La Diócesis de Carora, cofradías y conflictos

La iglesia católica en el estado Lara últimamente se ha visto envuelta en acontecimientos singulares y manifiestan el dinamismo de sus fieles, que piden respeto a su dignidad y mayor ecuanimidad en el discurso y práctica. Por ejemplo, la muy reciente Diócesis de Carora, "sufragánea" de la de Barquisimeto a tenor de ciertos pasajes de la historia eclesiástica regional, también cuenta con otro Administrador Apostólico, Mons. Ubaldo Santana. Porque el obispo regular diocesano o como se llame en la maraña legal de esa área, "dimitió", fue trasladado o renunció "por razones de salud".

Aunque en realidad la motivación principal obedeció a un conflicto de "Padre y Señor mío" que hizo reaccionar al presbiterio y fieles de esa comunidad cristiana católica caroreña, dado que dizque actuaba con una "actitud principesca" o de superioridad "mirando por encima del hombro", administrando los recursos financieros provenientes del exterior de manera muy personal y ofendió así el modo de ser tórrense y de muchos curas, el padre Beto Álvarez entre otros tantos como los miembros de oligarquía local, caras coloradas, una de cuyas conspicuas damas hasta "excomulgó" (1); un abuso porque esa sanción no la podía establecer él así de buenas a primeras.

"Habrase visto", diría mi tía Felicia, ya que las excomuniones pueden obedecer de acuerdo con Navarrete y Urrutia (1987) "Las siete excomuniones ‘latae sententiae" a cuestiones como: apostasía, herejía y sisma (c. 1364), por aborto eficaz (c. 1398), estas dos excomuniones no están reservadas a la Santa Sede. Las otras cinco excomuniones están reservadas a la Santa Sede, de modo que ni siquiera el Obispo diocesano tiene la facultad de remitir esas penas; son contra la profanación de la eucaristía (c. 1367); por injuria física al Romano Pontífice (c. 1370); por absolución del "cómplice" (c. 1378); por consagración episcopal sin mandato apostólico (c. 1382); por violación directa del sigilo sacramental (c. 1388)" (p. 278).

Curas y fieles de Carora saben eso porque suelen ser gente muy estudiosa, de larga tradición con sus cofradías, estudiadas históricamente por el cronista oficial de esa ciudad levítica el Dr. Luis Eduardo Cortés Riera, pero ese "Príncipe de la Iglesia" si dizque miraba por encima del hombro a la "gente bien" y con poder: ¿cómo miraría entonces a los campesinos devotos de la Virgen de Aregue? Por ejemplo, que los 2 o 3 de octubre de cada año acuden desde diversas poblaciones del semiárido larense a participar de las misas, del rosario y fiestas cívicas en masa; como era antes desde caseríos de nombre telúricos, por ejemplo: La Culebra, El Ralo, Paujcito, El Hato de Mamoncito, El Paso de Baragua, Siquisique y tanto otros cruzando quebradas y caminos reales.

El referido obispo probablemente aplicaba el principio de "doble verdad" desarrollada por esa corriente filosófica aristotélica-tomista medieval llamada averroísmo, de acuerdo a una fuente (Diccionario Lexis 22, 1976). "… Según la cual una afirmación puede ser verdadera en filosofía y falsa en teología o al revés" (p. 587).

Así, cuando se habla de determinadas realidades eclesiales, de desencuentros y aplicación de correcciones para recuperar la comunión, manifiesta una "verdad" desde una perspectiva particular o de su conciencia. Una expresión (fenomenología) acerca de cómo hizo a un lado las dimensiones cristianas: respeto, tolerancia y de caridad, que afectó mucho al presbiterio y fieles, cuyo dinamismo reivindicativo vendría a expresar la recia personalidad de esta gente del semiárido larense. El comunicado de un buen número de sacerdotes es muy elocuente, véase (2):

Para cerrar nadie se alarme si uno critica abiertamente a un obispo, un texto para especialistas (ob cit) dice al respecto lo siguiente sobre la "Obediencia a los pastores" (c. 212). Párrafo 1 que: Los fieles, conscientes de su propia responsabilidad, están obligados a seguir, por obediencia cristiana, todo aquello que los Pastores sagrados, en cuanto representantes de Cristo, declaran como maestros de fe o establecen como rectores de la Iglesia. El deber de obediencia a los pastores legítimos en la Iglesia entra también en la visión de la Iglesia como comunidad fraterna, en la que todos son substancialmente iguales en dignidad, pero con funciones diversas. Uno de los carismas de la autoridad que el Señor confió a la jerarquía. La obediencia en la Iglesia no puede ser algo impuesto desde fuera, sino una aceptación de la realidad de cómo quiso cristo a su Iglesia" (p. 51).

Algunos de las reseñas del referido conflicto, así como los documentos pueden ser importantes para estudiar las manifestaciones religiosas en el marco de la cultura regional y local. O tal vez también eclesiología y teología, de tal manera que se pueda trascender la simple anécdota en la historia menor de la Iglesia católica.

Citas:

(1)TENSIÓN EN CARORA POR DIVISIÓN EN LA COMUNIDAD CATÓLICA

Luis Marchán | LA PRENSA de Lara. - Desde junio se embochinchó la Iglesia de Carora. Un conflicto entre tres sacerdotes, un grupo de laicos, la aristocracia de Torres y la feligresía ha originado una tensión insólita en la comunidad católica del municipio Torres que pocas veces se ha visto. Una carta emitida, presuntamente, por el monseñor Luis Tineo Rivero, obispo de la Diócesis de Carora, en donde suspende a tres sacerdotes de sus funciones extraparroquiales; la respuesta de al menos 19 sacerdotes en apoyo a los padres sancionados además de protestas de calle son parte de la situación que han trastocado las calles de la capital torrense. Estas misivas se dieron a conocer los primeros días de julio de este año, aunque la supuesta orden del obispo se coló a mediados de mayo.

Desde el lunes de esta semana, el problema se ha avivado cuando un grupo de laicos comprometidos se fue hasta la casa parroquial y con escritos en la fachada pidieron que se "fuera Tineo, Carora no te quiere". Cabe acotar que no es la primera vez que se realiza una protesta en contra de monseñor.

C:UsersSIRAGONAppDataLocalMicrosoftWindowsTemporary Internet FilesContent.MSO1CD9EE85.tmp

La acción donde le piden la renuncia a monseñor, según Sonia Gil, quien asistió a las manifestaciones, es en defensa de los tres sacerdotes "rebeldes" que son Alberto Álvarez, Víctor Montero y José Gregorio Quero, párrocos de las iglesias San Pedro y Jabón; de La Pastora y la Chiquinquirá de Aregue, respectivamente. LA PRENSA logró conocer que las protestas también son contra el, supuesto, carácter "principesco" del obispo, los malos tratos contra los 27 sacerdotes que conforman ese cuerpo eclesial; frases inusuales expresadas por monseñor durante las homilías en contra del cuerpo presbiteriano y su "autoritarismo". Estas razones hicieron que un grupo de laicos, aproximadamente 50, fueran el lunes y martes en la mañana hasta a la Casa Parroquial a protestar.

Las acciones de calle han sido organizadas por laicos pertenecientes en su mayoría a las parroquias de los sacerdotes suspendidos, aseguró Gil. "Él ha tenido una conducta contraria a la religión y por eso los sacerdotes no están de acuerdo en el manejo de la Diócesis", precisó. Betsy Ibarra de Álvarez, una de las protestantes, también realizó un llamado a monseñor a que pare las agresiones y ofensas hacia los sacerdotes. "Soy miembro activo de la Iglesia y me mueve a protestar el daño que Tineo le está haciendo a nuestra Iglesia, sólo está alargando el proceso, nos ha puesto como enemigos, le pido renuncie", dijo la dama.

ExcomulgadaLa gota que derramó el vaso y generó la tensión en Carora se registró el sábado 3 de julio durante la homilía realizada en la iglesia Nuestra Señora del Carmen. Supuestamente, monseñor aprovechó el momento religioso para presentar su memoria y cuenta de gestión a lo que la abogada Isabel Ferrer, le refutó y expresó que las misas son para escuchar la palabra de Dios. Este reclamo fue rechazado por Tineo, quien al parecer la excomulgó de un solo plumazo y en presencia de la feligresía hasta el punto que la corrió del acto religioso, según lo relató Rebeca Curiel, una de las participantes de las dos protestas.

Distanciamiento

El párroco José Gregorio Quero, uno de los sancionados, reiteró como un hostigamiento el proceder de este prelado siendo duramente criticado por grupos de laicos y del cuerpo sacerdotal, al no acoplarse al sentimiento del gentilicio de los caroreños. El alejamiento de la mayor parte del clero viene surgiendo al correr del tiempo en las 27 iglesias que conforman la Diócesis, originando "la lejanía, el distanciamiento y la relación con la iglesia y todo el pueblo católico", afirmó.

Quero detalló que el pasado 13 de mayo apareció, por redes sociales, la suspensión de sus funciones emanado de monseñor Tineo, dándoles instrucciones de no poder confesar, dictar talleres, asistir a convivencias y ofrecer misa a 15 religiosas pertenecientes a 5 congregaciones: Hermanas Misioneras de Jesús, Siervas del Santísimo Sacramento; Hermanas de Marta y María; Hermanas Dominica de Santa Rosa D' Lima y Hermanas de Jesús Resucitado"."Si la jerarquía de la Iglesia no deja sin efecto esa orden, por ser una acción visceral, porque simplemente no estamos de acuerdo como maneja la Diócesis, la cual no nos fue notificada formalmente, entonces podría ser un primer paso para retirarnos el sacramento sacerdotal", acotó Quero.

(2) Sacerdotes de la Diócesis de Carora fijan posición ante las medidas tomadas por Monseñor Tineo

0 miércoles, 5 de junio de 2019

Luego de que se filtrara la carta enviada por Monseñor Luis Armando Tineo a las congregaciones de religiosas de la Diócesis de Carora el fin de semana pasado, una representación del clero diocesano sostuvo un encuentro con los medios de comunicación locales en aras de dar a conocer la situación que actualmente viene atravesando la Diócesis de Carora y todo su presbiterio.

https://1.bp.blogspot.com/-X1DFBUsRHNk/XPhJHrCH7YI/AAAAAAAAYy8/1Wwpt3jqtKIObOhkXOHKQgtNLh8no3aXACLcBGAs/s320/Pbro.%2BAlberto%2B%25C3%2581lvarez.JPG

Pbro. Alberto Álvarez

Los presbíteros Yhonny García, Eder Parra, Gilberto Ocanto, César Indave, José Gregorio Quero y Alberto Álvarez, la mañana de este miércoles fijaron su posición, a través de un comunicado a la opinión pública, donde narran paso a paso todo lo que como clero diocesano les ha tocado atravesar a lo largo de estos seis años recalcando que son sacerdotes católicos al servicio del pueblo de Dios. Una situación inédita es la que actualmente atraviesa la Diócesis de Carora, sus sacerdotes la ven con profundo dolor por lo que decidieron manifestar públicamente sus posturas antes las consideradas injusticias por parte de Monseñor Luis Armando Tineo.

 

 

 

 

 

 

 

https://1.bp.blogspot.com/-dgZAeCeCVj8/XPhJG8zujWI/AAAAAAAAYy4/2WzX2bfoyoUEgL8tX_XfjBm1jJJpHmvsgCLcBGAs/s320/Pbro.%2BJos%25C3%25A9%2BGregorio%2BQuero.JPG

Pbro. José Gregorio Quero

Es necesario mencionar que parte de los señalamientos realizados por Tineo hacia los sacerdotes Alberto Álvarez, José Gregorio Quero y Víctor Montero es el "no estar en comunión plena con él y faltar a la obediencia" por lo que los sacerdotes aseguran que "la libertad responsable del presbítero no puede estar sometida a la voz del poder individual de quien está revestido de autoridad eclesial".

La fractura actual de la Diócesis de Carora es notoria, 19 sacerdotes del clero actualmente no están en concordancia con las acciones tomadas por parte del Señor Obispo, quien para juicio de ellos ha sido muy arbitrario en sus medidas y manera de guiar el clero por lo que desde hace un tiempo la situación se venía gestando cuando Luis Armando iniciara su episcopado en la Diócesis de Carora.

Los sacerdotes dejaron claro que en todo momento han guardado comunión y disciplina frente a ciertas actitudes de quien preside la iglesia caroreña, una de ellas es la ocurrida en los últimos ejercicios espirituales llevados a cabo el pasado mes de noviembre, donde Tineo abandonó la conducción del mismo presentándose al final del retiro, presidió la eucaristía final, la cual al parecer, fue utilizada para su autodefensa sin que los presbíteros, por respeto al lugar y a la ocasión pudieran refutarle.

En la misiva ya difundida fueron narradas todas las situaciones que el clero ha venido atravesando durante estos años de la cual habían preferido guardar silencio y buscar por todos los medios la mediación hasta que luego del envío de esa carta y la matriz de opinión generada a través de la plataforma 2.0 y la ola de improperios generados acompañados de la diatriba, deciden manifestar su postura para dar a conocer a la feligresía de los municipios Torres y Urdaneta toda la situación.
Dejaron claro que en ningún momento fueron notificados sobre las medidas tomadas por Monseñor y tuvieron conocimiento de las mismas a través de las redes sociales, aseguran que hasta el momento no han sido convocados a un encuentro o reunión aún y cuando ya él ha sostenido encuentro hasta con actores políticos de la localidad.


Resaltaron que el caso ya fue llevado a la Nunciatura Apostólica y esperan una respuesta por el bien de la iglesia caroreña, sin embargo, dejaron saber que están prestos para establecer una reunión con Monseñor Tineo, quien hasta el momento no los ha llamado a la mesa de diálogo.
Finalmente, agradecieron el apoyo y respaldo de la feligresía, quienes en este caso son los más afectados y llamaron a la cordura, a la paz, la prudencia y la calma para no seguir creando matrices de opinión que no contribuyen a la solución de esta situación de manera que llaman a la oración a Dios y María del Rosario de Chiquinquirá de Aregue en estos momentos de dificultad que atraviesa la iglesia caroreña.


Yanitza Martínez.-

A la opinión pública: Sacerdotes caroreños envían comunicado a la feligresía torrense

0 miércoles, 5 de junio de 2019

"Somos sacerdotes católicos al servicio del pueblo de Dios que peregrina en esta Iglesia particular de Carora. Aquí nacimos, aquí ha sido escrita nuestra historia, aquí están nuestras familias, nuestros afectos. A esta Iglesia nos debemos y ella ha surgido del esfuerzo, el trabajo y el mucho amor de quienes nos antecedieron y quienes hoy estamos incardinados, como presbíteros, a ella. Somos hombres "TOMADOS DE ENTRE LOS HOMBRES Y PUESTOS AL SERVICIO DE LOS HOMBRES EN LO QUE SE REFIERE A DIOS…". (Hb 5,1)Y eso hemos hecho en medio de muchas deficiencias, fruto de nuestra condición de hombres.


En esta hora, profundamente dolorosa para nuestra Iglesia de Carora, en una situación inédita, el amor a ella y nuestra responsabilidad como servidores de ella, nos obliga a hacer violencia en nuestros corazones y manifestar públicamente aquella realidad que hemos sorteado, hace cerca de 6 años, convencidos de que hicimos bien en tratarla así. Nos obliga a ello la imprudencia de quién la Providencia Divina puso al frente de esta Iglesia Diocesana, que irresponsablemente se ha dado a la tarea de hacer pública la realidad de esta Iglesia Particular, con el agravante de falsear la verdad y usar la mentira y la descalificación como arma destructiva.

Desde el inicio de la administración episcopal del Excmo. Sr Obispo Mons. Luis Armando Tineo Rivera, hemos vivido una situación de conflicto, de división, de acusaciones, del imperio del chisme y de la descalificación de quienes hemos sido servidores de nuestra Iglesia local. Han sido 6 largos dolorosos años donde el silencio y la prudencia por parte nuestra, en respeto a nuestra gente han sido la constante. Una continua descalificación a nuestra ciudad, a nuestra Diócesis, una serie de improperios a nuestra Iglesia local, una pretensión de negar su ser de pobre, campesina y sencilla, en línea con el magisterio expuesto por el Santo Padre Francisco, el uso de calificativos denigrantes por parte de nuestro Obispo a la idiosincrasia de nuestro ser de caroreños, que no renunciamos por nuestra condición de sacerdotes, un trato peyorativo a nosotros sacerdotes llamándonos "CURAS CIMARRONES", acompañó estos duros años. Un culpar, con o sin culpa, a quienes anteriormente tuvieron, por designios divinos, el encargo de conducir nuestra Iglesia, un pretender darle a ella un estilo principesco en contraste a la sencillez de nuestra gente, son algunos de los muchos rasgos que, poco a poco, hirieron nuestro corazón sacerdotal. Dios permite muchas cosas y permitió que los dos Vicarios Generales, designados por libre elección del Obispo, se vieran obligados a renunciar a sus servicios recibiendo como pago a ello el ataque frontal inmisericorde, la descalificación constante, la calumnia grave, la afrenta pública y hasta la violación de sus elementales derechos humanos como la salud y la integridad física. A raíz de la última renuncia se desencadenó una atroz persecución y una repuesta muy humana de la gran mayoría de los sacerdotes de nuestro presbiterio, convencidos de que callar es convalidar y que no asumir posturas y luchar por la verdad es complicidad culposa.

El Sr. Obispo nos acusa públicamente de no estar en "comunión plena" con él y de faltar a la "obediencia", acusación que rechazamos de plano. Sabemos, porque así nos lo ha enseñado nuestra Iglesia en la voz de nuestros Pontífices, que: "La Obediencia Apostólica en que el presbítero reconoce, ama y sirve a la Iglesia en su estructura jerárquica, consiste en la sumisión a cuantos están revestidos de la autoridad eclesial. Esta sumisión no tiene nada de humillante, sino que nace de la libertad responsable del presbítero. Pero la libertad responsable del presbítero no puede estar sometida a la voluntad del poder individual de quien está revestido de la autoridad eclesial, ni puede ser vivida como un asentimiento ciego a las fuerzas instintivas del mismo" (Ver Exhortación Apostólica Pastores Dabo Vobis, números 1-8-28). Nunca hemos desconocido al Obispo Diocesano, es nuestro Obispo y así lo hemos aceptado y tratado. Nunca hemos desobedecido sus disposiciones, muchas preñadas de absoluta inmisericordia humana. Desconocemos a qué actos de desobediencia se refiere. El Padre Beto, minusválido, lisiado y evidentemente impedido de servir en comunidades de difícil acceso y con las dificultades de caminar en suelos intrincados, ha aceptado, sin quejas, las disposiciones despiadadas del Sr Obispo de tenerlo en sitios donde las condiciones que exige su estado físico son contraproducentes. ¿Es eso desobediencia? ¿Es desobediencia aceptar unas prohibiciones, evidentemente injustas, de servir a las comunidades cercanas a las Congregaciones Religiosas por parte de quienes fueron sus vicarios generales y manos derechas mientras fueron sumisos a sus inclinaciones principescas?, prohibiciones totalmente inválidas en lo concerniente a lo canónico. ¿Es desobediencia el haber asistido a la Misa Crismal, a sabiendas de que la homilía del Sr. Obispo sería una afrenta a nuestra dignidad sacerdotal, como así fue y que mucho laico presente así lo consideró y lo expresó?

Hemos guardado comunión y disciplina frente a muchas actitudes del Sr. Obispo que no hemos logrado entender. Una de ellas fue lo ocurrido en nuestros últimos Ejercicios Espirituales en noviembre pasado. El Sr. Obispo abandonó la conducción del mismo, habida cuenta de que su metodología ha sido sustituir por un predicador virtual la presencia de un sacerdote predicador. Al tratar los sacerdotes la temática que él mismo llevó en el horario, surgieron todas las irregularidades que los sacerdotes hemos vivido y que no ha sido posible que el Sr. Obispo las responda. Al conminarlo el Vicario General a que diera la cara al llamado del clero, su respuesta fue grosera e infantil y hasta desvirtuada por una médica que nos informó que no había problemas de salud considerable del Sr. Obispo que le impidiera acercarse a la reunión programada donde el Clero lo esperaba. Se presentó al final de los Ejercicios, presidió la Eucaristía final, la cual fue utilizada para una autodefensa sin que pudiésemos, por respeto al Lugar y a la Ocasión, refutarle los argumentos empleados en dicha exposición. Negó el saludo de la paz y hasta puso en tela de juicio nuestra idoneidad para recibir la Sagrada Comunión en aquella Eucaristía. Quedó entre nosotros un amargo sabor a lo sacrílego.

Otra conducta inconcebible es la solicitud hecha a las oficinas de Cáritas Nacional de NO suministrar cualquier recurso a los sacerdotes de la Diócesis de Carora, lo que impide que nuestra gente se beneficie de las ayudas humanitarias que este organismo de la Iglesia hace llegar a la población más vulnerable, a través de las Cáritas Parroquiales; lo poco que ha llegado lo ha recibido él y lo ha mandado distribuir discrecionalmente.

Otra conducta ha sido la de atribuirse los méritos en la consecución de algunos beneficios para la Diócesis. Presentó, a través de terceras personas un elenco de supuestos logros que con mucha vergüenza tenemos que desmentir. Hasta ahora desconocemos la existencia de una cuenta en divisa extranjera para ayudar en cualquier evento de salud a algún sacerdote, de existir tal beneficio no se explica las reiteradas colectas realizadas en las parroquias para la atención de los sacerdotes que en su momento, por motivos de salud, lo necesitaban (al padre Beto, por nombrar a alguno, sólo lo auxiliaron con el equivalente a diez mil bolívares del Cono monetario anterior y a otros se les ha negado cualquier ayuda, según su propio testimonio). Es falso que los sacerdotes continuamos recibiendo ayudas en Intenciones de Misas. Recibimos algunas hasta casi finales del año pasado, desconocemos si se han otorgado ayudas de este tipo de manera discrecional, a este grupo firmante no.

Es falso que los Ejercicios Espirituales hayan sido subsidiados por la Diócesis, a excepción del último cuyo costo, en parte, fue cancelado reteniéndonos el monto correspondiente a una Intención de Misa en moneda extranjera.

Es falso que las parroquias que están a nuestro cargo hayan recibido los Libros Litúrgicos ofrecidos por el Obispo con ocasión del 25 ° aniversario de la creación canónica de la Diócesis, proyecto financiado por una Institución de la Iglesia Católica Alemana.

Con respecto a la adquisición de vehículos y mejoras a las estructuras físicas de las parroquias, se reconoce el trabajo de los párrocos y la feligresía con el aval y gestión del Obispo Tineo.

No hay ni ha habido desobediencia, no ha habido ni hay indisciplina. Lo que hay es rectitud, honestidad, mucho trabajo, mucha entrega y explosión de amor por una tierra y una Iglesia despreciada por quien Nuestro Padre Dios colocó como su pastor. Lo que hay es amor a la verdad, hombría de bien para no sucumbir ante las pretensiones totalitarias. Tenemos nuestra conciencia limpia, nuestra cabeza está erguida, no hay nada que ocultar, no hay necesidad de usar la mentira y la falacia. Dios sabe, El nos conoce.

A nuestro Obispo nuestro respeto, nuestra adhesión a su Ministerio Episcopal, hicimos violencia inmensa para ir a la Misa Crismal del Martes Santo y sentarnos a oír una serie de improperios mal concebidos y peor enunciados en el día del sacerdocio, en el día del amor. Por él y por esta Iglesia fuimos y nos humillamos sabiendo que todo acto de humildad requiere de la humillación, al decir del Santo Padre Francisco (Visita a Egipto 2017). No hay odio, no hay rencor, no hay violencia, no hay desprecio, Usted es el Obispo hasta que el Santo Padre lo disponga, así lo acatamos. Pero le pedimos que sea Pastor, que sea Padre, que no sea inquisidor, que no sea perseguidor, que atienda a las exhortaciones que el Santo Padre reiteradamente ha dicho: "Los sacerdotes son nuestros más cercanos colaboradores y hermanos, son el prójimo más próximo… Nosotros los Obispos ternemos el deber de presencia y de cercanía al pueblo cristiano, pero, en particular a nuestros sacerdotes, sin discriminación y sin preferencias. Un verdadero Pastor vive en medio de su rebaño y de sus presbíteros y sabe cómo escuchar y acoger a todos sin prejuicios…Ser padre de todos los sacerdotes, interesarse por todos y buscarlos a todos, saber encontrar siempre el tiempo para escucharlos siempre que alguno lo pida o lo necesite, hacer que cada uno se sienta estimado y respaldado por su Obispo. Para ser práctico: Si el Obispo recibe la llamada de un sacerdote que responda el mismo día, o como tarde el día siguiente, así el sacerdote sabrá que tiene un padre" (20deMayo 2019 Asamblea General del Episcopado Italiano). Le pedimos que no sea enemigo de quienes el Señor colocó como sus colaboradores, cuenta con nuestra Oración incesante, todos los días en la Eucaristía que cada uno preside está Ud., nuestro Pastor y Padre.

Hemos agotado todos los caminos para la conciliación, Usted ha asumido posturas que alejan esta deseada y auténtica comunión. Somos hombres de esperanza.

Al noble pueblo caroreño, torrense y urdanetense le pedimos perdón. Ustedes no se merecen esto, ustedes valen mucho, perdonen a estos sus sacerdotes que por ustedes y por nuestros jóvenes sacerdotes y seminaristas estamos dispuestos hasta la cruz, hasta el calvario, hasta el exilio y hasta la muerte. No queríamos que ustedes sufrieran todo lo que nosotros hemos sufrido y por eso callamos. Perdónennos, somos de ustedes y para ustedes. A María del Rosario de Chiquinquirá de Aregue, le dejamos la vida de esta Iglesia y la paz que siempre tuvo y que volverá para quedarse para siempre. A la intercesión del Obispo Mártir Salvador Montes de Oca y de nuestro común padre, Monseñor Eduardo Herrera acudimos en esta hora y a ellos le imploramos que pidan al Padre Dios que reine la paz y el amor entre nosotros".

En Carora a los cinco días del mes Junio de 2019.

Pbro. Alberto Álvarez Gutiérrez
Párroco de San Pedro Apóstol
Administrador Parroquial de Ntra. Señora del Carmen de Jabón

Pbro. Gilberto José Ocanto Seguerí
Párroco de Ntra. Señora de Coromoto. Carora

Pbro. Egar José Rodríguez
Párroco de Ntra. Señora del Carmen de Aguada Grande

Pbro. Ramón Gerardo Barrios Torrealba
Párroco de Sagrada Familia (Carora)

Pbro. José Gregorio Quero Sierra
Párroco de Ntra. Señora del Rosario de Chiquinquirá de Aregue

Pbro. César Augusto Indave Campos
Párroco de Ntra. Señora de Coromoto de Quebrada Arriba

Pbro. Omar José Álvarez
Párroco de Santa Inés.

Pbro. Noel Ortíz
Párroco de Beata María de San José

Pbro. Douglas Alexander Alvarado Santana
Párroco de Ntra. Señora de Monte Carmelo de Palmarito

Pbro. Víctor José Montero Chirinos
Administrador de Parroquia Divina Pastora, La Pastora

Pbro. Eder Yonel Parra Gutiérrez
Párroco de Nuestra Señora de Altagracia y Santo Domingo de Guzmán de Curarigua

Pbro. Yonny José García Caldera
Párroco de La Divina Pastora

Pbro. Ernesto José Camacho Suárez
Párroco de Ntra. Señora de Las Mercedes de Burere.

Pbro. Ronny López Párroco de Santa Rosa de Lima de Atarigua

Pbro. José Gregorio Álvarez Timaure
Vicario parroquial de Ntra. Señora del Carmen de Carora

Pbro. YhoanDayvid Franco Carrasco
Vicario Parroquial de Sagrado Corazón de Jesús e Inmaculada Concepción

Pbro. Freddy Meléndez
Administrador de la parroquia San Isidro Labrador. San Francisco.

Pbro. Darwin Antonio Carrasco Meléndez
Estudiante en La ULA Mérida

 

Referencias:

Diccionario Enciclopédico Lexis 22, Aven/Buca. 3. Círculo de lectores. Barcelona. España. 1976. Autor.

De Sousa, V. SSP. Alguien como tú. Ediciones Paulinas. Caracas. 2003.

Urbano Navarrete –Francisco Javier Urrutia: "Nuevo Derecho Canónico. Presentación y Comentario". ITER-Caracas. Publicaciones ITER. Caracas. 1987.

Vegas, Federico. La ciudad y el deseo. Ensayos. Fundación Bigott. Caracas. 2007.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 943 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: