Manifiesto de Cumaná

El almendrón centenario sí tiene dolientes

A los distinguidos amigos del Planeta Tierra

"Es necesario que lleguemos a un sentir ecológico profundo, colectivo, verdaderamente responsable". Celestino Flores (2015)

En vista de la situación controversial de los objetivos del "Gran acto de desagravio: Defendamos el almendrón centenario", convocada por la sociedad plural: las organizaciones ambientales "no gubernamentales", cultores populares, profesionales de diversas áreas, líderes comunitarios, emprendedores turísticos, vecinos del Área de Interés Histórico y activistas de los derechos humanos y animales -en medio de una inusual y extraordinario operativo policial-, se expresó el repudio por el "ecocidio" realizado al árbol ubicado en las inmediaciones del Teatro Luis Mariano Rivera de Cumaná.

A continuación un manifiesto en defensa de nuestro histórico ecosistema, en el entendido que esta iniciativa lleva implícita la idea de abrir un debate, el cual consideramos de notable interés para todo el país, por tratarse de la particular relevancia del sistema ambiental, por sus respectivas connotaciones ecológicas, todo ello como parte integral de la unidad patrimonial de la ciudad de Cumaná.

Queremos que este manifiesto se proyecte sobre esta realidad de nuestra propia vivencia dentro de un espacio histórico-cultural-ambiental llamado ciudad de Cumaná. Pues, enfatizamos, que el "ecocidio" de un árbol de almendrón centenario de Cumaná, Venezuela y el Mundo, mantiene su vigencia y vigor como escenario natural, como fuente inagotable de vida y como escenario de biodiversidad, para el logro de un estado de plenitud ecológica de la humanidad requiere y espera, definitivamente, la mano amiga, constructiva, solidaria, conservacionista de todos.

A LOS DISTINGUIDOS AMIGOS DEL PLANETA TIERRA

Por la imperiosa necesidad de que se conozca con prontitud nuestra denuncia, nos vemos obligados a dirigirnos al ciudadano Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, a la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, a la Fiscalía General de la República Bolivariana de Venezuela, a la Comunidad Local, Regional, Nacional, Continental, Mundial y a los distinguidos amigos del Planeta Tierra, en vista de las situaciones del atentado que se ejecutó contra nuestro histórico árbol de almendrón centenario de Cumaná, con la complicidad de los entes oficiales "rectores" tanto de la política ambiental del país como de la política urbana local de la ciudad de Cumaná.

En vista del infeliz desprecio por la naturaleza del cuerpo directivo de la fundación "Teatro Luis Mariano Rivera", nos vemos obligados a dirigirnos a Venezuela entera, al bravo pueblo del Estado Sucre y, específicamente, a los nobles habitantes de la ciudad de Cumaná.

Lo expresado no interesa solamente al especialista; por el contrario, creemos que interesan al ciudadano común, al usuario de la ciudad, a todos los que disfrutamos de ella o la sufrimos. Porque he aquí, una ejemplar manifestación de las carencias culturales, cuando no indiferencia, con la que actúa la Gobernación del Estado Sucre, la Alcaldía del Municipio Sucre del Estado Sucre y el Ministerio de Eco-Socialismo y Agua o Ministerio del Ambiente.

MARCO JURÍDICO

Tales acciones vejatorias a nuestro histórico árbol de almendrón centenario de Cumaná conducen a presumir que las diligencias oficiales están orientadas a profanaciones aniquiladoras del espacio activo de la ciudad, puesto que han realizado reuniones con esa elite política dominante, junto a los funcionarios involucrados en el "permiso de corte", para deshonrar el mandato conservacionista de los siguientes guarniciones legales:

  • El Plan de la Patria 2.013-2.019, como Ley de la República (Gaceta extraordinaria nº 6.118) consagra "la defensa y la protección de la naturaleza y la vida". Por lo que asumimos el quinto objetivo histórico por su significado para el pueblo y para la humanidad.
  • El articulo 129 (título III, capitulo IX, Derechos Ambientales) de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela señala que "todas las actividades susceptibles de generar daños a los ecosistemas deben ser previamente acompañados de estudios de impacto ambiental y socio cultural…"

Se supone, entonces, que existe un marco jurídico apropiado para su resguardo y protección de nuestro histórico árbol de almendrón centenario de Cumaná.

NUESTRA RESPUESTA

Creemos que estamos en un momento histórico que exige el cambio de la formalización histórico-cultural-ambiental, basado en un profundo cambio social, que rompa abruptamente con la imperante de hoy día. De allí, que en relación con el atentado que se ejecutó contra nuestro histórico árbol de almendrón centenario de Cumaná, con la complicidad de los entes oficiales "rectores" tanto de la política ambiental del país como de la política urbana local de la ciudad de Cumaná, respondemos:

  • La Gobernación del Estado Sucre, la alcaldía del Municipio Sucre del Estado Sucre, el Ministerio del Ambiente, parecen, no solo, estar muy confusos con la importancia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999); sino, también, por el alcance del Plan de la Patria (2013-2019); los cuales expresan un marco jurídico apropiado para su resguardo y protección. Es decir, expresan un mandato bien concreto y prácticamente indeleble, contrario a la manipulación vergonzosa y a la trampa ideológica que supone "el ecocidio" de nuestro histórico árbol de almendrón centenario de Cumaná.
  • También, vemos con preocupación que se recurra de manera consistente al servil expediente de sujeción al yugo de una elite política dominante y demás funcionarios interesados en el otorgamiento de ese "permiso de corte" de nuestro histórico árbol de almendrón centenario de Cumaná, cuando se trata de llevar adelante, presuntamente, lo necesario en torno a la protección del ecosistema de la ciudad de Cumaná. De esta forma se desconoce, bajo fundamento de atávico sometimiento mental, las potencialidades de nuestras propias instituciones con competencia técnica y mística conservacionista local, regional y nacional.
  • Para nosotros es inaceptable la profanación nuestro histórico árbol de almendrón centenario de Cumaná, puesto que está ligado al registro de especies de aves, cuya existencia residente o migratoria, sin la menor duda, está referida a la potencialidad del espacio que se ofrece en forma natural, como posibilidad de refugio de notable seguridad.
  • Nos permitimos alertar sobre la violencia acometida contra nuestro histórico árbol de almendrón centenario de Cumaná por parte del cuerpo directivo de la fundación "Teatro Luis Mariano Rivera" de iniciativa desarrollista depredadora dispuesta a convertir el espacio ecocida, hoy condenado por la Ley Orgánica Penal del Ambiente, se vienen impulsando en los antros de una elite política dominante para satisfacer la supuesta "máximo valor estético y visual del teatro", donde esa actitud forma parte del fariseísmo desarrollista que hoy pondera lo originario del "poder del pueblo" para alienarlo y manipularlo en una supuesta mejor calidad de vida de los cumaneses.
  • Son evidentes los perjuicios que con perversidad social y política se vienen ocasionando a Cumaná y de consumarse el "corte definitivo" de nuestro histórico árbol de almendrón centenario de Cumaná se consumará la acción más anti ecológica contra la misma ciudad. Estos daños serían, al mismo tiempo, contra la sociedad venezolana, continental, mundial y planetaria.
  • La comunidad de la ciudad de Cumaná necesita nuestro histórico árbol de almendrón centenario de Cumaná como espacio de amortiguación esencial, como centro de oxigenación, además de los valores educativos y escénicos, contra cuya destrucción trabajamos de manera permanente, como resultado de una lucha social consecuente y sostenida hace 26 años, de la cual nació de manera simbólica su existencia legal como "patrimonio ecológico de la ciudad (1995)".
  • Una vez más nos permitimos destacar que la sociedad plural, las organizaciones ambientales "no gubernamentales", cultores populares, profesionales de diversas áreas, líderes comunitarios, emprendedores turísticos, vecinos del Área de Interés Histórico y activistas de los derechos humanos y animales, estamos en pie de lucha contra la supremacía depredadora fuertemente amparada en la venalidad gubernamental, para dejar vívida constancia de que el pueblo está de pie y de que el equilibrio natural es un derecho inalienable de la vida en este planeta.
  • Al parecer, al cuerpo directivo de la fundación "Teatro Luis Mariano Rivera" no le interesa que existan los árboles, los pájaros, que los niños deben salir al parque. No le interesa el olor cuando cae la lluvia. No saben que para los jóvenes, para los niños, para los ancianos, para los obreros, para la inmensa masa humana, es la única razón de ser de la ciudad.

ACUERDOS DE LA JORNADA DE MOVILIZACIÓN Y RECHAZO:

De consolidarse estos perjuicios serían, al mismo tiempo, contra el quehacer estético –al servicio del ser humano y la naturaleza-, frente a la miscelánea "decorativista" de los presuntos "artistas" de la junta directiva de la fundación "Teatro Luis Marino Rivera", deshonrando un hacer estético proclamante de libertad por su carácter subversivo del arte y ser manifestación de las potencialidades del ser vivo. Por lo cual acordamos:

  • Primero: Constituirnos en plataforma permanente de alerta frente al crimen ambiental: Comité de Defensa.
  • Segundo: Instar la investigación legal de responsabilidades penales, administrativas, laborales y disciplinarias, contra quienes resultaren culpables del ecocidio.
  • Tercero: Exigir la destitución preventiva e inmediata del cuerpo directivo de la fundación "Teatro Luis Mariano Rivera".
  • Cuarto: Solicitar de los organismos competentes, que se obligue a los autores intelectuales y materiales del conjunto de daños ambientales producidos en la ciudad de Cumaná, a acometer programas de reforestación y cuido de nuestras flora y fauna.

"Llamo humano lo que está más en la naturaleza, lo que está más cerca de las primitivas impresiones". Simón Bolívar (1826).

"Dejémosle a nuestros hijos luces en lugar caudales, porque la ignorancia es más de temer que la pobreza", es palabra viva del Maestro universal Simón Rodríguez.

POSDATA Nº 1:

Fueron ponentes del "Gran acto de desagravio: Defendamos el almendrón centenario": Sociólogo Cruz Fernández (A.C.GUAYACÁN); Arquitecto Servando Marín Lista (Fundaurbana-Cumaná); Milka Ugas Tovar (cultora popular); Abogado Mario Bastardo (ambientalista); Franca Caserta (emprendedora); Celestino Malavé (líder comunal del AIH); María Salamanca (promotora turística del AIH); Armando Espinoza (músico, académico, comunicador popular); Francisco Freites (teatrero y dramaturgo); Antonita González (Fundación Protectora de Animales "Gustavo Minguet"); Roger Gamboa (artista plástico y gerente cultural); Jorge Luis López (periodista) y cerrando el acto con las palabras de la insigne Dolores " Mamá-Tía" Rosales (emprendedora, artesana y cultora popular). Se acompañó la lucidez del evento con una bella espinela del maestro Ramón Gómez Gil y la actuación del rapero de los nuevos talentos cumaneses "JALP" Jesús Lizardo. También, recibimos la presencia –a distancia- del inmenso profesor Celestino Flores, a través de su viuda la poetisa Josefina Urbáez y de su hija Lila Flores Urbáez.

POSDATA Nº 2:

Este manifiesto ambientalista ha sido subscrito por el Grupo de Unidad Ambiental y Acompañamiento Comunal de Activación Nacional, (A.C. GUAYACAN); A. C. Fundaurbana-Cumaná, Federación de Organizaciones y Juntas Ambientalistas de Venezuela (FORJA); Sociedad Conservacionista del Estado Sucre (SCES); Red Ambiental del Estado Sucre (RADES); Centro Regional de Estudios Ambientales (CREA); Red de Colectivos del Movimiento Agroecológico Todas las Manos a la Siembra del estado Sucre, Fundación BRAPIES, Fundación Ecológica Comunitaria (FUNDAECO).

POSDATA Nº 3:

Para suscribir el presente manifiesto "Cumaná: el árbol de almendrón centenario sí tiene dolientes", lo puede hacer enviando su nombre y profesión al correo: tetralectica77mail.com.

Desde Cumaná, Sucre, Venezuela, a los 27 días del mes de agosto de 2021.

¡Que se abran cien flores y florezcan cien escuelas de pensamiento!

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1917 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto- Es autor del libro "Desde la Comunidad": la arquitectura de multitudes (junio, 2010) dirigido a la formulación de propuestas de planificación del desarrollo estratégico para captar el objetivo esencial y específico de clarificar el compromiso y la responsabilidad de la explosión del Poder Popular con la problemática total de la ciudad, mediante todas las escalas de sus propias acciones para marchar rumbo al nuevo sistema de Ciudades Comunales, los Distritos Motores de Desarrollo y los Territorios Federales. Y autor, también, del libro "La Ciudad Comunal, la lucha de clases por el espacio" (nov, 2013) donde plantea una interpretación de los fenómenos urbanos, que constituye una herramienta sobre lo que ?desde afuera? de la estructura urbana, el poder económico y el poder político, conforman la lucha de clases por el espacio y avanza en el señalamiento de la necesaria ruptura con los valores, instituciones, relaciones de poder y las raíces más profundas de la sociedad capitalista.

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: