¿Hasta cuando la humanidad va a calarse los irrespetos del imperio?

Nunca nos cansaremos de citar la definición que de eso que modernamente se denomina “El Imperio”, da el derechista estadounidense Lyndon Larouche (Economista, Físico Nuclear y ex candidato a la presidencia por el partido “Demócrata”), definición que adquiere relevancia, precisamente por no tratarse de alguien identificado con el socialismo.  Larouche sostiene, en esencia, que ese imperio es fundamentalmente inglés (“Angloparlante”, dice), seguido por su operador, el gobierno permanente de la ex República de los Estados Unidos. Lo de ex República representa, a su vez, la tesis del historiador, también estadounidense, Dr. Richard Dolan, quien considera incompatible el espíritu de una república con las prácticas internacionales de invasión y violación de los derechos humanos que tipifican el comportamiento internacional de ese país (en negrita las palabras claves para investigar en Internet). 

Irak, Libia y Afganistán representan, tan sólo, la última embestida imperial, pero hay quienes mencionan unas 36 guerras desde que  Abraham Lincon soñó con una verdadera república, que además sería modelo de eso que la humanidad denomina “la libertad”; es bueno señalar que en algunas de esas guerras han utilizado bombas atómicas, asesinando a  cientos de miles de civiles inocentes, con todos los efectos genéticos que tales armas  implican, mientras en otras han utilizado bombas mutágenas, cuyo efecto dura miles de años (caso de los defoliadores lanzados en  Vietnam), mientras en otras, como esta cuyo teatro es el Medio Oriente, término que – por cierto – subraya el egoísmo occidental, pues ese Medio Oriente no es otra cosa que el Sudoeste Asiático, en otras guerras – insistimos– no han vacilado en arrojar miles de toneladas de Uranio Sucio, demostrando, así, el mayor desprecio por la vida que pueda concebirse en ese ámbito absurdo e inhumano de las guerras… o de la guerra: esa única gran guerra fratricida del hombre contra sí mismo, a que pueden reducirse todas las guerras, en palabras de Pierre Teilhard de Chardin. 

Cuando uno analiza el caso de Libia, centrándose en la pregunta ¿Qué le han hecho los libios a la “civilizada” Europa o a la ex República de los Estados Unidos, para que se empeñen en asesinar a su pueblo?  ¿Será que de verdad les interesa que los países árabes sean verdaderamente libres?... Cuando uno analiza la manera como la “civilizada” Europa, a través de su OTAN, frente armado del neoimperio en ese continente y ahora EN EL MUNDO, bombardea a un pueblo que no les ha hecho absolutamente nada, no puede menos que recordar las intervenciones teóricas de los europeos en el establecimiento de los derechos humanos en el ámbito global, para concluir que esos derechos y la vida de los civiles les sabe a pus, por no decir otra palabra… 

Uno no sabe si el cuentecito ese del “error”, nos referimos a los asesinatos de niños y civiles inocentes por “error”, es una excusa, una mamadera de gallo o una burla cínica y descarada, al menos de que se dé cuenta de que a ese “error” sólo le falta una “T” al principio, la misma “T” de OTAN (Organización Tenebrosa Asesina de Naciones), para convertirse en TERROR. 

¿Y las Naciones Unidas?  Bien, gracias: desunidas… ¿Y el Consejo de “Seguridad”?  Pues cumpliendo bien su papel de apoyo a las acciones imperiales. 


savonarola01@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1706 veces.



Miguel Paz Bonells


Visite el perfil de Miguel Paz Bonells para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Paz Bonells

Miguel Paz Bonells

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a125518.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO