Los cometa halley, otra vez

Hace tiempo escribí sobre la diferencia entre lo que significa la política verdadera y la otra que es todo lo contrario, entonces recuerdo que exprese que la política es una ciencia de las más exactas y más aún es la más hermosa de las tareas que puede cumplir en su paso por este planeta el animal político conocido con El Hombre, que no es otra cosa que asumir el rol de servir al semejante y hacer el bien sin mirar a quien.

Esta idea esta relacionada en la necesidad de reivindicar el hecho político, que por muchas razones está muy desprestigiado a la luz de lo que considera y piensa la gente, al asociar la política con el arte de engañar, es decir asume al sujeto político y a la política en si, como actividad despreciables, que solo hacen como los magos de circo que crean ilusiones momentáneas, mientras su realidad cotidiana sigue igual o peor.

Esto lo digo, en razón a que en este año 15 del siglo XXI los venezolanos tenemos nuevamente la cita democrática electoral de campaña para la elección de Asamblea Nacional y como se ha hecho costumbre volveremos a encontrar personeros que hace 15, 10 o 5 años anduvieron ofreciendo seguramente infinitas cosas que a la fecha muy pocas o ninguna llegaron a cumplir; más sin embargo sin ningún rubor en sus caras han vuelto a parecer por ahí como si nada- repito con su cara fresca saludando y preguntando:-“ como está la situación”- estrechando manos y abrazando a más no poder a cuanta persona se topa en su andar de filibusteros de la anti política quinquenal.

Ahora recuerdo que en la campaña de hace 5 años la derecha hizo un trabajo que le dio buenos resultados, al cuestionar que parlamentarios de izquierda tenían años sin visitar los circuitos por donde habían sido electos; decires que en cierta manera eran verdad, y a reglón seguido, comprometieron su palabra que éllos, no harían eso, que por lo menos una vez al mes, estarían visitándoles para traer buenas nuevas y escuchar problemas y necesidades que bien podrían resolver desde la Capital de La República.

Pero desgraciadamente nada de eso se llego hacer realidad, solo que la historia se repitió, los cuestionadores de oficio salieron airoso entonces, al lograr de siente, cinco diputados a la Asamblea Nacional por el Táchira; pero de nada sirvió porque igualmente se olvidaron de sus promesas, solo de vez en cuando, volvieron a dar señales de su existencia, a través de medios de comunicación atacando al gobierno chavista, mientras por otro lado, solo se ocuparon de alcahuetear y echar tierrita a los manejos dolosos que durante 4 años y a mala hora llevo a cabo su compañero Pérez Vivas -Gobernador del Táchira- quien hizo hasta para vender y por ahí anda como si nada.

Parlamentarios que se comportaron como el cometa Halley, sujetos éstos, ahora aparecen exactamente en el tiempo en que se acercan el procesos electoral de escogencia por el voto del pueblo de diputados a la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, y seguro vienen con su verborrea farisea, con la que hipnotizan una y otra vez a parte del pueblo, y así como una maldición, si otra vez lograran su objetivo, se les volverá a ver por campos, barrios y ciudades, cuando el reloj del tiempo vuelva a cumplir el ciclo del quinquenio; es decir en el 2020.

Importante destacar, que durante 4 años fueron ciegos, sordos y mudos, al compartir la DulceVita del gobierno más corruptos que haya contado alguna vez el Táchira; entonces nada dijeron del sobreprecio que pago la Gobernación en la adquisición de la finca La Polonia, donde con bombos y platillos gastaron millonarias cantidades de bolívares en el llamado proyecto “Ciudad Polonia” y al final de cuentas ni siquiera fueron capaces de construir un ranchito de bahareque y paja.

De igual manera, en la campaña de hace 5 años, hablaron y prometieron que desempolvarían el proyecto de Ley de Frontera, pero a la luz del tiempo nada hicieron, se burocratizaron, se volvieron caraqueños, diputados calienta puesto que negaron aprobación de presupuesto y proyectos beneficiosos para los tachirenses, y como si fuera poco, es evidente que esos personajes nunca llegaron a presentar memoria de gestión ante el pueblo, tal cual lo prevé y manda la ley.
En todo caso, depende la consciencia y memoria del pueblo, les conoce y saben como son, y si se volviera dejar embaucar, tendríamos que decir como mi abuelo:-“el animal que mas vergüenza tiene es la Lapa”



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1591 veces.



Macario Sandoval

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor