El agua en Cabimas es un negocio de mafias

La vida humana, animal y vegetal depende del vital líquido. El agua es un milagro de nuestra madre naturaleza y su uso ha acompañado la evolución de la organización social desde los tiempos ancestrales, incluso al observar la geografía nos encontramos con el detalle de que los pueblos siempre se han formado muy cerca de las fuentes de agua.

En nuestro país y específicamente en la historia vivimos la experiencia de la formación de los primeros asentamientos populares con la característica antes mencionada, el agua siempre estuvo, está y estará presente en la vida humana.

Había tradiciones como el uso de tinajas para conservar el agua fría y potable, en algunas zonas rurales se perforaban pozos para el uso doméstico, los animales y la producción agrícola.

La gente era muy sana porque consumían el agua con todas las propiedades naturales, incluso era consumida desde el grifo, la pipa y de cualquier rio o pozo.

Pero desde un tiempo para acá las corporaciones transnacionales como la Coca-Cola, pepsicola y otras convirtieron el agua en mercancía y está situación se contagio al extremo de que se hizo una propaganda feroz en contra del consumo del agua que llegaba por tubería y comenzó el boom de las embotelladoras.

Desde ahí en adelante comenzó el negocio de las embotelladoras de lo que ellos denominan "agua mineral" que no es mineral sino un vital líquido tratado con químicos que si, elimina bacterias y otros elementos pero también elimina los minerales que el agua suministra a nuestro organismo.

Así que con la mentira muchas empresas y comerciantes han hecho el negocio de su vida mientras fueron surgiendo nuevos métodos de robo como lo es el sabotaje y destrucción de todos los sistemas de tratamiento y distribución del vital líquido, algunos obsoletos porque fueron construidos en un tiempo histórico para determinado número de habitantes que hace mucho tiempo atrás fue superado, como lo es la estación F7 y todo el sistema de distribución en la ciudad de Cabimas, construido para una población estimada de 10 mil habitantes que fue superada en la década de los 80 del siglo pasado.

Para ese mismo sistema se han destinado importantes inversiones con el fin de adaptarlo a la realidad pero también ha sido históricamente saboteado porque algunos dueños de grandes extensiones de tierra prefieren colocar tomas clandestinas en lugar de perforar pozos, restando la cantidad de agua que debería llegar a la ciudad pero desde la misma hidrológica surgió una nueva modalidad de sabotaje para evitar que el suministro de agua llegue todos los sectores y crear el mercado de los camiones cisternas y las embotelladoras de "agua mineral".

¿Como ópera la mafia hidrológica? Cuando se instaló la acometida del sistema de distribución en el barrio el Golfito, la gente gozaba de un servicio óptimo hasta que algunos directivos de los condominios de residencias cercanas decidieron "pagar" a funcionarios de la hidrológica para que cerraran la tubería al barrio y así poder llenar los tanques de las residencias, está situación la aprovecharon los dueños de los camiones cisternas que encontraron la oportunidad de incrementar sus ventas.

De esta manera nació la mafia hidrológica, que se fueron convirtiéndo en dueños de flotas de camiones cisternas que pagaban a funcionarios de la empresa hidrológica para cerrar las tuberías.

Las embotelladoras son una modalidad que surgió hace algunos años, primero con las grandes empresas usaban nombres de manantiales, estás tenían publicidad en los medios de comunicación nacionales, luego comenzó el negocio de las embotelladoras que usaron durante años los botellones de vidrio que posteriormente migraron a plástico, supuestamente por razones de seguridad aunque está demostrado el riesgo de reproducción de bacterias que tiene el plástico.

Como han podido notar, mientras usted lee esta nota alguien que conocemos está padeciendo de problemas digestivos o afectado por alguna bacteria que la mayoría de los médicos no se ocuparán de investigar y alertar pero la verdad es que no estamos consumiendo el agua como lo hicieron nuestros antepasados.

Por lo antes expuesto es que hace algunos días señalé qué el alcalde de Cabimas y los concejales de su equipo forman parte de la mafia hidrológica porque aunque no es competencia del gobierno municipal el tratamiento y distribución del vital líquido, si es competencia del municipio la eficiencia y eficacia en la prestación de servicios públicos y actualmente la ciudad de Cabimas vive un estado crítico con el tema de la distribución por razones técnicas, pero en todos los gobiernos anteriores siempre tenían un plan de contingencia para llevar el vital líquido a las comunidades.

En lugar de un plan de contingencia al alcalde y concejales se les ocurrió la genial idea de aumentar los precios con anclaje al Petro del agua distribuida por camiones cisternas a 21 Bolívares la pipa y el agua supuestamente mineral de las embotelladoras en 5 Bolívares el botellón, aunque al final los camiones y las embotelladoras cobran por encima del precio aprobado por el alcalde y concejales porque en Cabimas no hay gobierno ni autoridad.

Sirva esta nota como alerta, denuncia y convocatoria para rescatar el gobierno municipal y ponerle punto final a las mafias, sean del color o tamaño que sean.

¡Por la refundación de Cabimas!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2055 veces.



Edwin Martinez Espinoza

Secretario General PPT Cabimas, Zulia.

 edwinmartinezespinoza@gmail.com      @edwinviene

Visite el perfil de Edwin Martinez Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edwin Martinez Espinoza

Edwin Martinez Espinoza

Más artículos de este autor