalistas que no son capaces de resolverles sus problemas por lo que han descubierto que deben asumir el protagonismo, debido a que, el capitalismo, satisface sólo determinados intereses que propiamente no son los del colectivo, obligando a la actuación de un nosotros ciudadano en la cuestión pública. Es reconocer, en fin, el fracaso de la democracia representativa.

A lo anterior se suma también lo de la libertad de prensa y el ejercicio del periodismo, hoy abiertamente hegemonizados por la alta burguesía internacional vasalla de Estados Unidos y los intereses sionistas, lo que hace que la prensa internacional no sea hoy nada más que un equipo de guerra para defender los intereses imperialistas que, en el fondo, se identifican con los privados de ellos mismos.
Son los casos The Sun y News of the World  que, bajo la inmunda férula del cocodrilo Murdoch dizque ejercieron ese digno oficio implementando el indecente negocio de estimular el morbo de sus lectores combinando escándalos sexuales y violentos sucesos, con nauseabundos artículos contra quienes podían desenmascarar, y perjudicar, sus intereses o los de sus amos políticos. Y que es de hacer notar que los gobiernos británicos, tanto conservadores como laboristas, han mantenido una relación casi carnal con ese imperio mediático por lo que nunca les ha importado su tendencia hacia un periodismo sucio, potingue. Y no es que tampoco sea esto exclusivo de los británicos, lo ha sido también de Alemania y otros. Pero es que no hay nada, que bajo el capitalismo hoy, no esté putrefacto.

Estas notas (lo aclaro) no fueron producto de una investigación solemne; fueron producto más bien de las intuiciones de un viejo alegre; de mis especulaciones que no sé si en este caso pudieran resultar (aunque fuera en algo) lúcidas. Lo que hice simplemente fue, entonces,  doblar grueso y largo, un periódico, y salir a cazar mariposas…


canano141@yahoo.com.ar


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2248 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor