Cuento o razón

De aquella ciudad marinera y comercial

El periodista Juancho Marcano junto a su esposa salieron rumbo a Porlamar a realizar ciertas diligencias, mientras que el perro Pipo, se quedó en el portón del garaje observando el carro hasta que se le perdió de vista, luego se echó bajo la sombra de los helechos y ahí se dispuso a esperar impaciente, como todo perro casero, a sus dueños.

Después de hacer aquellos asuntos en la ciudad marinera y capital comercial de Margarita, los esposos regresaron a casa y ahí estaba Pipo, como si hubiese esperado un siglo por ellos. Una vez que Juancho se había desocupado, el perro aprovechó para preguntarle:

- ¿Juancho cómo te fue y cuéntame cómo es esa ciudad de Porlamar?

El periodista que deseaba leer las últimas informaciones y sobre todo el caso del profesor desaparecido y asesinado en forma horrenda, respondió a su perro: "Te cuento Pipo que me fue bien, pues fuimos atendido rápido en una oficina pública y compramos ciertas cositas comestibles y salimos también ligero del supermercado. En relación a la ciudad te digo que Porlamar es una ciudad grande y de mucha referencia en Margarita, pero ya no es la misma de antes, ahora luce otra fachada y hasta triste".

¿Y cómo era antes esa ciudad, Juancho?

- Esa ciudad antes era una ciudad marinera, rodeada de un mar imponente y vistas bellas, que eran inspiración de poetas, músicos y cantantes, y cuna de grandes hombres, como el escultor Francisco Narváez y así una serie de personalidades que dieron lumbre y brillo a ese lugar.

Tiempo después se le llamó la ciudad comercial de Margarita, pues ahí floreció un comercio que en su tiempo atrajo muchos turistas y hasta hizo crecer y cambiar a la ciudad de forma desproporrcionada y anárquica. Pero ya eso todo cambió y ojalá que un futuro tomen en cuenta su identidad y Porlamar vuelva a parecerse lo que un día fue una gran ciudad que fue acogedora para sus habitantes y los visitantes.

Pipo oyó tranquilo al periodista y viendo que éste estaba inquieto por leer las noticias del día, decidió no hacerle más preguntas y se echó a un lado de él y éste empezó a leer en su celular.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1519 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: