Risa, risa y Bertel...

A escasos 8 días de la muerte de Javier Bertel no podía dejar de referirme a este triste episodio. Si mal no recuerdo, conocí  a Javier Bertel en aquella afamada discoteca llamada “La Posada del Caimán”, que estaba ubicada en la calle 72, muy cerca del edificio Las Laras en Maracaibo. De verdad no sé si aún este afamado local comercial exista o funciona en el mismo lugar, pero igualmente  en  este importante centro nocturno conocí, en los años 80, al chistó logo más afamado de la época, como lo fue el recordado Carlos Sánchez, mejor conocido como “Tomate”.

Con el pasar el tiempo vimos que Bertel, de manera vertiginosa, comenzó a tomar fama y no era para menos, pues solo con iniciar uno de sus chistes nos hacía reír a carcajadas, hasta más no poder.

A veces el mismo Bertel no aguataba   su risa espontánea que afloraba en sus labios, con solo comenzar a narrar -entre decenas de admiradores- uno de sus afamados chistes.

Así era Bertel, carismático, espontáneo y sobre todo, un ser que a lo largo de su vida trató a todo el mundo en igualdad de condiciones,… con cariño, respeto y amor, lo cual hizo de él un ser  extremadamente simpático.

El éxito de Bertel, al morir “Tomate”, no se hizo esperar. Subió como la espuma en la sociedad marabina, sobre todo en aquella que gustosamente pasea noche a noche esos lugares divertidos, donde se va a pasar un rato agradable, a matar el estrés y a olvidar las penas y los malos momentos.

Por circunstancias del destino, hace más de 20 años que nos tocó dejar a Maracaibo, ante un despido injustificado que sufrimos en el gobierno de Lolitar Aniyar de Castro, QEPD. Desde entonces ejercemos el periodismo en Yaracuy, sin olvidarnos de esos gratos momentos que nos brindó Bertel en el Maracaibo chichara chero con sus múltiples presentaciones y espontáneos chistes.

En memoria de Bertel traigo a los asiduos lectores de esta remembranza este chiste, que en lo particular nos hizo reír a carcajadas, esa noche en “La Posada del Caimán”, hasta más no poder: “El Tuerto y el Ciego”.

Ciertamente el chiste habla de dos hermanos que vivían en un hato, en el llano adentro,  pero desgraciadamente uno de ellos era  tuerto y el otro ciego.

-Una tarde, después de cumplir con las tareas diarias en la inmensa hacienda y después del ordeño, el tuerto sobre un caballo llegó cantando a la casa muy alegre y entusiasmado.  De seguidas el ciego al oírlo le preguntó:

.¿Y a ti que te pasa, al parecer escondes algo muy bueno…¿de qué se trata?

El tuerto ni corto ni perezoso espetó: “Nada, casi nada…pues, que me invitaron a la fiesta de 15 años de la hija Don Isidro, allá en el hato “El Sabanero”.

-Ajaaa…contesto el ciego, “con qué esas tenemos…y es que acaso no me piensas llevar”

-“Nada de eso, hermano, nada de eso, contesto de seguidas el tuerto. “Además de que tú eres ciego te informó que solo hay un caballo para ir a la fiesta”, repicó de nuevo el tuerto.

-“Con que esas tenemos –respondió el ciego de inmediato, para agregar todo nostálgico: “ a cuentas de que soy ciego me humillas y me apartas, pero en un solo caballo podemos ir los dos”, terminó de responder.

Ante esta reacción el tuerto se llenó de tristeza y le dijo: “está bien, está bien,…te voy a llevar...pero no vayas a comenzar en la fiesta a fastidiar, porque yo voy a divertirme.

Tras exponerle las condiciones al ciego, y luego de bañarse, el tuerto comenzó a preparar el caballo para emprender el largo viaje, que duraría más de una hora.

A lo largo del camino, ya entrada la noche, el tuerto iba cantando y haciendo comentarios de lo bien que la iban a pasar.

De repente, después de haber recorrido un largo trecho, ya próximos a llegar al hato, cuando pasaban por debajo de una arboleda, el tuerto sintió que una rama  le  golpeó fuertemente en el único ojo bueno que tenía. De inmediato gritó: “Al coño, a hora si llegamos….”

De seguidas el ciego al oír a su hermano con senda expresión y pensando que ya habían llegado a la fiesta comentó de inmediato: “Buenas noches señores, buenas noches,....cómo están todos ustedes…como están…¿?

El autor es: Periodista

italourdaneta@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 967 veces.



Ítalo Urdaneta

Periodista, historiador y profesor universitario

 italourdaneta@gmail.com

Visite el perfil de Italo Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: