Reflexiones Sobre la Pandemia

Los pueblos del mundo, sobre todo los más pobres, estamos siendo víctimas de una bárbara guerra de exterminio de la que sólo se salvarán aquellos pueblos que tengan la firme decisión de luchar y defenderse de los aberrantes y sanguinarios enemigos, llámense imperios, capitalismo, empresas transnacionales y ricos contra pobres, contra las mujeres incluso contra las propias, como contra los viejos. Los interesados en ésta guerra de exterminio crearon un virus mortal: Coronavirus 19, que dejaron "caer por casualidad" y que ya se ha desplazado por todo el planeta dejando su larga estela de millones de muertos y otros tantos de contagiados. No soy especialista de la medicina ni científico. Soy más bien un simple y común ciudadano, víctima como usted de ésta terrible situación que nos está tocando vivir y que me ha obligado a reflexionar.

Esta situación obligó a todos los científicos del mundo, unos con buena intención, otros no, a buscar el medicamento, la vacuna para combatir el terrible mal. Por sus conocimientos científicos empezaron a buscar y en un relativo corto período de tiempo empezó a verse la luz de una posible repuesta con la creación de la o las vacunas salvadoras. Pero aquí se manifestó la guerra de los laboratorios y por una nefasta lógica comercial, para algunos de ellos, unas vacunas serían mejor que otras y por supuesto más caras. El que pueda pagar, posiblemente se salvará: un rey, una reina, un presidente o primer ministro de un país llamado del primer mundo, pero aún así, para muertos no hay garantía.

Quiero hablarles de mi experiencia para que al menos pueda escoger.

La vacuna no es la repuesta definitiva, no lo digo yo, lo dicen los mismos laboratorios: la vacuna no es garantía contra el virus, después de puesta la vacuna igual puede contraer el virus. Si yo hubiese tenido esta información exacta no me hubiese puesto la vacuna, pero la información no llega completa.

Las vacunas normalmente tienen efectos colaterales: diarrea, respiratorio, y otros. En Europa una de las vacunas produjo varias muertes hasta que al parecer fue prohibida. ¿Cuál es el punto? Con poca información yo me vacuné, porque pienso viajar. A los días de puesta la vacuna me dió una diarrea que después de más de un mes no para. Medicamente nadie me asiste porque creo que no hay los conocimientos. Y eso que , por falta de vacunas, no me han puesto la segunda dosis.

 

tumuzza@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 547 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas