Cuento o razón

¿Es la mentira el pan nuestro de cada día?

El periodista tuvo que hacer una diligencia a Porlamar y regresó luego a su casa, donde lo esperaba su perro Pipo en el portón del garaje, moviendo la cola y con la alegría de siempre, al verlo regresar contento y sano. Esperó que pasara, estacionara el carro, se bajara y se sentara en una silla de dicho espacio, para reposar un ratico, para luego preguntarle, como en efecto lo hizo:

- ¿Juancho cómo te fue y cómo está Porlamar?

El periodista acarició su perro y como pensando "ya va a empezar con la preguntadera", le respondió:

- Me fue bien, Pipo, afortunadamente, pues las cosas que iba a realizar las hice más rápido que lo que pensaba, y en cuanto a Porlamar, la ciudad marinera de Margarita, jamás se parecerá aquel lugar que alabaron poetas y cantores, por sus paisajes marinos y sus calles y su gente valiosa. Porlamar es otra cosa ahorita y no la quieren recuperar ni como ciudad comercial ni mucho menos como la gran ciudad que alguna vez tuvo Margarita y de buena fama no sólo en nuestras fronteras sino fuera de ellas. Porlamar es un despojo de todo aquello que algún día fue y que se ahoga ahora en su mar contaminado.

El pero oyó y manifestó: "Por otra parte, Juancho, ¿qué es para ti la mentira? Que por aquí cerca he oído hablar de ella".

El periodista, se rascó la cabeza, observó a su perro y señaló: "Te voy a parodiar el Padre Nuestro y decirte que es el pan nuestro de cada día, pues la falsedad tú la puedes ver en todas partes de una u otra manera, hasta en las cosas que menos crees, ahí está la mentira, como hierba que crece en un terreno fértil, que la cortan por una lado y por el otro crece. No es fácil ser sincero en una sociedad en la cual vivimos y más aún cuando los menos que debieran estar metiendo embustes, son los primeros que caminan por los senderos de la ficción, engañando a la gente, o sea al pueblo. Pero mejor dejemos esto hasta aquí, Pipo, porque el tema no es fácil y me deprime".

Pipo entendió y corrió hacia el portón a conversar con su amigo Yey que se había asomado por ahí, mientras que el periodista sacó su celular para leer los mensajes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 859 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: