Terror y Antiterror…

¿Qué es el terrorismo?…Una aproximación

“En España, la Inquisición utilizó los arrestos arbitrarios, la tortura y las ejecuciones contra aquello que percibía como herejías, pero el uso del terror -junto con la aparición de la palabra terrorismo- fue estandarte de los jacobinos, durante la Revolución Francesa; en el período conocido como Reino del Terror (1793-94) Robespierre abogó por el terror e hizo uso de él para alentar la "virtud revolucionaria". Para 1798, el término se aplicaba, de forma general, a cualquiera que buscara alcanzar metas políticas a través de la violencia y la intimidación. Fueron los jacobinos los únicos en utilizarlo de forma autorreferencial y con ellos nació lo que se conoce como terrorismo moderno; de ahí en adelante, la palabra -vinculada inicialmente al concepto de "virtud"- adquirió connotaciones negativas.”

                                            Tomado de: www.henciclopedia.org.uy

En una de las últimas visitas que realizara George W. Bush a Argentina, la periodista Claudia Korol concibió un artículo muy interesante publicado en Rebelión.org, que bien vale la pena citar in extenso, y vamos a hacerlo, dado que pone en su justo lugar la inversión de valores que implica la aplicación del calificativo de “terrorista” sólo a una de las partes implicada en todas las guerras, formales o no, declaradas o no, que se dan y se han dado en este mundo, claro está dependiendo de quién lleve la voz.

Los afganos patriotas que resisten la invasión de los Estados Unidos e Inglaterra, como quien dice la civilizada Europa, pues los británicos, se llevan como apoyo nada menos que a las Fuerzas “Especiales” de la OTAN, son denominados “terroristas” por los mismos que lanzaron Fósforo Blanco en Faluya, pero que califican a quienes resistieron en Francia, por decir algo, a las fuerzas invasoras nazis, como “héroes de la resistencia”… y por los mismos que saben perfectamente que esas fuerzas van a probar armas nuevas y a promover la economía de guerra, que constituye la espina dorsal, el gran negocio de casi todas las naciones belicistas, sobre todo hoy, en la aurora del nuevo siglo.

El pequeño Larousse no deja de pecar cuando define el terrorismo como “conjunto de actos de violencia cometidos por grupos revolucionarios”, aunque inmediatamente lo compensa, en alguna medida, cuando lo refiere, inmediatamente, como el “régimen de violencia instaurado por cualquier gobierno”…

Bien podríamos hablar, entonces, del “terrorismo de Estado” y del terrorismo como respuesta, pero todo depende, en lo que respecta a la justicia, de un análisis histórico y socio político justo,  que permita definir la causa verdadera, la causa profunda que desencadenó lo hechos y con qué fines.

Hay quienes sostienen que esta humanidad es una humanidad decadente y entrópica, aludiendo, como razón principal, eso que a nosotros nos parece tan normal: la guerra.  Toda  guerra es un acto fratricida, y generalmente quienes conciben y propician las guerras, para obtener sus fines perversos, no van al frente de batalla… ello hizo una vez exclamar a Pier Teilhard de Chardin, que verdaderamente no Abia existido sino una sola gran guerra desde el comienzo de la humanidad: esa del  hombre contra sí mismo. 

Queremos ver, en algún futuro que no intuidos tan lejano, dado que se están cerrando ciclos que sin duda van a implicar una expansión de la conciencia humana, para no hablar de cambios  telúricos y geopolíticos, expansión que debería conducirnos a un mundo sin fronteras y sin odio, es decir, un mundo en el cual el ego humano  se haya reducido a su mínima expresión.

Pero procedamos a la cita del extraordinario trabajo escrito por  Claudia Karol, que ella tituló “TERRORISTAS EN ARGENTINA”:

“Ha trascendido que un grupo terrorista está penetrando rápidamente la Argentina.   Ya operan en el territorio de nuestro país algunas de sus células de inteligencia, que preparan la llegada de otros integrantes, que no ingresarán por la Triple Frontera, ni por la llamada “ruta del narcotráfico” (la 34, que une Bolivia con las provincias del noroeste argentino), sino que piensan entrar por el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.”

“Los integrantes de esta banda terrorista, son responsables de los mayores crímenes conocidos en el mundo, algunos de los cuales fueron ejecutados directamente por ellos, y otros fueron activamente promovidos y financiados por esta red de alcance internacional, la más poderosa -por lo que se sabe hasta ahora- en recursos, armamentos, y en la disposición agresiva de sus miembros, en capacidad de ejecutar genocidios, invasiones, “misiones pacíficas” que ocupan y matan, golpes de estado, dictaduras, guerras bacteriológicas, campos de concentración, magnicidios…  crímenes de todo tipo, en proporciones inconmensurables, componen el historial delictivo de este grupo, cuyas víctimas son cientos de miles en todos los continentes. Una de las acciones espectaculares con la que se dio a conocer esta banda, hace ya 60 años, fue el lanzamiento de sendas bombas atómicas contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.”

“El único fin de este acto criminal era demostrar su capacidad de destrucción, asesinando a más de 150.000 “inocentes” de manera instantánea, como dicen, cuando uno no se refiere a objetivos militares, consolidando esa especie de chantaje nuclear que hoy ejercen como G8, impidiendo que nadie pueda poseer ni una sola de esas armas. Actualmente esta banda trasnacional ha consumado sucesivos genocidios contra “inocentes” en Irak, Afganistán, Palestina, Colombia.”

“Debido a su alto poder económico, construido sobre la base del pillaje y el saqueo de los lugares donde asientan su influencia, la banda ha logrado corromper a numerosos políticos y funcionarios que cumplen con tareas, como hacer leyes que garantizan la inmunidad y la libre circulación de sus miembros. Vale aclarar que este foco de terroristas no reconoce fronteras para su actuación, ni leyes, ni la soberanía de los Estados nacionales; tampoco aceptan la legislación ni las disposiciones del derecho internacional, ni las decisiones que pudieran surgir de ninguna corte penal internacional, pues ellos ajustan sus cuentas internamente, como suele suceder con todas las mafias, habiendo ejecutado, de  hecho, a uno que otro de sus presidentes y líderes.”

“Los integrantes de la banda terrorista, que hace ya varias décadas controlan el gobierno de un país que todavía se proclama occidental y cristiano, profesan una ideología fundamentalista y fanática, que difunden a través de cadenas televisivas que controlan, férreamente, la construcción de la opinión pública mundial.”

“No es posible dudar de la peligrosidad de esta red criminal, cuyo jefe actual es hijo de otro conocido mafioso, que dirigió con mano de hierro numerosos crímenes con los que se expandió la zona de influencia del grupo criminal.”

“Es el hijo de aquel otro mafioso, hoy jefe de la banda, quien se cree que podría ingresar a la Argentina en la primera semana de noviembre, con un ejército personal de custodios formados en las últimas guerras, que estrenarán armamentos de control y vigilancia en una ciudad que no podrá entonces ser feliz.”

“Organizaciones de derechos humanos, movimientos populares y otros grupos, han advertido del peligro que significa la llegada de este grupo, que según surge de la información que nos brindan fuentes calificadas, sería recibido por el presidente argentino y otros presidentes, que parecen desconocer el amplio prontuario delictivo de la banda. Estos movimientos, que convocan a una Cumbre de los Pueblos para enfrentar a esta auténtica amenaza terrorista, están alertando al gobierno y a los legisladores sobre los riesgos de otorgar inmunidad a los asesinos, favoreciendo la militarización del territorio en el que actuarán.”

“Es de esperar que quienes se han presentado en foros internacionales como defensores de los derechos humanos, y como parte de una generación que fue exterminada por obra y desgracia de estos grupos, cumplan ahora con el deber que les cabe, procediendo a denunciar y a detener a estos terroristas, si osaran pisar nuestro suelo, iniciando inmediatamente las acciones legales correspondientes contra sus miembros. De esta manera, la memoria no será solamente una pieza de museo, sino una lección viva y combatiente, digna de quienes la fertilizaron con su sangre derramada, que nos permita construir un auténtico y colectivo Nunca Más Sólo así será justicia.”  Claudia Korol es Secretaria de redacción de América Libre, en Argentina, y corresponsal de Adital.


savonarola01@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2271 veces.



Miguel Paz Bonells


Visite el perfil de Miguel Paz Bonells para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Paz Bonells

Miguel Paz Bonells

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a105182.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO