El golpe contra Venezuela es con armas HAARP (guerra geofísica)

No pudieron o se les fue al traste el golpe que EEUU pretendía llevar a cabo hoy contra Ecuador. Quiso matar tres pájaros de un solo tiro: A Correa, a UNASUR y al proyecto "revolucionario ciudadano" que se implementa en la hermana república.   

El gobierno terrorista estadounidense no da pie con bola y no pega ninguna en Latinoamérica. Y como no puede contra la sólida simbiosis cívico-militar de Venezuela, ahora pretende en su desesperación aplicar en toda su ubicua locura las armas climáticas o tecnología HAARP, con el fin de declararle la guerra geofísica a nuestro país.  

No es mera casualidad que en horas de la tarde y después de un tremendo calor en horas de la mañana, como por arte de magia, el cielo se oscurece de nubarrones, baja sustancialmente la temperatura…, y bruscamente se desata un torrencial aguacero con fuertes vientos y descargas eléctricas tempestuosas. Indicios, no hay dudas, del comienzo del efecto HAARP contra Venezuela.

Esta serie de anomalías y perturbaciones climáticas, sin ir muy lejos, comenzaron desde hace 10 años (deslave de Vargas), y se comenzó a aplicar con más intensidad el pasado verano (enero-abril de este año) hasta el mes junio. Todo ello, en el verano de este año y en vísperas de las elecciones parlamentarias 2010, en que se desataron los mil demonios con incendios por aquí y por allá, y por todos lados y en todas partes y por  toda la geografía nacional. ¡El culpable de los incendios y la sequía, fue Chávez!

¿Provocados, intencionales o fue algo desatado –por mano peluda— con fines desestabilizadores? Bueno, es como para pensar desde un sano juicio, que algo tan extraño y totalmente inusual y que no encaja en nada con el histórico de daños por ocurrencias naturales, obedezca a fenómenos del Niño o la Niña… No, esos fenómenos extraños no obedecen a la casualidad, sino a fines perversos y provocados por diabólicas fuerzas exógenas. ¿Guerra climática HAARP contra Venezuela?

Quién tiene la mano metida en esto, con qué finalidad se hace y a quién beneficia?

Hoy vemos con asombro que en muchas partes del mundo están ocurriendo desastres naturales que se salen de lo normal y no cuadran en nada con nuestro modesto entendimiento… Tal el caso de pavorosos incendios, lluvias torrenciales, desbordadas inundaciones, huracanes, tormentas tropicales, deslaves incontrolados, terremotos, tsunamis, etc.

Y eso en relación a Venezuela nos hace pensar que detrás de toda esa serie de anormalidades está metida la mano diabólica del poder imperial, con siniestras armas climáticas o arma HAARP. Algunos científicos afirman que “los militares al mando de este programa bien podrían poner de rodillas la economía completa de un país en pocos años y nadie comprendería nada

Dice Pablo Capanna: La modificación del clima, según el documento de la Fuerza Aérea de EE.UU. AF 2025 Informe Final, ‘ofrece al combatiente en la guerra una amplia gama de posibles opciones para derrotar o coercer a un adversario;’ sus capacidades, dice, se extienden a la provocación de inundaciones, huracanes, sequías y terremotos.

En el mundo entero es de todos conocido que en Venezuela hay un proceso revolucionario en marcha de tendencia socialista y eso, para el imperio de la iniquidad que ha profanado por más de mil años a este mundo, no es compatible ni es aceptado por ellos porque choca abiertamente contra su sistema abusador capitalista.

El imperio se dio cuenta de que no es necesario usar la fuerza militar contra aquellos países que no comulgan con sus prédicas capitalistas, y usa en su defecto la diabólica guerra climática HAARP para seguir aplicando el garrote contra los gobernantes que disienten de su modelo imperial. De manera, que Venezuela por tener un gobernante y un proyecto socialista en plena marcha, que es abiertamente antagónico al estatus quo tradicional y que en nada o casi nada se parece a ese modelo aniquilador del pensamiento crítico, con urgencia, hay que eliminar al brote virulento de visos sociales, y extirparlo a tiempo, porque sino derivaría muy pronto en carcinoma social que atentara contra el sistema explotador instituido.

Chossudovsky, en 2005, afirmaba que pruebas científicas recientes revelaban que el HAARP estaba en total funcionamiento y tenía la capacidad de  provocar posibles inundaciones, sequías, huracanes y terremotos.

Consideraba que “desde el punto de vista militar, es un arma de destrucción masiva que, potencialmente, constituye un instrumento de conquista capaz de desestabilizar sistemas agrícolas y ecológicos, de regiones enteras de una manera selectiva”.

A menudo, nos preguntamos qué tipo de pecado han cometido regiones enteras que, no sólo han de afrontar una teórica pobreza extrema, sino también la lucha contra elementos climáticos apocalípticos. A nadie en su sano juicio y con la información que nos dosifican, se le ocurriría pensar que dicha plaga meteorológica pueda ser deliberadamente provocada.

Sin duda, de todos los contaminantes que hemos sabido arrojar a la atmósfera en los últimos dos siglos, los menos publicitados son ciertas radiaciones electromagnéticas a las que algunos hacen responsables de las perturbaciones climáticas. La fuente más sospechosa de esas radiaciones se encuentra en Alaska y forma parte de un proyecto militar estadounidense. Se la conoce con la sigla HAARP“, según Pablo Capanna, en Rebelion.


joseagaporam@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4380 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: