Cuento o razón

Monólogo de una mata de mango en diciembre

"Aquí, en el conuco del periodista Juancho Marcano, y bajo las caricias y los besos de esta regadera celestial que vino hoy a visitarme en la mañana, voy a lanzar mis palabras al viento y ojalá que el amigo eco las coloque donde debe ser y ahí, alguien las oiga, y las tome en cuenta, en estas épocas decembrinas donde nace el Niño Jesús y se da inicio a un año nuevo, sobre el cual se tejen muchas esperanzas y sobre todo para los seres humanos, pero no para nosotros los seres vegetales que le damos oxígeno, flores, sombras y frutos.

Y como estamos en diciembre, se nos antoja pedir, pues no podemos seguir sufriendo las terribles consecuencias que hombres impíos cometen sobre nosotros, que hasta nos causan la muerte, bien por dejarnos morir de sed o bien porque con sus machetes o hachas asesinas, acaban con las matas sin piedad ni compasión y sin comprender nuestro dolor que como todo ser vivo, sentimos en lo más profundo de nuestra savia que corre por dentro de nuestros tallos y troncos.

Por eso pedimos o que sientan respeto por nosotros, pues somos parte del mismo ecosistema, en el cual todos somos importantes en esa interrelación para poder vivir y más aún en armonía y que cada quien entienda su papel para ayudarnos mutuamente y entender que todos somos hijos de Dios y por tanto si los humanos se jactan de que quieren a Dios deben querernos a nosotros, pues los mismos hombres cantan que somos obra de Dios, pero hacen sus himnos, para cantarlos solamente, pues no cumplen con lo que dicen sus letras.

Pero al parecer estoy hablando mucho y no he pedido lo que más quiero, que no es más que solicitarle a los seres humanos que en vista de todo el daño que se ha hecho al medio ambiente, es hora de sembrar bastante árboles para el bien de la humanidad, y si por un motivo justificado hay que sacrificar un árbol, siembren diez para reparar el daño que han cometido al asesinar al árbol antes dicho.

¿Qué quiero entonces? Que nos quieran bastante, que entiendan la importancia que tenemos para la vida humana por todos los beneficios que les brindamos. Por tanto pedimos en este diciembre, todo lo bueno para nosotros y a los humanos, le deseamos: Felices pascuas y un próspero año nuevo".

PD: Este articulista se despide hasta el año que viene. Felicidad para todos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1183 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: