El pueblo merece respeto y consideración política

Después de oír, las nuevas estrategias políticas (sin que provengan del Poder Popular) y por cierto, temerarias advertencias, al sonar el clarín electoral del 16 de diciembre próximo, el Pueblo no hablará con voz propia, desde el Poder que le confiere la Constitución; de nuevo va a ser callado en forma y contenido, por quienes tienen intereses diferentes a la revolución y confusos propósitos, en esta sociedad de cómplices políticos.

Como se comentó, hace algún tiempo, el Pueblo sigue siendo el mismo espectador de siempre: no aplica ni està presente, en la toma de decisiones políticas, pues entre la base (el Pueblo) y el vértice (el Poder constituido) hay un abismo muy profundo que sortear. El Pueblo sigue siendo el "invitado de palabra"; en fin, esta vez, los excluidos de siempre, son quienes de nuevo se muestran preocupados, de que no tomen en cuenta el papel político que le reservó la historia, y ansiosos, de no participar directamente sin intermediación alguna en sus destinos, ve con preocupación la intervención del Poder constituido en sus asuntos; pero bien, continúa la historia y crecen las necesidades, sin que sean verdaderamente escuchados por quienes, presumíamos, respetaban nuestros derechos.

Ahora de nuevo y como si nada ocurriera o hubiera pasado en el Estado Sucre, sorprende de verdad, el inusitado posicionamiento arribista y excluyente, que desafiando al Pueblo, viene en cascada desde las tribunas del PSUV y del mini-gobierno ejecutivo (que vimos en la Televisión) con ganas de enrarecer el ambiente político, al no tomar en cuenta la participación, que en definitiva es verdaderamente lo político, en esta nueva edición del Socialismo del Siglo XXI, manipulada por quienes dirigen los hilos y ambiciones extremas; pero es que ni siquiera la opinión de los Partidos aliados fue seriamente tomada en cuenta por el PSUV. Tampoco voltearon a ver ni conversar con los facilitadores políticos y cultores populares, que deambulan y mueven encuentros y Asambleas Populares; pero lo peor, ni siquiera llaman a quienes desde el observatorio, de lo que significa Aporrea y sus contribuyentes, (la ventana de comunicación popular, preferida por el Pueblo) alzan diariamente voces de protesta, aunque sea para evaluar las opiniones vertidas en las páginas del internet; mucho menos las que provienen del rumor popular, y que vienen anunciando nuevas pistas y un confiable y serio peritaje desde los Consejos Comunales y Consejos de Trabajadores, sin que el gobierno regional, que nos representa, atienda sus inquietudes, o se de por enterado, de los pasos dados por el gobierno central, en esa misma dirección.

Nuevamente se atreven desde el Poder Constituido y Centralizado, marcarle el paso al Pueblo, desde las tribunas del Poder sustraído; no sólo en la elección de gobernadores, como acaba de suceder, cuando a dedo fueron impuestos los candidatos, desconociendo no sólo la voluntad y la posibilidad cierta de la participación del Pueblo en la toma de decisiones y de poder elegir su propio destino en Asambleas, sino que ahora, nuevamente son los funcionarios del Partido o del Gobierno, los que aparecen ¿elegidos? sin trabajo político que lo justifique.

Irresponsablemente el gobierno se inmiscuye en nuestros asuntos internos y deciden, sustituyendo al Pueblo organizado, infligir la ley aprobada por ellos y la Constitución que nos ampara.

Son los mismos agentes del fracaso, los que aparecen de nuevo en el escenario político; algunos de ellos permanecían en el congelador o en el purgatorio y sus divinidades esotéricas; otros recientemente removidos de cargos en Ministerios, etc.; pero siempre son los mismos, las mismas caras con diferente ropajes, las que le fallaron y le siguen fallando, al Pueblo y a la Patria, frente a la responsabilidad confiada y depositada por el Presidente Hugo Chávez, en un intento revolucionario por cambiar la historia.

No satisfechos con lo que han hecho, ahora vuelven a la carga disfrazados de fieles corderos, para dirigir la sonada eficacia y la eficiencia, aplicando la crítica y la auto crítica, la rectificación y quién sabe cuantas cosas más (no sé entiende si es a futuro, o si la medida abarca el presente y el pasado); para observar, desde el Poder que representan (hasta tres cargos a la vez, en una misma divinidad), cómo es que marcha la cosa política, y por supuesto, según la sabia decisión de ellos y no del Pueblo, deciden lo que se puede destapar o no, y no lo que está pasando realmente, (desde hace 14 años en el Estado) para ponerlo al descubierto, caiga quién caiga, y no se desvíe el proceso en revolución; con ese fin y no otro, y para no dejar desnudo a nadie, al estallar la olla de presión, se recurre de nuevo y sutilmente, al despistaje del Pueblo, con el montaje de figuras extraídas, de bajo de la manga; eso si, teniendo en cuenta y presente, de no pisar en falso evitando sorpresas y sinsabores a futuro.  

Son los mismos actores que fallaron, los que van a dirigir y corregir el entuerto político, o lo que es lo mismo: lo que haga falta tapar en nombre del Pueblo; y si por alguna razón se necesitara recurrir a nuevos procedimientos "políticos", por aquello de imprevistos a última hora, vienen acomodando "delfines" en puestos claves, sin importar quienes son ni de donde vienen; ni si tienen expedientes jurídicos en su haber y/o señalamientos del Pueblo, sin que al respecto se hayan aclarado posiciones.

En tal sentido, y para refrescar la memoria, cabe destacar, primeramente la elección del diputado Erick Mago a la Asamblea Nacional, y no satisfecho con ello posesionarlo con votos del PSUV, al cargo de Presidente de la Subcomisión Nro. 1 de la Comisión de Contraloría para tapar actos de corrupción, sin probidad alguna que lo ampare, ni haber aclarado su pasado político y su paso cuando era director de presupuesto de la Alcaldía del Municipio Cruz Salmerón Acosta, cuando tomaron por asalto la empresa salinera SACOSAL, hoy ENASAL, según denuncia que reposa en la Fiscalía sexta del Ministerio Público, sin que al Pueblo se le haya dado respuesta de las investigaciones iniciadas en el 2008.

Aunque diferente, pero de igual manera, ¿qué se puede decir de quien fuera, en tres oportunidades seguidas, diputado por el Estado Sucre, formando gobierno con Ramón Martínez y Enrique Maestre, dos gobernadores impuestos por el gobierno? Nota al margen: (el cargo de Diputado a la Asamblea imprime mayor responsabilidad, con el Estado que representa, de la que tiene el Gobernador). 

Quién hoy es diputado por el Estado Sucre, y candidato a Gobernador por el PSUV, Luis Acuña, tiene si no más, igual responsabilidad que el Gobernador Enrique Maestre, en el desarrollo y cumplimiento de las políticas en el Estado Sucre. Por esas razones y otras tantas, es el mismo Gobernador Maestre, quien para salvaguardar su tranquilidad a futuro, propone desde hace algún tiempo para acá, y en escenarios dominados por amistades políticas afines ("loby´s", como lo llaman), al profesor Acuña, claro está avalado ante el Gobierno, por los votos que controla, y que como cuota política cree tener en su haber el señor Gobernador. No podía ser Antonio Esparragoza, ni Félix Rodríguez (ambos con amplia aceptación popular), quienes no estaban dispuestos ni ganados a seguir líneas, si ellas marginaban los principios, ni a tapar ningún acto corrupto, en nombre del Pueblo. En cambio, Luis Acuña, en 14 años y de acuerdo a su práctica ampliamente conocida por quienes estuvieron cerca o con él, cuando ocupó un sitial en la Asamblea Nacional, representando, no al Pueblo, sino al Partido y al  gobierno, lo que permitía y posibilitaba a futuro, el enroque actual sin dificultad alguna; solo había que maquillar al candidato elegido en los pasillos del poder, y más nada!!

Nuevamente, todos ellos, iguales a él, se prestaban a la bien pensada jugada; pero no contaban con la astucia del Pueblo; una vez más fallaron sus cálculos, al no tomar en cuenta la perspicacia popular y la malicia indígena del sucrense. Y aunque, de buenas a primera, en la farsa montada por el PSUV, cayera derrumbado el campeón mundial Antonio Esparragoza, siempre quedó intacta la reserva popular, en Félix Rodríguez, a la cabeza de quienes actúan de acuerdo a los principios revolucionarios, como bastión inamovible del Pueblo, en el proceso bolivariano, al lado del Presidente, y compartiendo los enunciados políticos.

Ni Luis Acuña, ni quienes lo acompañan en su intento desestabilizador y reaccionario; Enrique Maestre, Erick Mago, Yonny Patiño, y pare de contar en la larga cadena de cómplices políticos; o el caso de la señora Isandra Reyes, firmando contra el Presidente en dos ocasiones y hoy aspirando al Consejo Legislativo, por el circuito 5, etc. etc.; o quienes componen el buro político del PSUV, en el Estado Sucre que no quieren ni aman a este Pueblo, sino sus propios intereses personales.

Ahora y de nuevo, resulta que es el mismo gobierno, con el PSUV a la cabeza (porque está claro para el Pueblo, que los mismos que militaron y dirigieron en el MBR200; Quinta República y ahora el PSUV, son las mismas caras, con las mismas mañas) los que van a dirigir la orquesta política en el Estado Sucre empezando por descalificar a los revolucionarios.

Ahora vienen de nuevo a la carga poniendo el puño izquierdo en vez de la batuta, para hacer valer los principios, que ellos mismos transgredieron, ocultaron o ayudaron a tapar, en infinidad de ocasiones. ¿Qué es lo que en verdad está ocurriendo en el Estado Sucre y en quienes, desde diferentes posiciones políticas, en el gobierno o no, usurpan el Poder Popular; será que no creen en el Pueblo y sus recursivas e infinitas capacidades, en tiempos de revolución?

MÁS NADA!!! 

consejoderevolucionarios@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1963 veces.



Manuel Gómez Signorino

Facilitador Político

 signo2012@yahoo.es

Visite el perfil de Manuel Gómez Signorino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: