"Muerte a los golpistas" ordenó la derecha moribunda

Aquella madrugada del martes 4-F, a eso de las 4 y 30 al abordar el autobús La Grita-San Cristóbal, un joven estudiante de derecho de la Católica, Carlos Noguera, me informó:- “quizás tumbaron al Presidente Pérez, eso lo están diciendo por la TV y la Radio”. Por eso solicité al conductor de la unidad que tratara de sintonizar una emisora. Y efecto todos los pasajeros comenzamos a enterarnos a través de una Radio Colombiana del enfrentamiento armado en los alrededores del Palacio de Miraflores en la Capital de Venezuela.

Al llegar a la redoma del Educador en San Cristóbal, fui como de costumbre a tomar café en un Quiosco que estaba cerca de una especie de Supermercado de la Guardia Nacional. Al tomar el primer sorbo, hice la interrogante: “Que se saben de un golpe de Estado que están informando por la Radio”. “Quizás si, porque la gente de la Guardia no ha llegado al establecimiento” Dijo la señora del Quisco.

En aquellos días, yo estaba incorporado a la Asamblea Legislativa, por eso al llegar al piso siete del Centro Cívico, el policía de guardia y una señora de mantenimiento eran los únicos que estaban, quienes me expresaron casi al unísono, con cara de alegría: -“Quizás tumbaron al maluco ese”.

Instalado en la sede de la Fracción del Movimiento al Socialismo, traté de comunicarme con medio mundo, pero el sistema estaba muy mal, solo a esos de las 9 de la mañana, el Diputado Feijoo Colomine, respondió y me informó que: “Desde las 3.30 de la madrugada había estado en casa de Gobernadores, ante el llamado que había hecho Ron Sandoval a las fuerzas vivas”.

A eso de las 11 am de ese 4-F el Diputado Colomine, paso buscándome para ir a casa de Gobernadores, donde al llegar, el entonces Gobernador , se me acercó y me dijo:-“ “Coño, imagínate, el Secretario de la Presidencia (Ávila Vivas) se comunicó conmigo a eso de las 12 y piquito de la madrugada, y solo alcance a entender que había algo así como un golpe, pero a esa hora estaba con unos palos en la cabeza, es decir estaba medio pelado y no copie exactamente la información; es sólo como 30 minutos más tarde que me percato del asunto; pero aquí estamos, ya todo esta bajo control del gobierno nacional”

.En Casa de Gobernadores, se encontraba una multitud, políticos de todos los colores, militares, empresarios y trabajadores de la prensa escrita y hablada, por eso una periodista del Diario la Nación, me abordó para que diera opinión sobre los acontecimientos de ese día, a lo que respondí que:-“aún no tengo bien claro el panorama; indicándole que ahí estaba el diputado Colomine, quien tenía más información sobre la situación”. La periodista insistió:-“Es que no le podemos entrevistar, él, lo sabe más que cualquier otro”. (La Prensa Tachirense lo tenía vetado) Entonces declaré algo así:-“Es que en este país la situación está tan difícil, que todo mundo está protestando, ahí está, anoche por la tele vi una protesta de personas mayores reclamando sus pensiones y hace poco hasta niños estuvieron reclamando en la calles de Caracas"

Aquel trabajo periodístico que recabaron los trabajadores del Diario La Nación, fue para una edición vespertina, que dio a luz a eso de las 3.30 de la tarde del 4-F. y la cual según parece sólo circulo en el área metropolitana del Táchira.

Nos retiramos muy rápido de ese lugar, para instalarnos en casa del diputado Colomine, donde vimos y oímos el rostro y la voz por primera vez del jefe militar que había estado conduciendo el levantamiento. Todas las televisoras, cubrían la sesión del Congreso Nacional, mientras el Senador David Morales Bellos (AD) invocaba de forma colérica:-“Muerte a los golpistas”; por otro lado el senador vitalicio Rafael Caldera (Copei), de manera oportunista invocó a la reflexión y casi que se presentó como acorde con lo que ya para esas horas calificaban de intento de golpe de Estado.

Recuerdo que ese día hubo dos intervenciones en la Bicameral del Congreso Nacional sinceras y dignas de exaltar, la de la Senadora Lolita Aniyar de Castro por el Movimiento Al Socialismo, quien a modus propio fustigó las carencias de la falsa democracia y el estado caótico de empobrecimiento en que estaba viviendo la mayoría del pueblo venezolano y la radical y excelente intervención del diputado Aristóbulo Isturiz, quien seguramente alguna información previa a la rebelión tenía consigo.

Lo Cierto de todo, es que el 4 de Febrero de 1992, vino a ser como el punto de quiebre que no pudo soportar el andamiaje del bipartidismo adeco-copeyano, que durante más de 40 años anduvieron jugando al péndulo de quítate tu, para ponerme yo y viceversa, bajo la concepción del llamado Pacto de Punto Fijo, que durante esos terribles años, postraron la independencia de Venezuela a los píes de sus amos del Norte.

En definitiva, el 4-F, es gesta y creación de Patria Independiente; Patria que se ha venido levantando bajo la conducción revolucionaria de quien ese día en menos de 40 segundo asumió su responsabilidad del acto de rebelión y llamó a tener esperanza y fe, al pueblo venezolano de nuevos tiempos, tal cual estamos viviendo hoy por hoy.

macariosandoval@hotmail.com

(*) Dirigente PSUV-Táchira


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3356 veces.



Macario Sandoval

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor