¿Por qué SACVEN se opone a una ley socialista que defienda autores y público?

 

Es cuestión de clases sociales. SACVEN fue creada bajo la carátula de defender los intereses de autores y compositores, pero en sus estatutos sociales expresa claramente los intereses de clases que defiende, a pesar de las declaraciones hipócritas que puedan ser emitidas por algunos para engañar a las víctimas que pagan para tener un carnet que no los protege, no los defiende, y sólo está de parte de los que tengan capital. Veamos los detalles:

LAS CATEGORÍAS DE SOCIOS

En Sacven los socios pueden ser personas naturales o jurídicas (entiéndase empresas, ver artículo 3), y no están en una misma caja en iguales condiciones, sino que los derechos son para las compañías mientras que los deberes son para los penepén. Los socios se dividen en fundadores, activos, vitalicios y administrados. Los que fundaron la empresa ...perdón, la entidad, son socios vitalicios con todos sus derechos, pero el artículo 4 establece que hay socios de primera, de segunda y sin derechos. Para esa empresa disfrazada de entidad de gestión colectiva, los socios que tienen derechos son los que les generan dinero. El artículo 5 dice que los socios activos son “todos aquellos socios administrados que tengan, por lo menos, tres años de afiliación en SACVEN y en cuyo nombre se hayan generado ingresos superiores a tres salarios mínimos (todos los subrayados son míos).

Pero la junta directiva tiene privilegios especiales. (...) “excepcionalmente (...) podrá conferir la calidad de socios activos a aquellos socios que no cumplan con el primero de los requisitos señalados en el párrafo anterior, pero en cuyo nombre se hayan generado ingresos superiores a diez salarios mínimos”. Este es un artículo hecho a la medida para las corporaciones. Billete mata todo. Y el presidente de SACVEN tiene derecho a voto doble. Vale por dos el tipo, ¿no? ¡Y pensar que por eso le pagan!

LOS NIÑOS QUEDAN COMO LA GUAYABERA

El artículo 9 da los requisitos para ser socio: Los “menores de edad” no tienen derechos si no tienen permiso del representante, y de acuerdo al artículo 25, se niega el voto a “menores de edad” En síntesis, SACVEN desconoce lo establecido en la LOPNNA y el la Constitución, que reconoce los derechos de niños, niñas y adolescentes.

TIENES QUE ENTREGÁRSELO TODO

El artículo 10 dice que “La solicitud de ingreso será presentada ante la Junta Directiva. Cuando ésta apruebe el ingreso, el nuevo socio deberá suscribir personalmente un contrato de cesión de derechos a favor de la organización (...)” Esa cesión también se establece para los contratos. En vez de gestionar el dinero que corresponde a los socios, la entidad los sustituye y los sojuzga. La democracia participativa y protagónica no existe en esa entidad, en la cual la directiva tiene un poder feudal sobre los socios pobres, mientras se arrodilla ante las corporaciones transnacionales.

Léanse el artículo 15 de los estatutos sociales. Allí se consagra la rapiña por los ingresos de los socios.

LA TAJADA

El artículo 35, establece la tajada para los directivos, y no es fijada por la asamblea. Los bichos se pagan y se dan el vuelto. En virtud de su todopoderosa voluntad, SACVEN fija tarifas, decide cuánto le da a los autores, cuando les da, realiza negocios a nombre de sus socios y socias, y percibe ganancias multimillonarias por sus convenios con las televisoras y otras empresas, que no comparte con sus socios, en nombre de los cuales negoció. Cada uno de los directivos recibe una remuneración, y una dieta, pero además el presidente percibe gastos de representación. ¿Quién supervisa, quién controla el destino de semejante río de dinero?

EL CONFLICTO DE INTERESES

Las corporaciones son socios de pleno derecho de la “entidad” (recuérdese, son los que tienen más plata), y si se presentara un conflicto de intereses entre dos socios, uno pobre que compone y percibe una tontería por sus “derechos”, que son la mayoría, y una corporación, el socio activo es la corporación, por lo tanto la empresa (perdón... entidad) decide siempre a favor de la corporación.

Es uno de los restos de las organizaciones policlasistas de la cuarta república, donde el relleno es el pueblo, pero los protagonistas y beneficiarios de toda la boloña de dinero que perciben, son los directivos, esos angelitos, y las corporaciones que los mantienen allí, con los votos amañados de unos procesos electorales que ellos organizan y manipulan, en los cuales nunca se sabe quién ganó de verdad, pero que siempre consagran a la misma camarilla, pegada como garrapata en oreja de perro.

OBEDIENCIA A LA CONSTITUCIÓN DE TIEMPOS ESPAÑOLES

El hecho de sujetar los derechos de los socios a cuánta plata les producen es lo que demuestra que SACVEN es una empresa privada con fines de lucro, disfrazada de entidad de gestión colectiva, a la cual los socios tienen que cederle todos sus derechos. El hecho de condicionar el ejercicio de los derechos de las personas a cuánto dinero tienen, procede de los tiempos coloniales, y es una situación superada desde hace décadas en nuestro país, pero que se conserva en esa ultra reaccionaria “entidad de gestión colectiva”.

Si estuviera al servicio de los autores y compositores, tendría que trabajar en beneficio de éstos y rendirles cuentas por sus reales. El deber ser es que, bolívar que perciban los artistas, bolívar que se les debe depositar en una cuenta. Y las tarifas deben ser monitoreadas por el Estado para evitar la continuidad del robo perpetrado contra quienes de verdad verdad crean.

Naturalmente que un aparato chupador de dinero, con esas características totalitarias internas, no querrá una ley socialista y, en defensa de sus socios preferidos, los más ricos, las corporaciones, atacará con furia toda transformación revolucionaria. Para eso fue creada, para defender los intereses de los poderosos.

A UNA LEY BURGUESA CORRESPONDE UNA ENTIDAD BURGUESA

La Ley Sobre el Derecho de Autor de 1993 otorga el piso jurídico para la existencia de aberraciones como estas. Se encuentra completamente apartada del marco constitucional, y es “protegida” a toda costa por SACVEN, su hija, que tiene como misión proteger que todo lo que está escrito en ese bodrio legal se cumpla en beneficio de las corporaciones, con el fin de explotar a los autores y despojarlos de todo derecho.

Se niegan a la intervención del Estado y a que se establezca una situación de justicia porque si así ocurriera, perderían sus privilegios, adocenados por medio de medio siglo de extorsión legalizada, de servicios a los intereses oligárquicos de empresas transnacionales que no tienen patria ni nacionalidad, que sólo tienen dinero, y a él sirven, al igual que sus caporales, como SACVEN.


andrea.coa@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5967 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: