Prof. Henry David Montero Álvarez y su consigna pedagógica: leer, leer, leer …

I

Acaba de morir Henry David Montero Álvarez (Siquisique,1960-Barquisimeto,2022), nuestro coterráneo excelso en su bonhomía y labor intelectual como cronista oficioso de localidad, convirtiéndose en una especie de guardián de la memoria, el hacer y decir de cultores y personajes populares. En efecto, a través de su muro de Facebook recogía testimonios, construía textos breves y audiovisuales, exponía fotografías del otrora y comentarios de mucha enjundia sobre esa historia menuda de la cotidianidad moral y social, cuyo protagonista es el pueblo llano. De hecho, recorría la quebrada geografía del semiárido en esas funciones, para alegría de muchos de los abnegados trabajadores, hombres y mujeres que con su día a día tejen el tapiz de la historia patria, como dice don Mario Briceño Iragorry. En buena parte de la capital del municipio Urdaneta del estado Lara era particularmente apreciado por tal actividad. Amigo del conocimiento y la cultura. Comprometido con su comunidad urdanetense y por eso participó como candidato a la alcaldía en las elecciones de alcaldes más recientes, aún a sabiendas de su poca posibilidad de ganar, pero lo importante era motivar a la participación y la construcción común de un proyecto democrático alternativo.

En lo académico-profesional fue personal académico y de investigación ordinario del Instituto Pedagógico de Barquisimeto desde 1997 al actual 2022. 25 años de servicio, alcanzando la categoría de Profesor Agregado a Dedicación Exclusiva en el escalafón universitario tradicional; antes o paralelamente también se desempeñó como docente del Colegio Universitario Fermín Toro de Barquisimeto hasta que se vio obligado a renunciar por la dedicación exclusiva en la UPEL-IPB; allá como aquí fue responsable de asignatura vinculadas a la historia, sociología, filosofía de la educación y otras unidades curriculares de las ciencias sociales en las que se especializó en Rusia o antigua Unión de Repúblicas Socialistas, URSS en los primeros años de la década de 1980. Por eso sus colegas de la UPEL-IPB le pusieron el sobrenombre de "El Ruso" y él dijo una vez en una conferencia que dictaba el filósofo J. M. Briceño-Guerrero quien sostenía que los venezolanos éramos "mestizos a juro", entonces él replicó entre bromas y risas que él era entonces "Un ruso a juro".

II

El tal vez no estaría de acuerdo con lo que aquí ya se ha consignado en esta nota volandera, pero una de sus características más notorias como docente e investigador fue su inmensa capacidad de lectura (y comprensión lectora, sobre todo). Sabía "leer entre líneas" e interpretar el sentido de los contenidos tanto de gruesos libros de ciencias sociales como Sociología, Pedagogía, Filosofía y, en particular, artículos de opinión. Devoraba El Nacional, La Prensa, El Impulso o El Informador de Barquisimeto y se detenía en artículos que abordaran cuestiones de la realidad más inmediata y su diacronía contemporánea; sobre todo cuando éstas y otras publicaciones periódicas reposaban en la Sala de Hemeroteca del ya referido centro educacional. Allí en las páginas de opinión otro consuetudinario podía encontrar, eventualmente, al borde del texto que parecía más destacado escrita a mano y con letras mayúsculas la frase imperativa: ¡Leer …! En lo personal recuerdo la columna de EL Nacional titulada "A tres manos", donde varios intelectuales analizaban tópicos actuales, encabezados por Rigoberto Lanz, pero ahí compartían firmas como José Pascual Mora García, Puerta, Luis Pedro España, Alexis Guerra, entre otros.

También nos enteramos que no sólo escribía semejante exhortación en los periódicos del día, sino que a quienes fueron sus alumnos, recuerdan que en el aula de clases repetía la misma frase: "¡muchachos ¡deben leer, leer, leer!". Luego también podía decir, como de hecho nos lo comunicó personalmente alguna vez al descubrir nuevos temas y enfoques de investigación "Vale Luís, uno si es ignorante, je, je …"; y tal vez con ello nos seguía invitando a la lectura, al estudio y la investigación. El único medio de hacernos libres, decía, repitiendo o parafraseando al poeta José Martí, es la cultura; además solía ser muy crítico con la situación actual de Venezuela sin mayor sesgo hacia uno u otro sector en pugna, chavistas y opositores eran objeto de sus invectivas o también situaciones y personajes del pasado, porque considera que muchas de las interpretaciones que pretendían dar cuenta de eventos histórico-culturales determinantes o influyentes eran versiones distorsionadas, aunque consideraba que eso que otros llaman "La coyuntura" siempre es muy ardua de comprender adecuadamente y la hermenéutica de la misma es siempre una aproximación, nunca un conocimiento exacto, sino hipótesis plausibles.

Egresado con un grado de tercer nivel en Ciencias Sociales Mención Historia Universal y con particular énfasis en América Latina en la Universidad Patricio Lubunba en la entonces Unión Soviética entre 1980 a 1985, como ya se ha dicho, pero faltó agregar que la nostalgia por su tierra lo hizo regresar a su lar nativo y trabajó varias décadas en El Colegio Fermín Torro de Barquisimeto y hacia 1997 ganó un concurso de oposición para proveer personal docente y de investigación a tiempo completo en el Instituto Pedagógico de Barquisimeto, si la memoria no nos falla y ya le correspondía acogerse a la jubilación; alcanzó una Maestría en Docencia Universitaria en la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto y, por cierto, cursamos juntos varios seminarios del Programa de Doctorado en Cultura Latinoamericana y Caribeña de la UPEL-IPB entre 2013 a 2017, entre los cuales recordamos un curso de francés que pasó con 20 puntos; era dado al estudio de los idiomas, así como muy rebelde para soportar la disciplina de ciertos profesores que creen que en el V Nivel atienden un pre-escolar y abandonó un curso de semántica cultural o algo así; su proyecto de tesis doctoral versaba sobre la obra del filósofo mexicano Leopoldo Zea, una incursión desde la perspectiva fenomenológica-hermenéutica en el pensamiento latinoamericano, cuya conclusión se llevó in pectore.

Finalmente, otra anécdota de El Ruso fue que una vez nos sorprendió que vendiera "Tribuna Popular" aquí en Barquisimeto y Siquisique, el conocido boletín del Partido Comunista de Venezuela del que ya él no era militante, sino socialdemócrata o algo así; se lo comenté y me dijo "Vale Luis, este periódico siempre trae buenos artículos para analizar críticamente la realidad actual"; por otra parte, lamento no haber hablado más con él sobre su experiencia como estudiante en Rusia, aunque en uno de los últimos congresos de enseñanza y docencia de la ciencia de la historia que el Dr. Reinaldo Rojas realizara en el Instituto Universitario Jesús Obrero, IUJO, sede Barquisimeto, destacó que la economía de la URSS siempre era precaria, había grandes colas para adquirir víveres y demás cosas cotidianas, lo recordó en esos años cuando Venezuela vivía los peores momentos de la actual crisis, que dicho sea de paso ha mejorado mínimamente.

En fin, muchas cosas se podrían decir de nuestro amigo El Ruso, tal vez otros de sus colegas más cercanos puedan rememorar la vida de un educador y promotor cultural y social que estos días que lloramos su partida inesperada, tal como lo manifestábamos en su sepelio, ya que siempre hizo el bien y más allá del lugar común al apagarse su existencia terrena, el Instituto Pedagógico de Barquisimeto pierde un gran talento humano, bien formado intelectualmente, de buen talante democrático, de actitud siempre abierta al diálogo y que carecía de odios y rencores; de hecho, personalmente, varias veces discutimos agriamente y se podía molestar en el momento, pero al concluir el evento académico o la reunión informal, no pasaba nada, el trato era el mismo. ¡Grande Henry! Por estos días habrá que buscar y leer tu Trabajo de Grado de Maestría sobre currículo oculto y otros ensayos, o retomar tu sugerencia: leer, leer, leer. Que la tierra le sea breve. Gracias por existir.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 921 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: