Aristóbulo, los solados Ramón y Napoleón en Anzoátegui se juntan para rascarse solos; ¡Más nadie!

El tuqueque, es un ingeniero que vive en Barcelona, sector Boyacá, muy cerca de donde vive el camarada la Conga. El tuqueque cursó estudios en la UCV. Ahora comparto con él momentos y a veces, cuando se puede, nos tomamos un café en el bulevar 5 de julio en Barcelona.

El tuqueque, tiene este apodo entre sus viejos amigos, porque cuando estaba en los CLER (antigua frente estudiantil de Bandera Roja) siempre estaba afirmando, moviendo la cabeza como el guaripete. Hoy el tuqueque, es "militante" del PSUV en Anzoátegui. No sé hasta cuando aguantara este sufrimiento.

La mañana de este sábado, acordamos vernos con otros dos amigo en el bulevar y tomarnos un café grande. Cada uno nos comprometidos en llevarnos un vasito para tomarnos ese café "Grande" en varios poquiticos.

El tema obligado que surgió sin previo acuerdo, fue el del maestro. El tuqueque metió el tema y nos fue mostrando en su celular, la agenda de reuniones y "debates" que viene realizando el maestro en sus reencuentro con ese pueblo de Anzoátegui que definitivamente, quiere mucho al maestro. Mostró el tuqueque, varias fotos de esas reuniones y "debates". Me acuerdo ahora de la bonita foto de la reunión realizada en el municipio Carvajal.

Juan Vicente Gómez en su momento, no se gastó los títulos y reconocimientos que hoy tiene el maestro. Gómez disfrutaba el de Benemérito. Ese, le calmaba el ego. El maestro, tiene el título (bien ganado) de maestro, que le cabe perfecto. Ningún maestro se parece más un maestro, que el maestro Aristóbulo. Es su esencia. Además de este título, el maestro tiene muchas calificaciones institucionales: Ministro, Vicepresidente, para oriente del PSUV, Protector y otros tanto más, que seguramente aún no le llenan el ego. Una cosa, que es natural en el maestro, es su humildad y falta de agallas.

Mientras el tuqueque se explayaba comentando las jornadas de reuniones y "debates" que el maestro vienen realizando en Anzoátegui, desde que alcanzó por segunda vez y muy merecidamente, esta condición de protector, yo tenía en mis manos el celular del tuqueque. Él me había pedido que ubicará las fotos y la fuera mostrando. En esa tarea, me encuentro en su celular con un mensaje de Ramón. Veo que el mensaje es largo y me detengo a leerlo.

En una parte del mensaje, Ramón dice:

"... sin embargo he quedado como el sticker que colocó Rafael ...., igual que condorito, al ver las opiniones acomodaticias, entreguistas, total y absolutamente (según mi criterio) congraciándose con lo que la mayoría de los que conformamos estos grupos de batalla hemos rechazado siempre, porque las designaciones y nombramientos autoritarios, sin ningún grado de consulta, a la vieja usanza Gomecista (....); señores, hermanos, hermanas, es que no nos duela nuestro golpeado y adolorido Estado, que se encuentra en terapia intensiva, en uno de los peores y más triste momentos de su historia republicana? O nos parece poco, que siempre en toda nuestras áreas del quehacer nos hayan colocado siempre personas importadas" (las negritas son mías)

Observé y vi, que este mensaje no tuvo ningún eco durante un largo tiempo. Ya casi de media noche (11:56 pm) se vio que apareció Napoleón, solidarizándose con Ramón. Dijo Napoleón, que con el nombramiento de Aristóbulo, toda la estrategia del grupo de profesionales y técnicos se desmoronó. "Se vino abajo", dijo también Napoleón lo siguiente:

"Hay Dos opciones, la primera sería que nuestros compañeros de lucha llegaron a la conclusión de que no vale la pena ni siquiera discutir los aspectos fundamentales para impulsar el verdadero socialismo basado en las ideas de Chávez. Pareciera que, al fin y al cabo, sólo servimos para llenar un espacio en épocas electorales, sin posibilidad de opinar y muchos menos participar en la toma de decisiones (....) La otra opción, que considero poco probable, es que preferimos callar para mantener una relación "amigable" con el poder constituido, por si acaso tenemos alguna opción de participar en el reparto de la torta que está por servirse" (las negritas son mías)

Hasta el momento que me vine, que ya eran más de las 11:00 am; Ramón ni Napoleón lograron juntar un opinión más, para en vez de dos, rascarse 3. Es una buena señal. Las imposiciones, la falta de discusión y consulta brillan por su ausencia entre los profesionales. ¡María Purísima! Es una fortaleza, sin lugar a dudas.

Me acuerdo ahora al momento de colocarle punto y final a esta artículo, que vi y leí una extensa nota en el celular del tuqueque, en el cual se manifestaba la crítica situación del gas doméstico. Mucho silencio también en esto. No deja de ser muy curioso, todo este silencio tan estrepitosamente escandaloso.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1908 veces.



Claudio Dominguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas