Desde el Alto Apure

Contrapunteo de los "don"

"... Un líder tiene que ser integrador, tiene que garantizar la unidad y no la desunión del partido, del pueblo"

Hugo Chávez 21-01-20011

En el marco de las fiestas de Elorza, se generó un nuevo contrapunteo entre los dos don: “don Ramón y don Jorge”. Contrapunteo que evidencia la no “reconciliación” entre dos gobernantes que se autoproclaman chavistas. El don que “dirige la revolución desde el sillón de la gobernación” le recomienda al otro don que debe acudir a un sicólogo o siquiatra porque según “don Ramón” el otro don “sufre de demencia senil”, el don que  “dirige la revolución desde la alcaldía del distrito especial Alto Apure” le responde a don Ramón acusándolo de tener serios problemas mentales. Es decir, ambos se acusan de ¡dementes!  Este contrapunteo no es nuevo y viene dado por posturas personalistas que al revisarlas política e ideológicamente no responde en esencia a diferencias: ¡ni siguiera al modo de gobernar!   Lo que disputan ambos personeros no tiene nada en lo absoluto que ver con las aspiraciones del pueblo, con la revolución, con la construcción del socialismo, del estado comunal ni con la defensa del legado del comandante presidente Hugo Chávez. Porque tanto en la gestión del gobierno estadal como del distrital lo que se respira es un profundo rechazo hacia el poder popular, hacia el socialismo, hacia la revolución.   Ambos gobiernos son dirigidos por dos militares formados bajo la ideología de la escuela de las américas. Centro de formación ideológica y militar ubicada en Panamá, donde los EEUU impartían su doctrina anticomunista y de defensa del capitalismo a los militares latinoamericanos en el marco de lo que se conoce en los anales de la historia como “la guerra fría”.  Muchos de esos militares formados bajo la ideología pentagonita fueron los artífices de golpes militares y sostenedores de la democracia burguesa, donde el pensamiento crítico intentó ser pulverizado a través de la persecución, el aniquilamiento y satanización del movimiento popular y de la izquierda revolucionaria.  Ejemplos están a la vista en países como Argentina, Paraguay, El Salvador, Nicaragua, Chile donde los militares tomaron el control político en nombre del anticomunismo y casos como Venezuela y Colombia donde los militares formados en la escuela de las américas aplicaron torturas, desaparición de militantes revolucionarios, masacres, asesinatos en nombre de la defensa de la democracia burguesa. 

Estos dos militares formados en el mero corazón del “patio trasero” de los EEUU se escudan en la figura del comandante eterno: Carrizales por ser compadre de Hugo Chávez y Jorge Rodríguez Galviz por ser padre de una importante figura del gobierno nacional y de la insurgencia militar del 4-F-92.   Estos señores coinciden en que ambos rechazan el socialismo como alternativa real al capitalismo, por ello notamos meridianamente en sus gestión de gobierno, que a pesar del “esfuerzo” que hacen en época electoral de abrazar al pueblo, en el fondo  les “hiede” el poder popular, ninguno habla en sus discursos del socialismo menos aun del estado comunal; la arrogancia, la prepotencia, el desprecio hacia el sector popular, su alcahuetería a la corrupción, la ineficiencia y el ser mitómanos son algunas de las principales características que caracterizan a dichos “lideres”.

Es por estas razones, que en el día a día  vemos como desde el gobierno estadal y distrital por un lado, se persigue, hostiga, acosa a los sectores revolucionarios, generan conflictos internos sin sustento ideológico con el objetivo de crear confusión, desanimo, desmotivación y desmovilización del pueblo chavista y revolucionario y por otro lado, construyen alianzas con sectores oposicionistas al proceso popular bolivariano en función de lograr sus intereses personales y grupales. Sumado a estos elementos políticos-ideológicos, palpamos la desidia en ambas gestiones gubernamentales, manifestadas entre otras cosas en: ausencia de política para enfrentar junto al pueblo el contrabando, el desabastecimiento, la usura, la especulación así como la “vacuna” o “cobro de peaje” aplicado por grupos generadores de violencia, algunos elementos de la FANB, de la aduana, de los cuerpos policiales y de seguridad del estado.  La no respuesta a problemas y planteamientos esenciales que cotidianamente expresan los apureños tales como el pésimo estado de la vialidad que hace ya intransitable la carretera Palmarito-Guasdualito y de los Curitos-Guasdualito, la ausencia de médicos y de ambulancias en todas las parroquias del estado, ambos niegan la ejecución de la ley 56 en el Alto Apure con tácticas dilatorias aparentemente diferentes, la no construcción de edificación digna para el funcionamiento de las aldeas universitarias. La terrible situación que se vive a lo largo y ancho del estado por la ausencia de acueducto de agua potable a pesar de contar con una gran riqueza hídrica, el no apoyo a los campesinos y productores agrícolas, el mal estado y el abandono de la vialidad interna en las principales ciudades de nuestro Apure, esto sin mencionar lo pésimo de la vialidad rural.   Estos y otros elementos están conllevando a la desestructuración de la militancia chavista, a la pérdida de fe en la revolución y por tanto, al avance de la contrarrevolución, como es el caso concreto del Alto Apure.

Qué hacer ante esta realidad? Los revolucionarios, los chavistas, los socialistas no tenemos de otra, debemos juntar esfuerzos en el trabajo diario para edificar desde y con los de abajo un amplio y poderoso movimiento popular y revolucionario que sea capaz de construir una carta de lucha que recoja no solo lo reivindicativo sino también que sea capaz de enfrentar y desnudar sin vacilación a los sectores contrarrevolucionarios vestidos de rojo-rojitos. Es la hora de encontrarnos en un amplio bloque de fuerzas sociales que tenga la capacidad no solo de interpretar el sentir del chavista apureño sino también acompañar al pueblo en su organización y lucha para superar con éxito esta oscurana que hoy día pretende –desde dos factores antisocialistas- apropiarse del legado del comandante Chávez. Este bloque de fuerzas sociales que proponemos, debe respetar entre otras cosas, los liderazgos naturales, las organizaciones de base independientemente de su tamaño e incidencia territorial, debe impulsar la formación y el debate político e ideológico de manera permanente, respetar la crítica y autocrítica revolucionaria, además de entender la unidad en la diversidad  y favorecer el pensamiento crítico de izquierda y la organización autónoma del pueblo, de tal manera que nos permita avanzar en la lucha revolucionaria y construir en las Sabanas de Apure el poder popular no visto como una consigna vacía sino como una forma revolucionaria y socialista de gobernar.

¡¡¡CON BOLIVAR, CON CHAVEZ Y EL PUEBLO: LUCHAR HASTA VENCER!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1597 veces.



Freiman Páez García

Apure-Venezuela. Revolucionario socialista, marxista, sociólogo: solidario con los pueblos en lucha por su soberanía y la construcción del socialismo

 gabansabanero@yahoo.es      @freimanpaez

Visite el perfil de Freiman Páez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freiman Páez García

Freiman Páez García

Más artículos de este autor