Cotidianas 2.0

Angostura:"ciudad de heroes y espantapájaros"

Que resuenen las campanas con desenfrenada algarabía, la vieja y noble Angostura del Orinoco celebra su cumpleaños. El maestro Lauro registra los acordes de su guitarra para regalarle un vals universal sin percatarse que Soto sustrae sus mejores notas para ponerle movimiento cinético a la luz y los colores del rio mientras Manuel Yánez, con su ingenua alegría, baja hasta el malecón para seguir esperando a su "viajera del rio" aunque Mimina le advirtió que aquí "todos llegan y todos parten, nadie retoma los secretos" porque sigue siendo "una ciudad de héroes y espantapájaros".

Aunque no se ha encontrado el Acta de Fundación en los repositorios documentales de Bogotá, Tunja, España, Santo Domingo o Venezuela, se ha tomado el 21 de diciembre de 1595 como fecha (referente) de la fundación de Santo Tomé de Guayana como capital de la Gobernación de El Dorado a orillas del rio Orinoco, muy cerca de la desembocadura del Caroní. Una ciudad que soportó varias mudanzas estratégicas. Sintió la resistencia indígena ante el avance colonizador. Sufrió el asedio de invasores holandeses, franceses, ingleses y brasileños combinado con las restricciones impuestas por España. Una ciudad que se hizo trashumante huyendo de la incursión destructiva de los espantapájaros de la colonia.

Ante la inestabilidad, el atraso y las limitaciones para la defensa de la ciudad, en junio de 1762, el rey Carlos III ordena la mudanza de Santo Tomé de Guayana a la Angostura del Orinoco. Se ejecutó la histórica mudanza y el 22 de mayo de 1764, el Gobernador Joaquín Sabas Moreno de Mendoza inauguró oficialmente el Fortín San Gabriel y se adoptó esta fecha como referente de fundación de la NUEVA GUAYANA, ANGOSTURA DEL ORINOCO. Conservando su jerarquía político-administrativa como ciudad capital. El 30 de mayo de 1846, el Congreso de la República, dando cumplimiento a un mandato del Congreso de Angostura, reconoció la trascendencia histórica de la capital de la Provincia de Guayana y decretó como nuevo nombre: CIUDAD BOLÏVAR.

Al caminar estos ámbitos lacerados de la plaza mayor de la ciudad, nos sumergimos en un punzante contraste de nuestra historia. Aquí comenzó la época más gloriosa de Bolívar, pero también cayó con gallardía y pundonor el General Piar. Aquí nació la república y adquirió dimensión real el sueño de la Patria Grande, la América Mestiza como una gran nación de naciones. Al otro extremo de la plaza, a un costado de la catedral, fue fusilado Carlos Manuel Piar, Libertador de Guayana, guerrero y héroe invicto

Esta Ciudad Bolívar con su trascendencia histórica, su incalculable acervo cultural y la majestuosidad de su Orinoco soberbio y surrealista. Con la magia de sus callecitas y su gente que cambia de ánimo cuando el rio crece. Esta Ciudad Bolívar que hasta "ayer era un puerto feliz" y hoy resiente el maltrato de burócratas soberbios, engreídos e ineficientes que se apoderaron de las instituciones y desconocen la esencia libertaria de esta Angostura que es "de todos y a nadie pertenece". Son los espantapájaros de la historia.

Que resuenen las campanas, Ciudad Bolívar está de fiesta y se esparce el aroma de la "florecita de sándalo desde la Casa del Congreso de Angostura" anunciando que por la calle Constitución viene bajando la parranda de los pescadores, entonando guasas de Alejandro Vargas, escoltados por un ejército de coloridos caballitos de San Juan…Que resuenen las campanas, Ciudad Bolívar está de fiesta…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1377 veces.



Darío Morandy


Visite el perfil de Darío Morandy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: