A mis queridos compatriotas

Compatriotas de la República Bolivariana de Venezuela.

Compatriotas de América Latina y el Caribe.

Compatriotas Todos. 

Nos encontramos reunidos en este sublime y majestuoso  acto, para conmemorar el 5 de Julio de 1811; día de la Declaración de la Independencia de nuestra Patria Bolivariana.

Espero Compatriotas permitáis escuchar mi voz, para tributar culto de admiración a los ínclitos varones que se sacrificaron en la guerra de la independencia, la estampa más gloriosa que cubre a nuestros con-nacionales; para que hoy indígenas, afrodecendientes, blancos, negros y mulatos; gocen de sus derechos y plenas libertades.

El libertador Simón  Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacio, el hombre que llenó de laureles los campos de batalla. Su gloria jamás fue colmada de dulce emoción que lo conmoviera en los días venturosos y tristes del guerrero que peleaba en busca de la felicidad de la Patria. Sólo le producía la persuasión para que aquellos pueblos gozaran de sus derechos los cuales se encontraban sometidos a la férula de la ignominia y la esclavitud donde una pequeña minoría de mantuanos disponían abusivamente de la riquezas del país, por el mando del imperio español.

Fue esta una de las razones que inspiraron a nuestro Libertador para hacer valer la expresión de su Juramento en el Monte Sacro en Roma, en compañía de su Maestro Don Simón Rodríguez.

(Cito)”Juro ante usted, juro por el Dios de mis padres, juro por la patria, que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma hasta que no haya roto las cadenas que lo oprimen por voluntad del poder español” (Fin de la Cita)

Juramento que nuestro libertador hizo realidad al lado de sus fieles y patriotas soldados, quienes empuñaron sus espadas en defensa de las garantías sociales y que el libertador con su estrategia militar creara las condiciones para que próceres de aquella gesta emancipadora como el generalísimo Francisco Miranda, Juan Germán Roscio, Lino de Clemente y otros importantes  patriotas que lucharon por la causa independentista se plegaron a la Firma del Acta de la Independencia del 5 de Julio de 1811.

Esta gloriosa fecha permitió a los patriotas avanzar militarmente en grandes batallas de emancipación heroicas en defensa de nuestros derechos de soberanía. En otros lugares fuera del nuestras fronteras.

No fue una lucha de caudillos vulgares buscando en ella el engrandecimiento o logro mercenarios. ¡No! Esas fueron las más nobles y viriles batallas de soldados y pueblos oprimidos para levantarse de su seno para desatarse del ancla inmóvil del pasado.

Aquello no fue otra cosa que el soldado que dio un paso adelante cuando el peligro reclamaba voluntarios, para una misión en el campo de batalla como sucedió el 12 y 13 de abril de 2002, cuando nuestro pueblo junto a sus soldados salieron al frente (aquí debo destacar la actitud valiente y heroica del General en Jefe Jorge Luis Garcias Carneiro que con megáfonos en mano arengó a sus soldados y a su pueblo para rescatar de las manos de los golpistas y lacayos del imperialismo yanky a nuestro Presidente Comandante Hugo Rafael Chávez Frías) para restituir la constitución abolida por el dictador Carmona Estanga.

Los socialistas de hoy son los que contribuyen al mejor bienestar del pueblo Venezolano, con el compromiso en esta fecha en celebración a que cada, uno de nosotros seamos los próceres actuales y que construyamos un nuevo país, enclavado en la Comunidad Internacional, con la Bandera del Socialismo Fraterno. Ya respiramos el rumor sordo y confuso de un gran pueblo que se acerca; roses de tribunos, ecos de muchedumbres, gritos de victoria, estrépitos del volcán que estallan y ruidos que hacen tronar a viejas instituciones y desplomarse en el gran acontecimiento de la Revolución Bolivariana de Venezuela.

Hoy nosotros estamos viviendo el verdadero TRIUNFO DE LA LIBERTAD, EL TRIUNFO DE LA RAZON Y EL TRIUNFO DE LA JUSTICIA.

Nuestro pueblo se está coronando en las alturas, y sobre las cimas de esta Revolución con espíritu triunfante, bañado en luz como el angel de blanca vestidura.

Porque este pueblo y esta Revolución Bolivariana marchan con Dios a la cabeza y Dios no retrocede. Él le ha dicha a nuestro pueblo como el Indio de la Leyenda “ANDA” y andarás hasta la consumación de los siglos, a despecho de todos los retrógrados del mundo.

Tal es el fin infecundo de los reaccionarios, tal es la triste suerte de los que pretenden desconocer esta Revolución Bolivariana en su avance socialista que sería como si le bastara a un niño tender su mano para detener un tren en su marcha. Si compatriotas bolivarianos, compatriotas suramericanos y caribeños nosotros somos países demasiado jóvenes para morir de abyección.

Solo aquellos pueblos embelecidos y dominados por el Capitalismo son sometidos a la explotación y cuando indignados Dios de ellos tan serviles les marca la hora, entonces caen atónico como Roma al grito formidable de Alarico y la oleada de bárbaros que se estrellaron contra el Capitolio de Roma.

Nosotros no podemos morir así porque somos hoy un pueblo de esperanza y porvenir. Tenemos sangre de héroes, sangre India Americana que corre en nuestras venas y estamos dispuestos a derramarla y sabremos alzarnos formidablemente el día de los grandes sacrificios.

Un verdadero Revolucionario debe consagrarse en cuerpo y alma para luchar contra todas las injusticias y la corrupción, dijo el Che.: “La Revolución es para llevarla en el corazón para morir por ella y no para llevarla en los labios; y para vivir de ella”. Por lo tanto tenemos que atacar este flagelo de la corrupción que ha penetrado a este proceso.

Todos los que nos consideramos verdaderos revolucionarios estamos en el deber y obligación de combatir la corrupción sin contemplación, si callamos nos estamos solidarizando con quienes quieren destruir la marcha de esta Revolución.

Debemos alertar a nuestro pueblo para que no se deje confundir, porque lo que aquí sucedió en la IV República no fue tan poca cosa y en eso consiste el ideal de todas las almas revolucionarias y de todos los que aman la Patria Bolivariana.

En este país entre el pasado con todos sus errores y el presente con todo su esplendor, y entre la luz que alumbra y a la sombra que resiste, entre las ideas socialistas y las ideas capitalistas, la victoria no puede ser dudosa ni tardía, porque los triunfos de retroceso son momentáneos y efímeros ya que las ideas socialistas, brindan al mundo, bienestar y felicidad.

Por su belleza es la única que puede satisfacer los verdaderos anhelos de la humanidad; porque el capitalismo esta maldecido por Dios y por la historia, ya que el capitalismo es como una viruela negra que destroza el alma, el corazón, la mente y la conciencia se los pueblos libres.

Razón por la cual nuestro presidente Comandante Hugo Rafael Chávez Frías trabaja para defendernos de la voracidad de una casta inescrupulosa. Su lumbre de estadista alumbrará y fulminará sobre la podredumbre desolada de los tiempos, y el peso de su liderazgo y de su vida, refleja como el relámpago del Cata-Tumbo como el tropel de las águilas enloquecidas por el tronar de las trompetas, como las cabalgadas astrales del Apocalipsis.

Esta oposición jamás volverá a gobernar nuestra patria, porque solo la ignorancia de un pueblo puede reconocer la legalidad de una oposición irresponsable que nunca permitió que la clase humilde interviniera en el gobierno porque la oligarquía le había quitado el derecho de tener patria.

Nunca en la sucesión de los acontecimientos se han producido actos milagrosos, en la trayectoria en que han surgido las civilizaciones y en las tormentas donde se han cumplido las transformaciones sociales; se ha actuado en dramática y fecundas condiciones, porque ya no son los hombres son las ideas y las ideas no pueden extinguirse.

Debido a este milagro estamos obligados a andar por los mismo senderos de esta revolución para no dejarnos atrapar por quienes aspiran nuevamente volver al pasado, se equivocan hoy este pueblo está viviendo a plenitud ésta Revolución por lo que ya no podrá ser detenida.

Este pueblo esta lanzado luz al mundo en donde su máximo líder el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, lo vemos como el nuevo “Prometeo” Venezolano,  que está sembrando el progreso a todos nuestros pueblos para darle oportunidad a los pensadores, filósofos, letrados a aquellos sembradores de cultura.

El es capaz de todo lo grande porque lleva en su cerebro un mundo sublime y en su corazón un culto respetuoso al valor de los derechos humanos.

Hoy cuenta con un pueblo inteligente, heroico, que es como el griego en la antigüedad, es artista, es poeta y guerrero que tiene en su imaginación todos los rayos de luz en su pensamiento y que hoy ha posado en las Alas del siglo XXI.

Siglo bendito de la humanidad, siglo del progreso y de la libertad de la conciencia y efervescencia para la justicia. Estamos comprometidos a construir nuestro proyecto social solidario, justo sin exclusión en paz, en libertad y soberanía, no pediremos permiso a ningún imperio.

Lo vamos hacer bien y desde ahora empezamos porque, esta revolución triunfará y quienes la dirigen, somos hijos de Bolívar y Bolívar nunca fue cobarde ni traidor.

Viva Nuestro Libertador Simón Bolívar.

Vivan  Nuestros Libertadores.

Viva el 5 de Julio de 1811.

Viva La República Bolivariana de Venezuela

Patria Socialismo o Muerte Venceremos 
 


Rangeljuan1@hotmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3186 veces.



Juan Rafael Rangel Ortiz


Visite el perfil de Juan Rafael Rangel Ortiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Rafael Rangel Ortiz

Juan Rafael Rangel Ortiz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Oposición